Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

Liberalismo a ultranza: error humano

Sergio Brosa
Sergio Brosa
martes, 30 de septiembre de 2008, 10:12 h (CET)
El liberalismo viene a ser la ideología, doctrina, corriente, filosofía o como quiera llamarse que preconiza que cada cuál haga lo que quiera. Cabe añadir que sin molestar a los demás. Molestar en su acepción de fastidiar, importunar, disgustar. Y por supuesto, tampoco perjudicar: lesionar, damnificar, quebrantar…

Siempre que atendemos la propaganda electoral, cada vez con mayor desinterés, reconozco, nos resulta la más atractiva la de los partidos liberales, por aquel canto a la libertad que impregna todos sus mensajes. No hay nada más querido que la libertad; libertad para elegir el propio destino; libertad para elegir a nuestros gobernantes; libertad para llevar los negocios como mejor nos parezca… sin perjudicar a nadie, vale.

¿Querrían los gurús de las finanzas estadounidenses perjudicar a alguien con la práctica de su liberalismo económico? Los gurús no lo sé, pero los listillos que la emprendieron con el sistema de las hipotecas basura, sonoramente llamadas “suprime”, no lo creo en absoluto. Un mago de las finanzas no me extraña que actúe sin escrúpulos de conciencia: si alguien sale perjudicado, “mejor no se hubiese puesto en mi camino”. Pero todo el sistema financiero de un segmento económico de un país como EE.UU. no creo que actúe en perjuicio de la humanidad.

En efecto, el sistema hipotecario de un país no actúa nunca, a sabiendas, de forma que perjudique a la sociedad, pues tarde o temprano dará al traste con su negocio y nadie mata a la gallina de los huevos de oro. Que individualmente haya ejecutivos que personalmente han salido beneficiados económicamente del sistema de “subprimes” no tengo la menor duda. Y lo mejor para ellos es que hayan sabido invertir bien sus ganancias personales, pues como las hayan puesto a crecer en cualquiera de los miles de fondos impregnados de hipotecas basura, ahora se habrán encontrado con su San Martín.

Después de una larga época económica de bonanza es fácil creer que todo seguirá siempre así. Que el precio de las viviendas seguirá subiendo y subiendo indefinidamente, pues la ausencia de perspectiva histórica de la mayoría de los mortales, les convence de que el presente es lo de siempre.

Y desde luego, no es así, pues tampoco la crisis presente es para siempre, aunque Rodríguez Zapatero se empeñe en ello con su actitud bobalicona, propia del que no ha captado nada en las dos o tres tardes que le dedicó Jordi Sevilla. Al final resultará que no encontraron el momento para reunirse y que Sevilla le explicara en esas dos o tres tardes, los secretos de la macroeconomía aplicada; eso lo explicaría todo.

Y ahora los liberales a ultranza se echan las manos a la cabeza porque George Bush, en los estertores agónicos de su mandato, ha decidido utilizar el dinero de todos para salvarle el fondillo a millones de personas. Beneficio que se extenderá a millones de personas en todo el mundo.

¡Anatema! Claman los ultraliberales contra Bush. ¡El mercado debe salvarse el fondillo a sí mismo! ¡Tiene sus cosas buenas –Pedro Solbes dixit– se limpia el sector! Sí, mientras se desangran por el camino los terceros de buena fe, perjudicados hasta el tuétano en sus finanzas personales; en su microeconomía. O mejor dicho, su nanoeconomía, esa que equivale a una milmillonésima parte de un euro.

Hasta el liberalismo debe enmarcarse en unas reglas de juego para evitar en lo posible el error humano. Y por mucho que ZP diga en Nueva York en una reunión con empresarios americanos que nuestro sistema financiero es el mejor del mundo, comentario propio de no haber atendido ni entendido nada de lo que le explicara Jordi Sevilla, además de preciarse y gloriarse de su ineptitud diplomática y nulo oportunismo en política internacional, denota su desconocimiento o la banalización de la sistemática imperante en los últimos tiempos, del sistema financiero hipotecario de España, en el que las hipotecas se tornaron en créditos con garantía hipotecaria. Que si bien técnicamente es lo mismo, filosóficamente es muy distinto en su aplicación práctica.

En efecto, las tasaciones de los inmuebles se sobreestimaban para que el beneficiario pudiese pagar el cien por cien de la vivienda a adquirir, más todos los gastos de escrituras e impuestos, pues como el precio va a seguir subiendo, en poco tiempo el importe de la hipoteca estará en el 80% del valor de la vivienda hipotecada y la entidad financiera en cuestión, estará a salvo, con un crédito ortodoxo. ¡Ah! Y mientras uno no se pase del importe de la hipoteca, con cargo a ese “crédito con garantía hipotecaria” puedes comprarte un 4X4 más caro que el de tu vecino. O una tele de plasma de 32” con home-cinema. O un viaje para toda la familia a un lugar que está más lejos que el que hizo ese compañero de trabajo en sus bodas de plata. Ese es el nuevo concepto de la hipoteca. Y todo el sector financiero español está en ese rollo.

Centenares de miles de hipotecas en España no están garantizadas por el valor real del inmueble hipotecado, pues éste ha perdido valor en los últimos meses; ya no alcanza ni de lejos el precio que se le asignó en su día como garantía hipotecaria. Si tuviesen que llegar a ejecutarse esas hipotecas por falta de pago durante el primer tercio de vigencia del crédito, pues cuando el beneficiario ha perdido su trabajo por causa de la crisis no va a poder atender sus cuotas, los bancos y cajas no recuperarán su crédito. El efecto será el mismo que el de las hipotecas “subprime” de EE.UU.

Es el momento en que los gobiernos han de entrar a tomar cartas en el asunto, como está haciendo Bush. Eso no es intervencionismo, es sentido de la responsabilidad. Hay que poner normas en el mundo liberal también.

Y hace bien ZP en aprobar los presupuestos para 2009 más austeros de la Historia, aunque nadie se lo crea –recomiendo profundizar en las asignaciones para los partidos políticos y las de libre disposición del gobierno, para entender la austeridad de la que habla– eso sí, manteniendo las políticas sociales. Aunque si estas han de ser como las ayudas de la Ley de Dependencia que nadie ha visto aún, mejor no se moleste.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris