Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Los pactos de la Moncloa

Mario López
Mario López
jueves, 2 de octubre de 2008, 10:24 h (CET)
A nadie se le escapa que a la muerte de Franco los franquistas no iban a ser tan lerdos como para depositar el poder en manos de la oposición aún clandestina y ofrecerse a los tribunales de justicia para ser sometidos a juicios por los más de doscientos mil crímenes de lesa humanidad cometidos por ellos a lo largo de la dictadura. Los franquistas estaban en el poder y la oposición democrática, en la clandestinidad. En ese escenario se firmaron los Pactos de la Moncloa.

Según la RAE, un pacto es un “concierto o tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir lo estipulado”. Lo estipulado en los Pactos de la Moncloa consistió básicamente en la restauración monárquica en la persona de Juan Carlos de Borbón -en cumplimiento de la Ley para la Sucesión en la Jefatura del Estado de julio de 1947-, la ampliación del estado franquista a la participación de los partidos demócratas, el establecimiento del sufragio universal y la incorporación de los gobiernos autonómicos a la administración del estado. La Transición iniciada en 1977 se basa en el cumplimiento de lo estipulado en los Pactos de la Moncloa. En ese contexto, aún vigente, es difícil desbrozar la maraña de obstáculos que impiden abordar con justicia los asuntos que para muchos españoles están aún pendientes y que, en cierta medida, se pretenden resolver con la Ley de la Memoria Histórica. Hay cada vez más voces que piden unos segundos pactos que vengan a sustituir a los de la Moncloa. En estos nuevos pactos se debería intentar liberar al pueblo español de las ataduras que en su momento se produjeron por motivos obvios. Se deberían eliminar las imposiciones del franquismo y resolver, en la medida de lo posible, la infamante impunidad de los delitos contra la humanidad cometidos por el franquismo contra cientos de miles de españoles, muchos de los cuales afortunadamente aún gozan de una excelente salud. Me parece que no es mucho pedir y cuanto antes se resuelva, antes nos quitaremos el muerto de encima y podremos seguir viviendo con un poco más de alegría, dignidad y sosiego. No podemos nid ebemos olvidar que nuestro actual jefe de Estado juró en 1969 "fidelidad a los principios del Movimiento Nacional y demás Leyes Fundamentales del Reino".

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris