Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Una reunión de Rajoy y Zapatero, ¿para qué?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 3 de octubre de 2008, 22:19 h (CET)
Ustedes, seguramente, serán partidarios de que el señor Rajoy se reúna con el señor Zapatero para que, juntos, intenten encontrar solución a los problemas que nos vienen preocupando a los españoles, la mayoría de los cuales se deben a esta crisis que estamos padeciendo que, como todos ya saben, menos Zapatero y Solbes, se ha convertido en una recesión de dimensiones difíciles de predecir. Sin embargo, yo no estoy tan seguro de que, dadas las circunstancias que se dan en estos momentos, teniendo en cuenta los antecedentes de anteriores encuentros entre ambos mandatarios y sabiendo como se las gasta el señor Zapatero cuando le interesa cubrirse las espaldas con una buena foto en la que salga sonriente y optimista estrechando la mano del jefe de la oposición; por todo ello debo admitir que tengo serias dudas de que sea una buena idea, para el presidente del PP, acudir a este encuentro. Si, ya sabemos que ahora Rajoy repite, por activa y por pasiva, que no se va a dejar enredar otra vez por las habituales trampas de ZP; ya sabemos que España necesita una cirugía a vida o muerte ante una situación que amenaza con que caigamos en un “crak” parecido al sufrido en los EE.UU el año 1929 y, no desconocemos que el pueblo español está deseoso que, los dos partidos mayoritarios, alcancen una suerte de acuerdo para enfocar juntos este difícil momento de nuestra economía, como en su día sucedió con los famosos Pactos de la Moncloa.

Pero, aún admitiendo que todo lo expuesto es cierto y tiene mucho de razonable, si es que queremos ver con claridad la actualidad de lo que constituye el panorama político de nuestra nación y las posibilidades de que disponen nuestros gobernantes de darle la vuelta a la tortilla; teniendo en cuenta que estamos en Europa y que algunas de las medidas que nos ayudarían a reflotar nuestra situación económica no están en nuestras manos – como pudiera ser una devaluación de la moneda –; deberemos admitir que los movimientos de que dispone nuestro Gobierno para salirse del cepo en el que se encuentra atrapado, son escasos y, teniendo en cuenta las teorías del Solbes y Rodríguez Zapatero, cargadas de soberbia i de irresponsabilidad, el pacto parece remoto. Porque veamos, el Gobierno sólo dispone de dos mecanismos para enfrentarse a la evidente crisis que nos asedia. Uno, el presupuestario y, otro, el fiscal. Y aquí es donde empiezo a detectar la dificultad para que de la reunión de Rajoy y ZP salga algo más que el humo negro que sale del Vaticano cuando no hay consenso para la elección del Papa. No me puedo imaginar lo que van a sacar, vía presupuestaria, los dos adversarios políticos si, en estos momentos, los Presupuestos Generales del Estado para el año 2009 ya están aprobados por el Consejo de Ministros y presentados para su aprobación a las Cortes. Es casi seguro que, el señor ZP, ya cuenta con los apoyos necesarios ( incluido el PNV) para que salgan aprobados y que, por tanto, no tiene ninguna necesidad de lograr acuerdo alguno con el jefe de la oposición.

Por otra parta el hecho de que el PP haya presentado una enmienda a la totalidad de dichos presupuestos y teniendo en cuenta las andanadas del Pepino Blanco ( Pepito Grillo) acusando al PP de no “querer arrimar el hombro” para luchar contra la crisis, lo que, dicho de paso, no es más que una de las muchas idioteces que utiliza este indocumentado individuo para convencer, a los que se dejan embaucar por su demagogia, porque, si debemos atenernos a las veces que los directivos del PP se han ofrecido para colaborar y han sido rechazados de plano, no hay duda de que quienes son los culpables de que no se arrime el hombro son ellos, los del PSOE. Pero es que, por si no bastara, el señor ZP se ha encargado, recientemente, de desacreditar las propuestas económicas del PP, riéndose de las formuladas por Rajoy; lo cual resulta curioso en un sujeto que es el verdadero culpable de la situación actual de España y de que, los logros del gobierno del señor Aznar en materia económica, se hayan despilfarrado por los que ahora se quieren presentar como los salvadores de la nación.

Para iniciar una negociación, si es que hay intención de sacar fruto de ella, lo primero que hace falta es que ambas parte tengan ganas de pactar y, para ello, es preciso que estén dispuestos a partir de cero o, lo que es lo mismo, sin prejuicios ni vetos. Ahora bien, si los presupuestos ya están decididos y la política fiscal, como se desprende de dichos presupuestos, en lugar de reducir las cargas para los ciudadanos, las aumentan, porque el IRPF no se va a actualizar de acuerdo con la inflación, y ello supone que los españoles vamos a pagar más en función de nuestro poder adquisitivo real y, ello, va a representar una subida real de más de 2.500 millones de euros, la conclusión es que, en definitiva, vamos a ser los mismos de siempre quienes paguemos el pato O sea, que para evitar que la crisis les suponga menores ingresos a las arcas del Estado lo mejor que se les ocurre es que los ciudadanos, aunque estemos en crisis, ganemos menos y tengamos los empleos en la cuerda floja; paguemos más IRPF.¡Divino!

Entonces la pregunta que se me viene a la mente es la siguiente: Si los presupuestos ya están dichos y bendecidos y no se pueden tocar y, la política fiscal, ya está decidida de antemano, ¿a qué diablos viene que se reúnan a discutir los dos prohombres que dirigen los partidos mayores del país?, ¿acaso jugarán una partida de ajedrez o se tomarán medidas de sus respectivas narices? Claro, que es posible que les interese, a ambos, dar la sensación de querer hacer algo de cara a sus respectivas clientelas o puede que lo que busquen es la foto de los periódicos o, acaso, buscarán tener una excusa para achacarle al contrario la culpa de que no se haya podido acordar ninguna solución. ¿Acaso, el señor ZP cree que con sus doctrinas sociales, sus despilfarros de los 400 euros, sus ayudas para que los constructores, que han especulado, puedan salirse airosos de aquello que contribuyeron a que se derrumbase y causase la crisis inmobiliaria? Parece que, con tanto hablar de mejoras sociales se olvidan de que lo más social que pueden hacer es conseguir que los ciudadanos tengan trabajo y se puedan ganar la vida; que puedan atender sus pagos y que puedan llenar la cesta de la compra para poder subsistir. Lo que ocurre es que, los socialistas, son partidarios de la limosna, no de la autorrealización de cada uno; del proselitismo no de la libertad de los ciudadanos para desenvolverse por sí mismo; de las subvenciones por desempleo, en lugar de disminuir las cargas fiscales de las industrias para que puedan crear puestos de trabajo, modernizando sus estructuras y haciéndose competitivas; del engaño, en vez de explicar claramente a los ciudadanos los peligros que los acechan y, por encima de todo ello ¡del poder! Para lo cual no tienen empacho en cargarse España entera, si hace falta, para mantenerse en sus poltronas.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris