Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Sobre el futuro de nuestros hijos

Mario López
Mario López
martes, 7 de octubre de 2008, 03:52 h (CET)
El cinco de octubre es un día muy especial para mí: es el cumpleaños de mi hijo. Hoy mi chaval ha cumplido veintiocho años, disfrutando de la mejor salud y de la misma maravillosa sonrisa que nos viene regalando desde su más tierna infancia. Pero está desempleado y con pocas expectativas de encontrar un trabajo medianamente digno. Las empresas que dan ocupación a la mayor parte de la población empiezan a cerrar y esto no es un buen presagio, precisamente.

El autoempleo resulta extraordinariamente complicado para los jóvenes cuyos padres no tengan montado un negocio propio o no dispongan de los suficientes recursos económicos para sufragar los primeros pasos laborales de sus hijos. La banca española jamás se ha caracterizado por apoyar a los jóvenes emprendedores que no estén respaldados por avales, propiedades y padrinos. Como dice el famoso proverbio castellano: “los bancos abren los paraguas cuando hace sol y los cierran cuando llueve”. Hoy me hubiera gustado haberle regalado a mi hijo un buen plan de vida para el futuro o, al menos, una cantidad suficiente de dinero para que montara su propio negocio de carpintería que es lo que a él más le ilusiona. Pero estamos en crisis, con una banca que sólo presta dinero al que ya lo tiene y en un país que parece encantado con la economía de mercado que padecemos. Los únicos que van a superar la crisis a corto plazo van a ser los bancos y los grandes empresarios, gracias al dinero de los contribuyentes. En justa contrapartida, los bancos cerrarán aún más el grifo a los contribuyentes. En el sistema político en el que vivimos, los ricos hacen piruetas sobre la red pagada por todos, mientras los trabajadores se enfrentamos al vacío con la sola protección de nuestra propia piel. Esto es lo que nuestros administradores entienden por corresponsabilidad democrática y justicia social. Pues que con su pan se lo coman.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris