Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La importancia de la unidad en lo esencial

Francisco Calandra (Valencia)
Redacción
martes, 7 de octubre de 2008, 18:24 h (CET)
Una de las características que define al Partido Familia y Vida es la unidad de todos sus miembros en la defensa de la vida y de la familia natural. Cuando en el año 2003 me afilié a este Partido lo hice con el reposo y la tranquilidad de que nuestros puntos de vista sobre todo lo que pertenece a la política eran cuestionables, excepto el derecho a la vida y a la protección de la familia. Es decir, no era necesario negociar lo esencial, lo evidente, lo racional, lo científico. Comenzar en este Partido supuso para mí una brisa de aire fresco en el intrincado mundo de la política, especialmente en lo referente a la familia y a la vida. Estos valores estaban de entrada garantizados, lo cual nos daba una enorme libertad para tratar otros temas como la economía, la política exterior, la pobreza o la ecología.

En este sentido, nuestro Partido no ha sufrido el desgaste interno al que se han visto expuestos otros partidos, sino que ha podido caminar firmemente hacia el futuro por la solidez y claridad de lo que defiende. Como bien dice su nombre, el Partido familia y Vida no tiene nada que disfrazar u ocultar: es lo que se ve.

Con estos principios y con esta libertad nos comprometimos muchos en este proyecto, sabiendo que de entre los nuestros nadie nos arrebataría el derecho que todos tenemos a defender al que debe nacer, y en el convencimiento de que la vida debe ser respetada en cada uno de sus estadios. Si en el seno de cualquier partido hay importantes e irreconciliables divergencias en torno a la cuestión del aborto, la vida difícilmente encontrará quien la proteja y fomente.

Si no hay unidad en lo esencial, difícilmente podremos defender lo esencial. Podremos hablar de buenas intenciones, de estrategias para intentar frenar tendencias proabortistas en el seno de tal o cual partido, del mal menor (que actualmente no se encuentra representado). Respecto de este último aspecto solamente añadir que frente al mal menor el Partido Familia y Vida ofrece el bien mayor.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris