Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

España en la UCI y Felipe republicano

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 4 de octubre de 2008, 22:23 h (CET)
Esto, señores, se está convirtiendo en una verdadera merienda de negros. Uno, en su extravío, ya no sabe si España es una monarquía o hemos entrado en una república en la que don Juan Carlos es el presidente y su vástago, el príncipe Felipe, su ministro de Asuntos Exteriores. La noticia ha aparecido, como suelen aparecer aquellas informaciones que no queda más remedio que dar, pero que preferirían que no se diesen, o sea en las páginas interiores de los rotativos. Lo cierto es que algunas de las posiciones del heredero de la corona, en lo que se refiere a sus amistades particulares y a determinados gestos populistas, más se parecen a los de alguien de tendencias republicanas que a los de un representante tan destacado del régimen monárquico. Uno pudiera pensar que su matrimonio con doña Leticia, un antiguo puntal de la TV1, le ha influido de una manera decisiva en cuanto a sus tendencias políticas y a su concepto de España y de su ciudadanía. En todo caso, cuesta entender que un Borbón agradezca en México la acogida que les dio esta país a los exiliados del gobierno de la segunda República. Si, señores, no lo han entendido ustedes mal, porque el Príncipe Felipe “reiteró” en la persona del presidente, el señor Calderón, el “gesto profundamente humano que las autoridades y el pueblo mexicano tuvieron con los españoles que llegaron como refugiados durante y después de la guerra civil”.

Pensábamos que SAR, el Príncipe de Asturias, no habría dejado que le influyeran aquellos historiadores que nos quieren hacer creer que Franco perdió la Guerra y que los republicanos de Azaña, Largo Caballero y Negrín eran poco menos que las monjas Clarisas en su comportamiento con el pueblo español y, en especial, con la Iglesia católica. Por ello no tuvieron ningún inconveniente en permitir que los Carrillos de turno, y los chequistas, acompañados de las Brigadas del Amanecer y otros grupos cainitas, eliminaran a más de 6.000 sacerdotes y a muchos cientos de miles de españoles, sólo por el hecho de ser católicos o pertenecer a las derechas. No nos podemos creer que los “progres” con los que, en ocasiones, alterna nuestro príncipe, le hayan lavado el cerebro hasta el punto de hacerle olvidar que los capitostes de la República que se refugiaron en México, entre ellos el señor Indalecio Prieto (que ya participó como activista en la huelga general de 1917, posteriormente como organizador y ejecutor de la Revolución de Octubre de 1934 en contra de la República) y más tarde ocupó diversos cargos de relevancia durante la Guerra Civil de 1936; se fueran de España con los bolsillos vacíos. No fue así, y contrariamente a la situación de miseria en la que se encontraron quienes tuvieron que huir a Francia y fueron internados en los campos de concentración ubicados cerca de la frontera; a ellos no les faltaron medios par vivir con holgura.

Aparte de haber contribuido a empobrecer a país con la entrega del oro español a los rusos, estos “pobrecitos exiliados”, no tuvieron ningún inconveniente en llevarse todo el dinero que pudieron, en su huída de España. Un gran botín de objetos preciosos y dinero robado a los de derechas (que se vieron obligados a permanecer en zona republicana), fue embarcado en un yate llamado Vita. El mismo Negrín se quejaba epistolarmente de la forma en que, el señor Prieto, se había hecho con el cargamento de dicha embarcación (uno de los mayores depósitos de todo género de objetos preciosos, oro y divisas “incautados” a los “poco afectos” a la República), cuya custodia, imprudentemente, se les había encomendado a los guardaespaldas de Prieto. La tentación fue demasiado grande, de forma que don Indalecio, sin el menor rebozo, se apoderó del tesoro, aunque lo negara enérgicamente cuando se le pidió cuentas del destino que se le había dado a aquella fortuna. Al parecer, Prieto, se había puesto en contacto con el gobierno mexicano (aquel que acogió con tanta humanidad a los exiliados) que, según palabras del socialista, “trató conmigo el asunto con nobleza y generosidad loabilísimas”. No hay duda de que la “generosidad” de los mexicanos, debió de ser recompensada con una buena tajada de las mercancías del Vita.

Y mientras en México la monarquía se hermana con los republicanos, aquí, en España, Zapatero presume de fortaleza económica y Blanco acusa de todo lo imaginable al PP, como si fuera este partido quien gobernara el país desde hace más de cuatro años y medio. Perogrullada tras perogrullada, nos quieren hacer pasar con canciones mientras nuestra tasa de desempleo ya está en el 11’3% (la peor de Europa; en Alemania ha bajado al 7’4%)); nuestra industria no levanta cabeza (las ventas de coches han caído incesantemente durante los meses últimos y SEAT quiere recortar su producción en 21.000 unidades); el déficit por cuenta corriente aumenta un 8’19% ( 66.025 millones de euros en siete meses respeto a los 61.027 del mismo periodo del 2007). El déficit para todas las administraciones se calcula en 21,600 millones un 1’9% del PIB y la deuda del Estado se sitúa en 443.000 millones de euros, un 38’8% de la riqueza nacional. Un panorama como para sentirse optimista.

Pero giremos página y veamos en lo que piensa invertir el Gobierno. Aparte de verse obligado a destinar un 24% más para atender al desempleo (174.100 millones de euros en pensiones, paro y vivienda, ¿qué vivienda?) vean ustedes que, para este ministerio fantasma, el de Igualdad, que no sirve para nada más que para gravar el coste en funcionarios y ocupar a la Bibiana Aído, se destinan nada menos que 81 millones de euros; supongo que a este despilfarro el señor ZP lo llamará austeridad. Pero hay más, para los partidos políticos, estos que no sirven para nada más que para amargarnos la vida a los ciudadanos de a pie, pues 119 millones de euros más. Sin embargo los ciudadanos nos tendremos que aguantar con el IRPF sin que se corrija la inflación ( o sea pagaremos más con menos poder adquisitivo) y con ello piensan corregir la menor recaudación que recibirán por la mala situación de las empresas, con la mayor que consigan a costa de los salarios de los de siempre, los que pencan ( si encuentran trabajo) para así favorecer a la Construcción, para la que sí se han arbitrado medidas de ayuda) En fin, lo que el PSOE, llama unos presupuestos sociales. Nada de reactivación de la industria, nada de bajada de impuestos, nada de ayudas a los que tienen problemas para pagar las hipotecas (el Euroibor ya ha alcanzado el 5’38%). Un gobierno socialista que tira globos de ilusión para esconder su incapacidad para solucionar la crisis. Aznar supo enfrentarse a una situación semejante y salió airoso; ahora veremos los resultados de las medidas de Solbes y Zapatero. A la vista de los antecedentes que tenemos de ambos señores, el futuro no se nos puede presentar más negro.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris