Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-arte

Etiquetas:   Arte contemporáneo   -   Sección:   Revista-arte

Guy Limone se estrena en España con "Inferencias"

El artista otorga colores a ciudades y personas e ilustra con humor la sociedad contemporánea
Redacción
martes, 30 de septiembre de 2008, 22:00 h (CET)
Guy Limone es un artista francés cuyas instalaciones están basadas esencialmente en tres temas: las estadísticas, las familias de colores y las figuritas en miniatura. Utilizando las estadísticas como referencia creadora Guy Limone otorga colores a ciudades y personas ilustrando con humor una sociedad contemporánea. Recicla, fotografía, diseca datos sociológicos, políticos u otros para crear obras brillantes de colores que irradia con la ayuda de tubos fluorescentes.

Limone recolecta datos estadísticos en diferentes campos (sociología, geografía, política) y le da una interpretación llena de imágenes, ilustrando con humor los fracasos y las fracturas de las sociedades contemporáneas.




Escena urbana con miniaturas.


Guy Limone colecciona por otra parte las superficies de color, que recupera de embalajes, etiquetas, hojas de revistas. Clasificadas por tintes y colores, la acumulación de estas imágenes encuadradas forma unos grandes patchwork de camafeos. El proceso de creación que sigue el artista consiste en acumular fotografías de una misma ciudad, seleccionadas por el color, en diferentes tubos fluorescentes. Según él México es verde, Toyko es negro, Fez en Marruecos es amarillo. El soporte donde son impresas las imágenes es del mismo color que el que ha sido escogido como denominador de esa ciudad, de forma que, el croma dominante irradia en el espacio de la exposición.

Hablando de estadísticas, Limone escoge noticias basadas sobre resultados estadísticos sobre el crecimiento del censo de la población, llegando a realizar instalaciones utilizando miles de figuritas en miniatura que él mismo pinta a mano. Es este el caso de la “cuerda” realizada especialmente para la exposición "En 2007, el numero de turistas en España representa el 8 por 1000 de la población mundial” o el de la luz fluorescente "En 2004, la población mundial aumentó 180 personas por cada minuto”. Estas cuerdas colgadas desde el techo hasta el suelo, están realizadas con estatuillas de plástico pintadas que a parte también son un estudio sobre el color.




Limoge cuida hasta el último detalle.


Otro tipo de instalaciones están compuestas por aproximadamente 400-500 fotos de una infinita variedad de escenas y objetos que son conectados por un color común. Por ejemplo las instalaciones de gran formato (200 cm x 200 cm) “Colección amarilla y violeta”, “Colección roja y azul” o las de medio formato de 250 fotos, “Colección amarilla y azul”, “Colección amarilla y roja”.

El color es una componente esencial en el meticuloso y visual trabajo de Limone. Algunos de sus trabajos destacados son los tubos fluorescentes cubiertos con trozos recortados de película transparente que siguen una cierta combinación de colores dictada por el artista. Por ejemplo: “Geneva amarillo"; "Marseille naranja"; "Boda naranja en Maré"; "Colores de Mali". Cada uno consiste en docenas, hasta cientos de imágenes que Limone ha ido tomando a lo largo de los años. Estas luces poseen un brillo suave y lejano, y creemos que es el mejor experimento llevado a cabo por el artista.

El trabajo de Limone es obsesivo. Su atención por detallar y la construcción delicada de objetos, es el resultado del esfuerzo increíble que él debe sufrir en la fabricación de sus obras que realizadas a mano, son impresionantes.

Su exposición puede visitarse hasta el 19 de noviembre de la galería GACMA de Málaga.




Cada pieza y el lugar que ocupa tiene un sentido.


____________________

"Inferencias", de Guy Limone

Claudia Giannetti

En las obras recientes de Guy Limone se destacan algunos rasgos especialmente relevantes, como los temas relacionados con los campos de color, los territorios, las estadísticas, las acumulaciones y las miniaturizaciones. No obstante, a partir de un análisis más detenido, logramos entrever cuestiones subyacentes, muchas veces veladas por la estética sugerente de sus piezas. A pesar de la diversidad temática, me centraré en dos conceptos interrelacionados que considero esenciales para un acercamiento a su producción.

La construcción de la realidad: estadísticas y su representación
En el siglo XIX, Willard Gibbs y Ludwig Boltzmann formularon diferentes teorías para explicar las leyes de la mecánica estadística y sentaron las bases de la teoría de la probabilidad. Según Gibbs, el universo, junto con todos los sistemas cerrados que contiene, tiende de forma natural a perder sus caracteres distintivos, a pasar del estado menos probable al más probable, de un estado de organización y de diferenciación, en el cual existen rasgos y formas, a otro de caos e identidad. Para Gibbs, en el universo el orden es menos probable y el caos más probable. Su mérito consistió en dejar patente la necesidad de introducir la probabilidad en la Física o, en otras palabras, en el reconocimiento del carácter contingente de los sistemas físicos.

En el siglo XX, uno de los resultados de las consecutivas revoluciones de la Física a partir de la Teoría de la Relatividad consistió en la aceptación de la existencia de la indeterminación en la forma de abordar la realidad y la verdad. El Teorema de la Incompletitud de Kurt Gödel puso de manifiesto que los procesos intuitivos y mentales no se dejan representar completamente por un sistema formal. Gödel destruyó, así, los pilares del templo axiomático de las ciencias en la medida en que defendió la existencia de afirmaciones verdaderas que no pueden ser probadas dentro del sistema. Al sostener que el observador es un sujeto activo en el proceso de observación y, por consiguiente, sus argumentos siempre incluyen una parcela subjetiva, la Física cuántica y, posteriormente, la Endofísica promulgan que somos parte de lo observado. La imposibilidad de la observación objetiva conlleva la existencia tácita de la indeterminación en el manejo de información. En otras palabras, como observadores internos no tenemos acceso a un mundo objetivo, sino que somos partícipes en la construcción de la realidad. Como decía el físico Niels Bohr, "cuando llegamos a los átomos, sólo cabe hablar el lenguaje poético".

La estadística, deudora de la teoría de la probabilidad, trata de inferir de la recolección, la investigación y la interpretación de un conjunto de datos leyes de comportamiento de ciertas variables que intervienen en un fenómeno. A partir de éstas, se generan gráficos que pretenden demostrar patrones de comportamientos. Ya en el siglo XIX, para analizar fenómenos sociales complejos tales como las tasas de criminalidad o las de suicidios, el estadístico y sociólogo Adolphe J. Quételet introdujo la noción de "hombre medio" (l´homme moyen). Desaparecía el factor humano individual, único, y nacía la masa conmensurable, a la que era atribuida una característica generalista. Es sorprendente que el proceso de generalización inherente a la estadística acabe siendo asumido y digerido como hecho contrastado que pretende demostrar "cierta" realidad o verdad del sistema. Según el escritor Pitigrilli (Dino Segre), la estadística es una ciencia según la cual todas las mentiras se tornan cuadros.

En las series dedicadas a la acumulación y las estadísticas, Guy Limone parece interpretar, a su manera, las citadas frases de Bohr y Pitigrilli. En lenguaje poético, plasma datos provenientes de diferentes estadísticas, que son incorporados a los títulos de las piezas: En 2004, la population du monde a augmenté de 180 personnes à la minute / 180 personnes de Marseille, été 2003 (En 2004, la población mundial aumentó en 180 personas por minuto / 180 personas de Marsella, verano de 2003), obra de 2004 que utiliza tubos fluorescentes recubiertos con fotografías sobre película transparente; Pour atteindre la consommation de viande de 2004 des Etats-Unis de 125 kg par personne, la consommation de viande de la Chine monterait du courant 64 millions de tonnes en 2031, ou environ quatre cinquièmes de production de viande mondiale actuelle de 239 millions de tonnes (Para alcanzar el consumo de carne de 2004 en los EE.UU. de 125 kg por persona, el consumo de carne de China tendría que aumentar, en 2031, de las actuales 64 millones de toneladas a aproximadamente cuatro quintos de toda la actual producción de carne mundial de 239 millones de toneladas), pieza de 2005 que utiliza 125 figuritas de animales de plástico (escala 1:87) pintadas a mano y adheridas sobre un plato chino de 30 cm de diámetro. Son algunos ejemplos del método aplicado por Limone para representar, mediante imágenes o figuras, informaciones probabilísticas que quedan, así, descontextualizadas. Al enfatizar la discrepancia de escala entre el enunciado (los datos mencionados en los títulos) y el tamaño, por ejemplo, de las figuras de plástico, pone al descubierto la falacia de las ciencias consideradas exactas y de su forma de construir determinadas realidades. Por otro lado, la progresiva despersonalización y la masificación de los individuos experimentadas en las sociedades posindustriales quedan patentes en obras como La Chine produit 105 sur 1000 de la production d´or de tout le monde (China produce el 105 por 1000 de la producción mundial de oro), de 2008, conformada por mil pequeñas figuras de plástico pintadas a mano (escala 1:87), apiladas una tras otra hasta formar un filamento vertical de aproximadamente 330 cm de altura.

La fragmentación y la reordenación de la realidad: los campos de color
Centenas de fotografías que reproducen diferentes escenas del mundo cotidiano y del entorno, o amplias colecciones de imágenes recuperadas de los más diversos tipos de embalajes, etiquetas o revistas son materiales empleados por Limone en sus obras, en las que destaca sobre todo el predominio del uso de un determinado color. De hecho, la selección de estas imágenes se rige por el principio del color. También en este caso, el artista parte de generalizaciones que se espejan en los títulos de las obras: Le monde est violet (El mundo es violeta), 2006; Manhattan rouge (Manhattan rojo), 2007; Mexico vert (México verde), 2002.

Como en un gran mosaico conformado por varias centenas de pequeños cuadros de imágenes con un color preponderante, Limone aplica métodos de fragmentación y reordenación iconográfica, como en Collection pourpre et violet, 500 images (Colección púrpura y violeta, 500 imágenes), 2007; Collection jaune et or, 500 images (Colección amarillo y oro, 500 imágenes), 2007; Collection chaire, 500 images (Colección carne, 500 imágenes), 2007. De la misma forma que la probabilidad o la estadística son paliativos para la indeterminación, la ordenación mediante una estrategia prefijada —en este caso, el uso del color— parece presentarse como un paliativo para la incertidumbre de la realidad, su parcialidad, subjetividad, fragmentación e inteligibilidad. En ambos casos, la simplificación (matemática o visual) parece conferir cierto orden, unión o idea de conjunto. No obstante, bajo esta aparente precisión entrevemos la multiplicidad de visiones que, de hecho, conforma nuestra comprensión de la realidad.

Las obras de Limone ponen de manifiesto, de manera sutil, que la apariencia de los objetos, en su conjunto y vistos a distancia, frecuentemente nos proporcionan cierta sensación de orden. No obstante, al analizar cada uno de los detalles, cada imagen, cada fotografía, cada figura, nos damos cuenta de que realmente la abundancia de informaciones y la diversidad de ángulos de visión inciden, al manejar datos, en la indeterminación. Como en la Física, también en el arte la verdad no se deja representar completamente por un sistema formal. O como defendía Gödel, "ningún sistema formal consistente permite demostrar su propia consistencia".

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris