Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La inmigración vista por el gobierno de Perú

Mario López
Mario López
lunes, 6 de octubre de 2008, 10:55 h (CET)
La televisión por Internet nos ha abierto las puertas a infinidad de países de los que apenas teníamos noticias o, lo que es peor, sólo teníamos noticias falsas. Hace un par de noches me dio por sintonizar una cadena peruana que retransmitía una sesión parlamentaria; en concreto, una comisión presupuestaria. Los congresistas estaban sentados en torno a una mesa rectangular y se pasaban la palabra con la mayor gentileza que cabe imaginar.

Pero enseguida pude comprobar que aquello se debía a que, en realidad, los asuntos que debatían les traían al fresco. Un congresista le preguntó al ministro sobre los emigrantes; si se sabía su número real y dónde estaban localizados. El ministro le contestó en un tono cansino, como después de haber disfrutado de un copioso almuerzo, que con certeza no se sabía el número porque los datos de los consulados no eran fiables dado que no era obligatorio darse de alta en ellos y muchos emigrantes eran ilegales y preferían permanecer en la clandestinidad. Los datos de los que disponía el gobierno peruano, a decir del ministro, provenían de las diferentes iglesias cristianas. Confesó que el total de la población peruana residente en Europa podía ascender a ochocientos ochenta mil individuos de los que ochocientos mil estarían repartidos entre España e Italia. Manifestó que con España no había problemas y que si Italia adoptaba la misma política que España también se podría alcanzar ahí un acuerdo satisfactorio para los inmigrantes. Esto último lo dijo reconociendo que, en realidad, estaba pensando en alto porque su gobierno no había emprendido ninguna iniciativa al respecto y que se limitaba a esperar acontecimientos. De poco sirve que en Europa se intente solucionar el problema de la inmigración -que tampoco es el caso- si los gobiernos de los países productores de emigración se pasa olímpicamente de sus propios paisanos.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris