Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Tónica deportiva   -   Sección:  

En Montjuïc perdió el fútbol

Toni Castro
Toni Castro
miércoles, 1 de octubre de 2008, 09:02 h (CET)
Sentí auténtica vergüenza el sábado al ver lo que sucedía en las gradas de Montjuïc. Indeseables que van a un estadio de fútbol y se dedican a lanzar bengalas a la afición rival. Sentí vergüenza y mucha indignación. ¿Cómo puede ser que les dejasen entrar con bengalas? ¿Por qué no se las requisaron o por qué directamente no les dejaron en la calle? ¿Por qué las fuerzas de seguridad no intervinieron? Demasiadas preguntas con respuestas que, por el momento, no me convencen.

El sábado me indigné y de hecho, todavía sigo indignado. ¿Qué no se dan cuenta esos “aficionados” que pudieron matar a alguien, que pudieron provocar una desgracia? Debe ser que no, que cuando van al fútbol se dejan el cerebro en casa, si es que lo tienen. ¡Por favor! El fútbol es para disfrutar del espectáculo, para celebrar las victorias de tu equipo, para encajar las derrotas, no para poner en riesgo la vida de nadie.

Los violentos consiguieron boicotear el derbi, una vez más nos volvieron a amargar la noche. Esos descerebrados la liaron, pero el resto de protagonistas también fallaron. Fallaron todos y ahora cada uno intenta escurrir el bulto y culpar al otro. El dispositivo y la actuación de las fuerzas de seguridad, tanto las públicas como las privadas del estadio, dejó mucho que desear. Vieron que tenían bengalas y no actuaron.

Los jugadores del Barça demostraron tener muy poca cabeza. Después de ver como lanzaban bengalas y como se paraba el partido, ¿a quién se le ocurre irse a celebrar los goles a la zona donde estaban los radicales? Como siempre, el capitán Carles Puyol y el entrenador Pep Guardiola son de los pocos que se salvan, a pesar de que no me gustó la actitud de Guardiola intentando justificar en rueda de prensa la celebración de sus jugadores, asegurando que ellos no sabían lo que había pasado. ¿Qué pensaban que las bengalas eran de los fuegos artificiales de la Mercè? ¿Qué creían que el partido se había parado porqué el entrenador había pedido un tiempo muerto?

Y tampoco estuvieron mejor los dirigentes de ambos clubes. Los pericos, que son los máximos responsables finales de lo que pasa en el interior del estadio, dedicaron sus preocupaciones a denunciar que el partido había sido un robo y que la liga está prostituida y el presidente azulgrana, que ha vivido en primera persona la amenaza de los radicales, tampoco debió exaltarse de esa forma al recibir las críticas de los seguidores pericos.

En definitiva, una noche triste para el deporte. Un partido atractivo que se pudo convertir en una pesadilla. Acabo con la imagen que más me impactó, la de dos niños llorando en la grada del estadio, desconcertados por lo que estaba sucediendo. Dudo que sus padres los vuelvan a llevar al fútbol y dudo que los pequeños tengan ganas de volver. Sin duda, este sábado en Montjuïc perdió el fútbol.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris