Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

Del suicidio y la eutanasia

Mario López
Mario López
miércoles, 1 de octubre de 2008, 08:55 h (CET)
Ayer por la tarde, sin comerlo ni beberlo, me vi inmerso en una conversación sobre el suicidio que tenía un sesgo bastante macabro, pues dejaba entrever que uno de los tertulianos estaba en la idea de acabar con su propia existencia. No obstante, la mascarada se fue abriendo paso a medida que se iba haciendo patente la intención real del presunto suicida.

Como casi siempre ocurre, se trataba de atraer la atención de los demás sobre su persona. La falsa suicida –se trataba de una mujer- llevaba meses despechada por la falta de atención que le prodigaban su hermano, al que le une un afecto profundamente dependiente, y la pareja de éste. La mujer nos desveló el enorme riesgo que todos habíamos corrido de perderla para siempre si no llega a ser por la alarma que disparó una amiga de la familia ¿Cómo podía decir alguien que estaba al tanto de su estado de ánimo si tan sólo se comunicaba con ella cada quince días? A punto estuve de caerme de culo. No creo que yo pudiera sobrellevar el acoso de mi familia cada quince días. De hecho ya me parece excesivo verles diez o veinte veces al año. Esta mujer quiere que su familia sea como la policía esa que va a poner el gobierno a los etarras y pederastas a la salida de la cárcel. Qué barbaridad. El hermano trataba de hacer ver que el suicidio es una opción libre pero determinada por unas circunstancias vitales poco soportables y la amiga de la alarma afirmaba, con total convicción, que el suicidio era un gesto cobarde. Otro amigo apostillaba a cada rato que el suicidio era una decisión de un segundo, que a todos se nos ha pasado más de una vez por la cabeza y que todos los adolescentes alguna vez han querido suicidarse. Ante semejante profusión de argumentos me sentí incapaz de aportar nada relevante a la conversación, así que opté por mantenerme callado. Únicamente comenté, con la boca chica, que uno puede acabar suicidándose por aburrimiento. De hecho, yo mismo me estaba aburriendo hasta el punto de empezar a irritarme. El suicidio es el único asesinato que se paga con la de muerte porque en el pecado está la penitencia. Lo que ya es más de preocupar es que, de tanto conjeturar y de tanto hacerse cábalas se acabe admitiendo que la eutanasia también es un crimen. La eutanasia, aún en la suposición de que se trate de un suicidio asistido, es un derecho individual que deberían garantizar los gobiernos y una garantía para aquellos que por padecer una discapacidad severa no pueden terminar por si mismos con el peor de los aburrimientos.

Noticias relacionadas

Reflexiones sobre Pascuas

Universidad en la diversidad

Donde hablamos de chaqueteros, incremento del paro catalán y otros

“Los científicos se esfuerzan por hacer posible lo imposible. Los políticos por hacer imposible lo posible”. (Bertrand Russell)

TV1 y R.M Mateo, al servicio incondicional de P.Sánchez

“El pueblo solo es soberano el día de las elecciones” Castelao

¡Ay Carmena!

En la locura de esta campaña electoral os miro a los “poderes emergentes” de aquella primavera ciudadana. No quiero emular a Quevedo, pero la actualidad dice que la temida locura ha entrado en vuestros reinos

​Alan y Allende

García se convirtió en el segundo presidente socialdemócrata en la historia americana en tirarse un tiro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris