Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La económica crisis de la crisis humana

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 9 de octubre de 2008, 17:36 h (CET)
Heme aquí, yo pensador de pura neutralidad, hablando de una banalidad humana que se pronuncia en la í., eco- no- mía o lo que es igual, astuta ciencia inventada por seres sabios para enseres seres.

Si alguien desea saber de donde parte la crisis actual no es preciso preguntar a ningún elenco de afamados y premiados “jugadores del almendruño” -también conocidos por economistas- la respuesta, la seria lógica y real respuesta sería la siguiente:

Si las monedas y billetes correspondientes a la masa monetaria actual no han sido esparcidos por las eras del espacio, fundidas o quemadas, no hay duda de que la falta del dinero que produce la crisis se debe a la exagerada acumulación del mismo por aquellos que no la padecen. Este descontrolado balance en mi opinión se origina a través del actual sistema bursátil el cual permite introducir papel y más papel a determinados gestores y otras entidades poderosas sin regulación alguna efectiva y fiable. La enorme manipulación que origina la actual reglamentación bursátil, pensada para los poderosos, es sin duda el cáncer de las pequeñas economías a la vez que el inhumano y depravado enriquecimiento de los más pudientes.

La citada economía es un juego, un diabólico juego de intereses terrenos que produce al día miles de víctimas hambrientas disecadas en las miserias.

Si en verdad se desea hablar de un nuevo sistema económico hay que entender a ciencia cierta en qué se basa el sistema económico inventado por la raza humana.

La respuesta es obvia si se aplica únicamente inteligencia en definirla...

Veamos; La economía se fundamenta en un sistema métrico aplicado sobre una masa variable por efecto y al efecto del propio ser humano. Luego el dinero, alma vital y sustancial dios de toda economía, no es arte y parte de la Tierra, el dinero no emana, no crece, no medra por efecto alguno Terrenal.

Es el ser humano únicamente el ser humano decide imprimir o no el valor de un papel el cual otorgan riqueza a cambio de miseria.

Por otro lado el más grande e ilustre economista conocido no pasa de ser un “hábil ladrón de despensas ajenas” para provecho propio.

Los economistas que rigen el mundo en realidad son expertos jugadores del “Almendruño”, famoso juego de mi niñez que consistía en aplicar picaresca y matemáticas al objeto de averiguar los cromos que el jugador contrario ocultaba doblados en su dedo y dejarles sin ellos.

Contra más cromos dispusiera en el dedo- más difícil resultaba al adversario acertar...

Los economistas de los países más ricos en la actualidad serían aquellos niños pudientes cuyos bolsillos saturaban de cromos “birlados” a los más míseros.

Aquel que consigue, dentro de las reglas de juego, acaparar más que otros para su país y provecho los caudales que otorgan riqueza-irrefutable arma que da el poder- se le considera en su patria y casa dios, mientras en la de los pobres se le denomina demonio

El dinero, sangre de la economía, crece o decrece en virtud de lo que unos pocos seres humanos doctos en la trazada e inventada filosofía económica, decidan hacer con las impávidas máquinas que imprimen riqueza mientras reproduce miseria.

Masa monetaria, inflación, intereses, crisis y otras calificaciones ideadas por el mayor de los majaderos vivos y cuyo letal resultado real es tener que depender, del inventado sistema para poder al menos sobrevivir.

Actualmente "gracias" al invento de las reglas económica por la cual nos regimos, unos pocos poseen armas capaces de destruir un millón de vidas en unos segundos mientras millones de seres apenas viven unos pocos segundos faltos de un mísero resquicio de alimento que les proporcione al menos, llorar en su vida por primera vez.

El sustento del ser humano tanto físico como psíquico no precisa de dinero alguno. El trigo nace igual con dinero que sin dinero. La tierra sin pedir moneda de cambio alguna nos ofrece sus vegetales animales y minerales más que suficientes para nuestra supervivencia sin necesidad de interesados y crueles inventos discriminatorios como el actual sistema financiero.

El planeta Tierra cedido por el Universo, por lo cual en nada nos corresponde, no pide otra cosa que respeto a cambio de sus frutos, líquidos, sólidos y gaseosos, suficientes para la evolución del ser humano.La Tierra no precisa de dinero sólo de manos para elaborar, cuidar, proponer, e idear con la inteligencia que ella misma nos procuró cuando nos creó.

No existe déficit terrenal alguno que impida el desarrollo de la raza. Es la propia raza humana, únicamente y exclusivamente la que impide el reparto de los bienes terrenos básicos para la supervivencia de todo ser vivo.

¡Basta humanidad dejen pasar el aire fresco de la inteligencia, destierren para siempre de sus mentes filosofías y otras cátedras del saber que para nada valen de no ser para ser rumiadas por las arduas ratas!.

Son sus inventos, inventos de homo sabio -que nada tiene que ver con homo inteligente- quienes producen el hambre y la miseria por la cual medio mundo perece asesinado por el otro medio.

El sistema es el mal y no el remedio, el exterminador sistema producto de la más absoluta blasfemia mental atiborrada de sabiduría y estéril de toda inteligencia que actualmente pregona el ser humano.

Para finalizar ya que se pide una idea para una nueva economía la daré : la solución para que al menos la mitad del mundo no perezca de hambre y sed es multiplicar la labor de las máquinas impresoras y emitir los billones que se precisen para que todos los seres humanos tengan al menos un lugar para vivir, comer, beber, trabajar y aprender.

No se trata de plantar millones de hectáreas más de trigo ni de bajar asteroides del espacio ni por supuesto sacar pepitas de maná de las insondables grutas terrenas, no, es mucho más simple, se trata de procurar unos pocos capacidad suficiente para que al menos toda la humanidad dispongan de acceso inmediato a las necesidades perentorias de raza humana.

Únicamente se trata de ampliar o cambiar el viciado modelo económico actual culpable absoluto, cual mayor ignominia, de que una parte de la humanidad atiborre los retretes de heces mientras la mayor parte suspira por un mísero trozo de pan y un sorbo de agua con el que contentar a sus trífidas tripas.

Si es sistema es nefasto que lo es, ¿porqué el ser humano no aborda soluciones?. Es fácil cualquier sistema, que se quiera hacer, distinto del actual, supondría una devaluación sistemática del dinero -vil metal capaz de otorgar suficiente poder para eliminar la Tierra y todo ser vivo con razón o sin ella- en circulación con lo cual los poderosos y crasos humanos perderían una buena parte del mismo, es decir de Poder, el talismán más deseado por la humanidad ya que quien tiene el poder tiene la razón, toda la razón para eliminar las vidas que quieran y cuando quieran.

Por eso y no por otra cosa resulta "imposible" hacer lo resumido, actualmente el dinero es más importante que la razón a la vida.

Para terminar he de decir que la realidad actual del sistema económico que nos avala, interfiere directamente en las vidas, las enfermedades, llantos y dolores de nosotros y nuestros hermanos, hermanos de raza a los cuales no podemos dejarles morir si en verdad somos humanos y no asquerosas ratas asesinas con rostro humano.

“Economía” qué horror de expresión; Economía, sin duda la más letal y asesina de las ciencias inventadas por el humano, trágico invento que la raza humana ha recolectado una vez permitió que unos pocos nos gobernases a todos.

Es perentorio saber: El ser humano ideó el sistema económico con un claro y único objetivo: servirse y ser servidos, comer y ser comido, destruir y ser destruido...

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris