Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La mosca y el camaleón

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 3 de octubre de 2008, 10:57 h (CET)
No hay duda que los “éxitos” de nuestra política internacional se van sucediendo a medida que el señor Zapatero y el señor Moratinos van adquiriendo confianza. Con ello quiero decir que, cuando uno va por estos mundos equivocándose de una forma tan ostentosa y “en casa” parece que nadie se percata de ello y, la ciudadanía, no sé si por estar absorbida por los problemas internos que estamos padeciendo (a causa de aquella crisis que ni para ZP ni para Solbes existía, pero que nos está amargando la vida más que “ si hubiera existido”) o por la simpatía que una parte del pueblo español continúa teniendo por nuestro mister Bean, que parece estar vacunado contra el desprestigio a pesar de haber hecho, durante el tiempo que lleva al frente del Ejecutivo, los méritos precisos para que le hubieran pedido su dimisión a cajas destempladas; no es peregrino que siga sacando pecho y se atreva a proseguir su carrera de desatinos.

Y, si es cierto que se han sabido buscar sus compañeros de viaje entre los sujetos menos recomendables que hoy ocupan la jefatura de estas repúblicas sudamericanas, –que parecen haberse constituido en los nuevos focos de expansión comunista, una vez que quedó eliminada del panorama europeo después de la caída del muro de Berlín –; podemos decir que, con la misma diligencia, se han sabido ganar la desconfianza de todos los mandatarios de la UE y, ni que decir tiene, que la de los EE.UU. Por ello no nos deja de llamar la atención la confianza que demuestra el señor Moratinos respecto a que, con una hipotética victoria del candidato Mc.Cain, este se reuniría con el señor Rodríguez Zapatero, me imagino que para darle un abrazo y pedirle que se constituya en su asesor económico. Por supuesto que todos ya sabemos de qué pie calza nuestro ministro de Asuntos Exteriores y, por ello, no debe de extrañarnos que nos quiera pintar la situación de color de rosa como ya lo hizo cuando el tema de Marruecos uno de sus más denigrantes y vergonzosos actos de humillación ante Mohamed VI.

Lo que ocurre es que el Gobierno español ha sido incapaz de mantener una, aunque fuera aparente, neutralidad en el tema de las elecciones norteamericanas. Si el señor Pepiño Blanco ya nos dijo, cuando ganó las primarias el señor Obama, que se alegraba pero que no había querido manifestarse antes para “no perturbar” con su intervención la marcha de los “cacus” del partido demócrata ¡Cuántos ilusos nos rodean en esta España de la pandereta en la que nos encontramos!; ahora, sin embargo, parece que ni a Moratinos ni a ZP les importa un comino que se sepa que ellos están apoyando al señor Obama, como nuevo presidente de los Estados Unidos. Pero hay hechos, existen posturas y se dan circunstancias que sobrepasan lo que debiera ser la actitud correcta de nuestra diplomacia ante las elecciones de otro país que, por añadidura, nos guste o no nos guste, todavía conserva su categoría de la nación más poderosa del mundo.

Por si no fuera bastante la, más que ostentosa, posición favorable a Obama del PSOE, ahora se ha producido una visible escalada en lo de favorecer al candidato demócrata en su enfrentamiento al senador McCain. Al parecer el equipo de Obama tiene dificultades para hacerse con el voto hispano y ha decidido, utilizando este sistema tan propio de las elecciones americanas, contratar a una cantante valenciana para que cante en español en los mítines que va a realizar para intentar atraer al electorado de habla hispana. Por supuesto que este hecho no entraña, en sí, ninguna consecuencia para España más que la anecdótica y curiosa coincidencia de que se hayan ido a fijar en una artista valenciana, Noelia Zanón, que apenas es conocida en nuestra tierra ya que, su trayectoria como cantante, se ha limitado a la participación en un concurso de televisión durante cuatro años, en el Canal 9. Es evidente que para esta artista ha sido una lotería de la que todos nos debemos alegrar aunque la cancioncilla, como era de esperar, está dedicada a reclamar el voto para Obama en castellano.

Lo que ya no es tan inocuo y entra dentro de las habilidades propias de nuestro señor Zapatero y de toda su comparsa de ayudantes y colaboradores –entre los que se cuenta la TVE 1; siempre en la línea de favorecer al Gobierno en todo lo que sirva para colaborar en su política torticera, encaminada a crear el ambiente entre la ciudadanía que mejor se concierte con su política de izquierdas –; es que se haya proclamado con bombo y platillos la elección de la artista por Obama y, tanto ella como la canción que va cantar, promoviendo la candidatura de aquel, se haya repetido hasta la saciedad en la televisión pública, sin el menor recato y con la intención evidente de darle con ella en las narices del otro candidato a la presidencia de los EE.UU, señor McCain. Es pues obvio, al menos esta es mi impresión, que ante tamaña manifestación de parcialidad la indiferencia que el candidato republicano sentía hacia el señor Zapatero, un cero a la izquierda en la política internacional, se vaya convirtiendo en algo más serio; lo que no augura para nada que las previsiones del señor Morsatinos lleguen a convertirse en realidad si la Casa Blanca es ocupada por los republicanos.

No podemos saber quién será el que se haga con el triunfo en los próximos comicios, pero sí podemos recordar las otras ocasiones en las que el señor Zapatero apostó por el candidato que resultó perdedor en las elecciones de otros países. Por ejemplo, cuando las elecciones alemanas, se puso de parte de Schröder y ganó la Merkel de la que había dicho pestes; en otra ocasión se puso del lado de Segolen Royal, para apoyar su candidatura a la presidencia de la República francesa y ganó, por goleada, el señor Sarkozy; en el caso de los comicios italianos apostó por Romano Prodi y quien se hizo con el poder fue el señor Berlusconi. No sabemos lo que ocurrirá en esta ocasión pero, por si acaso, yo que el señor Obama procuraría distanciarme del señor ZP, porque su fama de gafe le viene precediendo. Lo que ocurre con ZP y, de paso, con su perrillo faldero, el señor Moratinos, es que el poder les viene ancho y sólo pueden presumir ante individuos de la catadura ( no confundan con cara dura) de Chávez, Morales, Correa u Ortega y todos los que han querido seguir la senda de Fidel Castro, de los que se considera protector y con los que sintoniza plenamente, a pesar de que, en alguna ocasión, lo hayan dejado en ridículo ante la opinión pública como en el encontronazo de Chávez con el Rey y en la posterior claudicación ante el tirano de Venezuela. Ya se sabe aquello de “de rabia mató la perra” y a falta de ser considerado por los principales mandatarios de las naciones más relevantes del mundo se ve obligado a conformarse con los tiranos de la repúblicas bananeras de la América hispana.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris