Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Ver   juzgar y actuar  

Soy de derechas

Francisco Rodríguez Barragán
Francisco Rodríguez
jueves, 2 de octubre de 2008, 10:24 h (CET)
Mientras las personas que se consideran de izquierdas no tienen ningún problema en confesarlo, son pocos los que se atreven a manifestarse de derechas. Hay una permanente campaña para desacreditar a la derecha que ha logrado atemorizar a mucha gente.

El PP que teóricamente tendría que representarla vive acomplejado, siempre viajando a ese destino incierto del centro y mendigando de la izquierda la concesión de una credencial que les acredite como partido democrático. No sabemos siquiera cuales sean los valores que hoy defiende, ya que está en la ambigüedad, teme no parecer suficientemente progresista, busca el favor de El País y otro medios de esta cuerda, acude estúpidamente a las citas del jefe del Gobierno a ofrecer colaboración, pero no deja de recibir vapuleos todos los días, haga lo que haga.

Me considero de derechas y no pretendo ninguna vuelta al pasado, ni trato de conservar lo antiguo por ser antiguo, ni deseo ningún cambio violento. No creo que ninguna teoría política garantice el extraño milagro de construir una mejor convivencia si al mismo tiempo no favorece el desarrollo integral de la persona en libertad. Pero desarrollo integral es sobre todo desarrollo moral. No creo en el equilibrio de egoísmos como regulador de ninguna institución. Desconfío del poder y su tendencia a perpetuarse. Creo que tiene que tener límites y contrapesos.

Creo en la democracia representativa como medio de gobernar, pero esta representación no puede utilizarse para cualquier componenda. Ninguna decisión mayoritaria puede anular ni dificultar el ejercicio de los derechos que cada persona tiene por el hecho de ser persona.

Creo que todos tienen derecho a la vida, desde su iniciación hasta su muerte natural y que este derecho básico no puede ser mediatizado por ninguna ley.

Creo en la libertad y en la igualdad de todas las personas y rechazo la discriminación o el privilegio por razón de raza, lengua, sexo, origen o posición social. La libertad necesita reglas claras para su ejercicio y la igualdad no significa que todos sirvan para todo ni que todos tengan las mismas aptitudes y capacidades.

Creo que la propiedad es un derecho que tiene que ser garantizado. Pero si la propiedad de alguien ha sido conseguida injustamente tiene que haber una justicia independiente y fiable que restablezcan la justicia.

Creo que todas las personas tienen derecho a ser respetadas en sus creencias religiosas y a actuar de acuerdo con ellas en forma pública o privada. El Gobierno tiene que mantener la más estricta neutralidad religiosa y no tratar de imponer ningún laicismo, ni ateismo alternativo.

Creo que el ámbito adecuado para la vida es la familia, donde todos y cada uno son valorados por sí mismos. La educación en valores es responsabilidad de los padres.

Creo en la responsabilidad subsidiaria del Estado para suplir las carencias que la sociedad no haya sido capaz de resolver, pero rechazo que deba sustituirla estatalizando parcelas de nuestras vidas. Un intervencionismo creciente del Estado hace a los ciudadanos dependientes del poder e instaura el totalitarismo.

Creo en una economía libre dentro de un marco claro de funcionamiento sin proteccionismos ni subvenciones. El intervencionismo económico del Gobierno, de cualquier Gobierno, suele ser más fuente de problemas que de soluciones. Las intervenciones económicas están mediatizadas por la influencia de diversos intereses y los gobiernos acaban utilizando el dinero de los contribuyentes a favor de unos y en contra de otros y siempre pensando en las próximas elecciones.

Creo que debe existir un poder judicial independiente del gobierno y de los partidos políticos.

Creo que es necesario un sistema electoral que no ponga en manos de minorías nacionalistas la llave de la gobernabilidad.

Pienso que estas cosas que creo, y que me hacen considerarme de derechas, pueden ser las mismas en las que cree mucha gente. No sé si el Partido Popular las comparte y quisiera saberlo para decidir mi voto cuando llegue la ocasión.

Noticias relacionadas

Sentido de la vida

En el libro El sentido de la vida de Gustavo Bueno se plantean numerosas cuestiones que conforman un sólido y extenso tratado de filosofía moral

Mal empieza, señora Batet, entorpeciendo la suspensión de los golpistas

Enfrentarse, por motivos partidistas, al Tribunal Supremo; intentando ver fantasmas donde no los hay, no es la mejor manera de iniciarse en la presidencia del Congreso, señora Meritchel Batet

Prevaricando a lo grande

“Esta diputada es tan absurda como el actual alcalde de Valladolid, Óscar Puente, que elimina los patios de los colegios e institutos para hacer aparcamientos públicos”

Días de Vino y Rosas

Mitxeli Batet y Manuel Cruz, tratarán de reconducir la soberanía del Estado hacia un incierto y preocupante destino

Inquietante normalidad

No pocas veces, los factores implicados en las malas consecuencias de unas acciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris