Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

UNO y UNPO

Isaac Bigio
Isaac Bigio
viernes, 3 de octubre de 2008, 10:57 h (CET)
En los países como en el fútbol hay varias ligas. En la primera división están los 192 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (UNO, por sus siglas en inglés), la misma que, a su vez, tiene un club directivo que es el consejo de seguridad timoneado por las 5 súper-potencias nucleares.

Luego le sigue la Organización de las Naciones y Pueblos No-Representados (UNPO), integrada por unos 57 países, muchos de los cuales quieren entrar a la ONU.

Después hay una ‘tercera división’ compuesta por cientos de nacionalidades o de regiones especiales que no buscan la independencia sino más autonomía o derechos dentro de sus respectivos Estados.

En las últimas dos décadas 6 naciones de la segunda división pasaron a la primera, mientras que EEUU ya reconoció a Kosovo y Rusia acaba de hacer lo mismo con Abjasia y Sud-Osetia. Hay 10 países que no han logrado entrar en la ONU pese a que estos controlan todo o parte de su territorio.

En las Américas hay solo 3 naciones que están en la segunda división (Dene del Canadá, Lakota de EEUU y Mapuche de Chile y Argentina). Sin embargo, hay una posibilidad para que cambas y aymaras pudiesen luego pedir entrar a la UNPO y que ello incentivase a que diversas nacionalidades amerindias (como varias del Amazonas) quisieran hacer lo propio.

Entrar a la UNPO no implica que se llegará a ingresar a la ONU o que habrá una guerra interna. Empero, un Estado que no tiene a su interior a una nacionalidad que se afilie a la UNPO se libra de tener una piedra en el zapato que cuestione su integridad territorial, que llame a otros países a intervenir en el suyo y que en un momento de crisis interna pueda querer agudizar ésta.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris