Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Cayó el otro Blair: el jefe de Scotland Yard

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 8 de octubre de 2008, 09:36 h (CET)
Grave crisis en Scotland Yard a raíz de latino asesinado
La Policía Metropolitana de Londres - una de las más principales, estables y eficientes fuerzas de seguridad del mundo - se encuentra en una grave crisis. El jueves 2, por primera vez en los últimos 90 años su jefe renunció. Poco después la Asociación de Policías Negros (la cual incluye a africanos, caribeños, asiáticos y personas que no son de de tez blanca) ha llamado a que todas las minorías étnicas boicoteen el arribo de nuevos reclutas buscando combatir el racismo dentro de su institución. El factor que fue desencadenando la actual crisis fue el asesinato del joven brasilero Jean Charles de Menezes el 22 de julio del 2005, el mismo que fue injustamente acusado de ser una bomba humana, pero que terminó de convertirse en una bomba de tiempo para el jefe de la policía Sir Ian Blair.

Los dos Blair
En el mundo Tony Blair fue conocido como el principal aliado de George Bush en la llamada ‘guerra antiterrorista global’. El principal policía que tuvo que confrontar al atentado terrorista más sanguinario de la historia británica es Sir Ian Blair, el jefe de la Policía Metropolitana también conocida como Scotland Yard.

Esta fuerza abarca al gran Londres y está compuesta por unos 31,400 efectivos quienes tienen un presupuesto de £3,000,000 ($US 6,000,000), que es mayor al que tienen varios Estados latinoamericanos. La policía de la City financiera y del Transporte es independiente, aunque el actual comisionado Sir Ian Blair puede haber querido haber absorbido a estos contingentes.

Ambos Blair acababan su periodo en la primera mitad del 2,010 aunque decidieron acortar su mandato. Ambos renunciaron a sus cargos debido a la tremenda presión social que había en relación a la crítica que se les hacía por la forma en la cual se han enfrentado a Al Qaeda. A Tony Blair se le cuestionaba por haber distraído la lucha contra Bin Laden al haber hecho un nuevo frente militar en Iraq y a Sir Ian Blair por su rol en el asesinato de un inocente civil brasilero a quien confundieron con un atacante suicida.

Tony Blair dejó el premierato británico el 27 de julio para poder preservar el gobierno de su partido laborista y hacer frente a la oposición conservadora. Sir Ian Blair anunció el 3 de Octubre que dejaría de ser el comisionado de la Metropolitan Police el 1’ de diciembre debido a que no contaba con el aval del nuevo alcalde conservador Boris Johnson.

Los dos Blair estudiaron en la exclusiva universidad de Oxford. Si bien los dos no son parientes tienen posiciones políticas emparentadas. Ambos son partidarios de incrementar y diversificar étnicamente el número de policías, así como en el de incrementar el tiempo que un sospechoso por terrorismo puede estar detenido sin ser juzgado hacia un periodo de 7 semanas.

Los tories contra los Blair
Los conservadores no han gustado de ninguno de los dos. En Tony Blair vieron al hombre que reflotó al laborismo cogiendo varias ideas de su propia tradición política y con ello hizo que los tories por primera vez en su historia fuesen derrotados por los rojos en tres elecciones generales consecutivas. En Sir Ian Blair ven a un policía que se ha tornado muy político y muy ligado al laborismo gobernante.

El comisionado de la Policía Metropolitana es designado por el o la ministro del interior (cargo que hoy ocupa Jacqui Smith) tomando en cuenta las opiniones del Alcalde de Londres y de la Autoridad para la Policía Metropolitana (entidad civil que sigue su trabajo y que está compuesta por 23 personas, de las cuales 12 de los 25 Miembros de la Asamblea de Londres designados por el alcalde en proporción al número de asientos que tiene allí cada partido, 4 son jueces y 7 son personalidades independientes).

Hasta el 2000 este jefe estaba enteramente bajo el control del Ministerio del Interior (Home Office en inglés) pero desde que ese año se creó por primera vez en la historia la institución de la Alcaldía de Londres es que se tuvo que ampliar las fuerzas que le controlan.

Hasta este milenio Londres carecía de un alcalde metropolitano pues las funciones que hoy este puesto tiene eran tomadas por 32 consejos municipales y el de la City o por el ministerio del interior. A ocho años de haberse creado ese cargo varias fuerzas conservadoras piden que el alcalde tenga un mayor peso en la elección y control del jefe de la policía de su ciudad. Un editorial del derechista diario The Times sugiere que Londres debería emular a Nueva York donde el burgomaestre tiene la autoridad de elegir o remover jefes policiales.

PC PC
Según el alcalde saliente Ken Livingstone la derecha nunca gustó de Sir Ian Blair debido a sus ideas liberales y pluri-culturales. Para el ‘rojo Ken’ el otro Blair era un policial inusual que había estudiado literatura en Oxford, que había hecho incrementar el número de efectivos, que había logrado hacer disminuir el crimen significativamente y que durante los bombazos binladenista a Londres en Julio 2005 había logrado mantener serenidad y eficiencia.

Los laboristas consideraban a Sir Ian Blair como un policía modelo que seguía su estrategia de ampliar en número y en composición racial a Scotland Yard. Para Livingstone los tories quieren tumbarse a Sir Ian Blair para reducir el número de policías. Según el ex alcalde de Londres Sir Ian Blair fue parte de una tendencia de evitar que la policía sea resistida por las minorías y se genere otra explosión social tipo la revuelta de Brixton.

Sir Ian Blair tenía la fama de ser un Police Constable Politically Correct (PC PC). Con ello se quiere indicar que era un uniformado muy cauto en tratar minorías raciales, culturales o sexuales.

Racismo
De acuerdo a la revista The Economist el reporte de 1999 sobre Stephen Lawrence, un adolescente negro muerto por policías en 1993, concluyó que había un racismo institucional en la fuerza pública y desde entonces la policía buscó mejorar su imagen. Para ello se empezó a reclutar uniformados de otras etnias, los mismo que hoy llegan al 8.2% de la Policía Metropolitana, haciendo de esta fuerza algo ‘menos tan blanca’.

Sin embargo, entre un tercio y la mitad de Londres son gente de color o que viene de varias minorías étnicas. Lambeth, el distrito más latino y negro de Londres, es el que más policías tiene después de Westminster (donde están los edificios del poder) pero allí la inmensa mayoría de los oficiales son blancos.

De los 266 más importantes oficiales de la policía del Reino Unido solo 8 pertenecen a minorías y de ellos dos acaban de ser suspendidos (el de mayor alto rango Tarique Ghafur, nacido en Uganda de padres pakistaníes, y Ali Dizaei, nacido en Irán, quien es el presidente de la Asociación de Policías Negros que incluye a los efectivos de origen africano, asiático y caribeño).

Si bien Sir Ian Blair trató de darle un rostro más multicultural a la policía, él cayó bajo acusaciones de haber victimado a un miembro de una minoría de color (al suramericano Menezes) y de promover formas de racismo ante oficiales negros.

La peor crisis de la policía de Londres en mucho tiempo
La crisis de Octubre se ha desatado como producto de dos choques. Por un lado está que el nuevo alcalde conservador de Londres, Boris Johnson, acaba de asumir el comando de la Autoridad de la Policía Metropolitana (la instancia civil que controla a dicha fuerza pública) y que él ha chocado con la política y los métodos de Sir Ian Blair. Mientras que los tories no veían bien a un jefe policial tan cercano al gobierno, los laboristas acusan a Johnson de haber hecho un golpe al principal jefe policial inglés en una movida que no tiene precedentes en la historia de la estable democracia británica.

Por otra parte está el hecho que el policía de mayor alto rango de la minoría asiática y musulmana (el ugandés musulmán Tarique Ghafur) denunció en agosto a su fuerza por ser racista y el 28 de Agosto acusó a Sir Ian Blair de ser discriminatorio y racista. Tanto él como Ali Dizaei, Presidente de la Asociación de Policías Negros, han sido recientemente suspendidos. De allí que apenas se conociese la renuncia de Blair dicha entidad que se irroga la representación de los policías de las minorías étnicas llamase a un boicot, el mismo que se inicia al empezar Octubre, que en Reino Unido es considerado el mes de la herencia negra.

El nivel del choque entre el alcalde tory y el gobierno laborista y entre policías de minorías étnicas con su cuerpo no habría llegado tan lejos si es que el prestigio de la cabeza de la Scotland Yard no hubiese estado tan comprometido tras que el único muerto que hayan ocasionado los escuadrones antiterroristas fue el del inocente joven brasilero Jean Charles de Menezes.

Este error cometido el 22 de julio del 2005, a menos de 5 meses de haber llegado a ser el comisionado de la Policía Metropolitana, fue algo que fue minando a Sir Ian Blair durante toda su gestión. En Reino Unido, donde la opinión pública es muy sensible a cualquier abuso policial, ese día se había cometido una falla muy seria.

El inicio de la caída de Blair
Primero, se confundió a un joven brasilero que andaba sin mochila o bultos como si fuera un activista islámico de Al Qaeda que llevase una bomba en su cuerpo. Segundo, se le siguió durante más de una hora sin que en todo ese lapso se le hubiese querido detener antes. Tercero, a él se le propinaron 7 balazos directo a su nuca sin que previamente se le hubiese querido detener (algo que no hacen ni los israelíes, quienes son los que más bombas humanas han sufrido, para quienes se trata usualmente de detener y desactivar a las bombas humanas). Cuarto, luego del asesinato Sir Ian Blair dijo que Menezes se habría querido fugar, cuando a él ni si quiera se le quiso detener.

Cada nueva investigación iba demostrando que hubo un serio equívoco, pero Sir Ian Blair seguía en su cargo pues era defendido a capa y espada por el gobierno laborista y por su alcalde capitalino Ken Livingstone.

Sin embargo, el querer mantener a Sir Ian Blair le empezó a ser tan contraproducente al gobierno como antes el haber querido que Tony Blair siguiese en el premierato. El 1’ de Noviembre 2007 la corte resolvió que la Policía Metropolitana era culpable de muchos serios errores y que debía pagar una multa de £ 175,000 ($US 350,000) más £385,000 (US$ 770,000) de costos legales. Para las elecciones municipales del primero de mayo la oposición liberal presentó como su candidato a la alcaldía de Londres a Brian Paddick, un policía que había renunciado a su institución cuestionando la manera en la cual se había manejado el caso Menezes.

Por otro lado, Sir Ian Blair fue acusado de haber favorecido un contrato de £3 millones ($US 6 millones) a favor de unos amigos, mientras que luego el oficial negro y asiático de mayor rango en la policía, Ghaffur, le acusase de racista.

El fin del periodo de Sir Ian Blair
El 22 de septiembre se inició un nuevo juicio pero esta vez teniendo a un jurado y permitiendo que participara a la familia Menezes. El desarrollo de tal proceso bien podría tener fuertes probabilidades de acabar resolviendo un fallo aún más fuerte contra la jefatura de la Policía metropolitana.

Esto fue generando nerviosismo tanto en el nuevo Alcalde de Londres quien pasaba a encabezar a la Autoridad de la Policía Metropolitana como en el comisionado de la Policía Metropolitana Sir Ian Blair. Según algunas versiones Johnson no quiso obligar a Blair a renunciar pero este aprovechó la presión para querer aparecer como una víctima de una maniobra política y salir reclamando que él no se retiraba debido a ninguna acusación, con lo cual aparentemente buscaría evitar ser más golpeado durante las investigaciones o el proceso final.

Según otras opiniones los conservadores si quisieron un golpe para mostrar que ellos se tornan el poder en la sombra o en preparación mientras que han querido castigar a alguien por haberse acercado mucho al laborismo o porque han preferido buscar un policía más afín y que evitase estar tan embarrado.

El 1’ de diciembre la Policía Metropolitana debería dotarse de un nuevo jefe. Varias especulaciones sugieren que Johnson preferiría un jefe interino hasta esperar las elecciones generales en los próximos 18 meses y que el nuevo gobierno (que se supone sería el de su partido, dados los altos niveles que éste goza en las encuestas), pero esto es improbable. Por lo demás es la ministro del interior quien designa al jefe policial y ella bien podría nombra a otra persona que obedeciese sus criterios, que no tuviese las manchas de Si Ian Blair y que Johnson no se atreviese a vetar.

En todo caso la crisis policial ha generado un debate acerca del rol del racismo institucional y una forma de rebelión de sus efectivos de color.

Para la izquierda esta crisis debería servir para pedir una mayor democratización de dicha fuerza o que esta fuese substituida por comités populares de vigilancia. Para la derecha el liberal y pro-laborista Blair debería dar paso a un policía que sea más duro en la lucha contra el crimen. Para los liberales se requiere de un nuevo comando que busque dialogar más con las etnias y las minorías raciales y sexuales. Para los laboristas se debe buscar una nueva cara al servicio de la misma política que se basa en aumentar el número de policías y en ampliar los poderes de detención de esta fuerza.

La crisis de la policía de Londres y la comunidad latina
Varios medios han llegado a afirmar que hasta la muerte de Jean Charles de Menezes pasaban casi desapercibidos los 300,000 brasileros y los 700,000 a 1, 000,000 de latinoamericanos que el ministerio de relaciones externas acepta que existen en Reino Unido.

Hoy Menezes se ha convertido en el latinoamericano más célebre de Gran Bretaña, sobrepasando en fama a intelectuales, artistas, profesionales, empresarios o deportistas de origen iberoamericano.

Muchos latinos creen que no deben mezclarse en política y menos aún hablar sobre la policía y otros creen que la salida de Sir Ian Blair obedece a un asunto interno de la partidocracia británica pues no quieren creer que un humilde y anónimo irregular muerto latino pueda haber jugado un rol tan importante en esa crisis.

Sin embargo, la muerte de Jean Charles ha demostrado que la policía ha venido cometiendo errores significativos como en mantener la estrategia de disparar antes que inquirir ante sospechosos de terrorismo o en no darle el suficiente cuidado a los derechos de presuntos inocentes y de las minorías étnicas.

Tras la muerte de Menezes varios políticos han empezado a ‘descubrir’ a la gran comunidad latina mientras que la policía viene de crear una asociación interna de oficiales iberoamericanos y busca hacer reuniones especiales con la comunidad latina o dar un día especial de atención exclusiva en castellano o portugués.

La sencilla familia Menezes ha demostrado un gran coraje que inspira a muchos y muestra a muchos latinos el camino a seguir en defensa de sus derechos.

Durante las elecciones municipales del 1’ de mayo los latinos lograron que por primera vez en la historia británica los candidatos de los partidos debatiesen ante ellos y con traducción a su idioma, así como que todos los candidatos a alcalde visitasen el mayor mercado latino de Londres prometiendo que no le demolerían.

Los latinos han empezado a ser tomados en cuenta en la Asamblea de Londres y a ser un punto de debate en ésta. Aún no existen líderes latinos dentro de los municipios o el parlamento, pero se viene gestando tendencias hacia ir a una organización que una a las distintas comunidades ibero y latino americanas.

La familia Menezes ha celebrado la salida de Sir Ian Blair al mismo tiempo que muestra su preocupación en sentido que esa renuncia no debe impedir las nuevas investigaciones y el juicio que hoy se desarrolla.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris