Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Elena y Jaime, una separación problemática

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
lunes, 29 de septiembre de 2008, 09:09 h (CET)
Toda la historia empezó en la Catedral de Sevilla, se casaron enamorados, o eso nos explicaron, tuvieron dos hijos y hoy andan a la greña por una separación matrimonial, estamos hablando de la Infanta Elena de Borbón y el Excelentísimo señor don Jaime de Marichalar, aún Duque de Lugo. ¿Es una separación como la de todo el mundo? ¿cómo la de todo español que se separa?, deberíamos creer que así es pero Elena es la hija mayor del Rey Juan Carlos y aunque ciudadana española y ahora ya independizada con casa nueva, con hipoteca y un trabajo de media jornada por el que dicen gana al año 200.000 euros, creemos que es difícil contemplarlo de esta manera. Cuando en noviembre del año pasado la Casa Real emitió un comunicado escueto en el que decía que los Duques de Lugo habían decidido dar un giro en sus vidas por “cese temporal de la convivencia” todos aquellos que seguíamos los vaivenes de la pareja sabíamos que esta versión de la situación de los Duques de Lugo era un paso, el primero y muy importante, para más adelante anunciar una separación, luego un divorcio o una anulación del matrimonio, todo pasito a pasito, sin escándalos, de forma educada, medida, como le gusta hacer las cosas a la Casa Real española. Pero en esta vida nada se puede preveer totalmente. Nos encontramos ante la primera separación en esta hornada de la Casa Real, el Rey Juan Carlos y la Reina Sofía han sido siempre muy cautos con todo lo que pasa en su Palacio de la Zarzuela, en su casa. Han medido mucho las interioridades de sus miembros y han procurado no hacer ruido y pasar desapercibidos para los medios de comunicación. Las desavenencias de los Duques de Lugo suscitaron muchas conversaciones en la televisión, en la radio y en la prensa escrita, las hubo de todos los colores. Cuando el Duque de Lugo tuvo el ictus se desencadenaron una serie de rumores unos fundados y otros no que causaban cierto desconcierto en la Casa del Rey.

Tengamos en cuenta que la Infanta Elena ha sido quién ha abierto la veda al decidir separarse de Jaime de Marichalar, esta separación, que puede tener muchas lecturas, es una realidad que la Casa Real no contemplaba y es obvio que a nadie le gusta que una hija o bien un hijo tengan un fracaso sentimental de este calibre en la vida, pero la vida es lo que tiene, antes, mucho antes de nuestros tiempos una Infanta jamás se hubiera separado y de haberlo hecho, nunca hubiese sido público, hoy en que en este país existe la ley del divorcio ¿por qué Elena tendría que desoír su corazón y no acudir a una ley que la protege al igual que a su aún marido?, pero hay que verlo de muchas maneras Elena ha sido valiente y siendo la cuarta en la línea de sucesión al trono ha decidido dar carpetazo y decir adiós a su matrimonio que no le gustaba, no la contentaba y mucho menos la hacia feliz, habría que contemplar esta opción como un avance en la Monarquía española, nada de escándalos, nada anormal, las Infantas, las princesas, casadas ante Dios “para toda la vida” también tienen derecho a equivocarse, es un síntoma de que esta Monarquía camina con una cierta cotidianidad. Vale, se ha sabido que Elena no piensa en que su matrimonio se pueda reconstruir, eso a la otra parte, a Jaime de Marichalar, no le gusta, él es un hombre de familia, le gusta estar con sus hijos y tener un hogar, pero Elena decide dejar la casa de ambos y comprar una para ella, se independiza, busca trabajo y le es fácil encontrarlo, llegado este momento debemos hablar de Jaime quién se encuentra solo, mal, desmedidamente mal y se extraña de que sus hijos Felipe Froilán de Todos los Santos, quinto en la línea de sucesión de la Corona, y su hermana Victoria Federica, sexta en esta sucesión cuando están con la Infanta, su madre, y él les llama por teléfono no siempre están ahí para responder o bien no llegan el día en que está estipulado, Jaime gime y se encuentra mal, tiene secuelas del ictus que superó con creces hace años y que en su momento, ya mal la situación de la pareja, sí estuvo apoyado por la Infanta Elena que hasta viajó con él a los Estados Unidos para que le vieran los médicos, viaje que ahora hace con frecuencia Jaime para los controles rutinarios en estos casos. ¿Quién tiene la culpa de esta separación?, los dos, sin duda o ninguno, en un matrimonio mientras todo va de perlas se vive el tiempo de la dulzura, probablemente superando los baches con holgura, pero cuando las cosas van mal, ninguno de sus componentes se libra de lo bueno y lo malo de ambos. Elena, es sabido, tiene un fuerte carácter y mucha personalidad, Jaime tiene mucha paciencia pero le gusta mucho la moda y viajar, ¿son estas razones suficientes para una separación?, si o no, y estos y otros detalles personales de convivencia de pareja y familia son los que hace que se tomen decisiones como la que han tomado. Este verano los amigos de ambas partes, los más cercanos, ya hablaban de la tirantez de las relaciones de la pareja. Jaime no quería estar sólo y lo estaba, los que antes le hablaban al oído frases de confraternidad ya empezaron a no saludarle y los que le invitaban un día sí y otro también dejaron de ponerse al teléfono, es lo que se llama amigos de conveniencia, mientras estuvo casado y bien casado con la Infanta era buena presa para todos a los que les gusta arrimarse a los más poderosos y le hacían reverencias por si caía algo, los humanos somos así, estás y eres maravilloso, no estás y no existes, desapareciste.

Todo lo contrario le sucedía a la Infanta Elena, ella es hija del Rey, separada, divorciada, anulada o como sea forma parte de la Institución y hasta es posible que los moscones la acosen día sí mañana también.

Digamos que las feroces puñaladas siempre acosan al más débil. Pero el mayor asalto que ha vivido la pareja ha sido la publicación en portada y en páginas interiores de un reportaje en la revista EPOCA en la que se dice que la Infanta Elena podría presentar como prueba para su nulidad “un presunto consumo ocasional de cocaína” de Jaime de Marichalar. Fue hace un par de días que vio la luz esta publicación que ha ocasionado, como era de esperar, un alud de comentarios. Pasaron casi 24 horas y ninguno de los afectados se había manifestado, el comunicado llegó en el momento en que en el programa DEC estaba debatiendo sobre el contenido del reportaje de la revista, un comunicado en el que los abogados de la Infanta y Jaime negaban que hubieran presentado solicitud alguna de divorcio o anulación, así cómo la veracidad de lo que se decía en el reportaje al tiempo que ambas partes se reservan el derecho a ejercer cualquier tipo de demanda. Un semanario muy a la derecha ha escrito un artículo que “a priori” deja en muy mal puesto al Duque pero así visto con lupa y sabiendo como las gasta cierta derecha es una flecha directa a la Institución Monárquica.

Me extraña ante toda esta realidad que nadie se ocupe de los hijos de los Duques, Felipe Froilán y Victoria Eugenia, son niños y en el colegio les hablarán de mil maneras, y ninguna buena, de cómo en la calle se habla de lo que ellos están viviendo como niños por la separación de sus padres, en el supuesto (ya han dicho que no sus abogados, momentáneamente) que la Infanta Elena quiera la nulidad ¿qué será de ellos?, es sabido que una anulación es como si nunca el matrimonio hubiera existido ¿qué les reporta esta realidad al quinto y a la sexta en la línea sucesoria a la corona? Los abogados consultados aseguran que a este respecto existe un vacío legal y que en estas circunstancias llegado el caso sería el juez quién decidirá quién tiene que educar estos hijos y cómo se tienen que educar.

Aseguran que la Infanta Elena quiere olvidar para siempre que se casó con Jaime de Marichalar y para ello lo justo es pedir la anulación, ¿sabe lo que le espera?, ¿sabe cual es el futuro de sus dos hijos?, mientras el Duque de Lugo, (lo sigue siendo hasta que los papeles oficiales lo decidan) después de esta portada tan indigna está planeando, ya lleva meses haciéndolo, irse a vivir lejos de España, podría volver a París ciudad que le gusta, conoce y donde tiene muchos amigos y además está cerca para poder ver a sus hijos sean cual sean las circunstancias o bien irse aún más lejos, a Nueva York, ciudad donde tiene médicos que controlan sus secuelas, ¿es lo mejor? Quizás esto sea lo más recomendable para un hombre sensible que sufre y que tiene todas las de perder, y cuando escribo perder me refiero a perder en lo humano, lo judicial lo lleva una mujer fuerte a la que pocos juicios se le resisten y que luchará por su cliente como ha hecho siempre con mano de hierro. Es decir, muy duramente, aunque enfrente tendrá a toda una Institución, la Corona de España.

Cumplir cien años es todo un acontecimiento y más en estos tiempos de prisa y globalización en que todo cambia, pero si el centenario lo cumple una tienda emblemática de Barcelona como el Colmado Quílez se merece toda una fiesta como la que tuvo lugar el pasado martes, víspera de la Mercé. Como un homenaje a los miles de barceloneses que a lo largo de un siglo han pasado por el local sito en Rambla Catalunya esquina con Aragò la familia Lafuente, actuales propietarios del Colmado, montaron un recorrido gastronómico desde la centenaria tienda hasta el nuevo local sito en la calle Aragó 241 en el que fue posible degustar las especialidades de los mejores chefs de Barcelona así como los exclusivos productos que han hecho de este Colmado un lugar de referencia en el escogido mundo de las delicatessen, desde el caviar de Riofrío procedente de Granada hasta los mejores ibéricos llegados desde Jabugo. Recorriendo los diversos chiringuitos del itinerario el paseante podía optar por ir probando los platos creados por Carles Abellán, Ramón Freixa, Carles Gaig, Mey Hofmann, Nandu Jubany, Joan Martínez, Xavier Mor, Xavier Pellicer, Marc Roca, Emili Sabadell y Jordi Vilà, regado todo con los mejores vinos y los cavas y champagnes de más nombre y calidad. En el Colmado Quílez desde siempre ha sido posible encontrar las conservas más exquisitas del mercado y los mejores vinos y espirituosos, hoy en sus estanterías es posible optar entre más de mil referencias de güisqui-la selección de este destilado más importante de Europa-o más de 300 de ron, y más de 200 referencias en aguas minerales entre las que destaca una única botella de Evian vestida por Christian Lacroix que se subastará próximamente en Barcelona con un precio de salida de 70.000 euros. Este Colmado centenario nació como horno de la familia Vilaseca en 1908, después pasó a ser confitería y en 1940 Julián Quílez al adquirirlo lo convirtió en el Colmado Quílez especializándose en latas y conservas, y es a partir de 1974 con su compra por parte de Andrés Lafuente que incorpora la botellería y poco a poco toda clase de exquisiteces gastronómicas. Ahora la vieja tienda cumple 100 años pero a pocos metros nace un nuevo Colmado Quílez donde en 500 metros cuadrados es posible encontrar todo aquello que puede hacer feliz a un buen gourmet.

Y aunque todavía estamos en setiembre la otra tarde nos reunimos en la prestigiosa tienda de decoración AZUL TIERRA para ver unas cuantas propuestas de decoración navideña. LINDT, la multinacional suiza del chocolate, nos citó para mostrarnos diversos bodegones de ambiente navideño donde el hermanamiento del chocolate con el mundo de la decoración de interiores hacia que estos productos derivados del cacao lucieran en todo su esplendor. Una rústica mesa navideña en la que resaltaban el intenso rojo de Lindor y los dorados de las estrellas nos daba la bienvenida, más allá topábamos con el salón Champs Elysées, un lugar para recibir a los invitados, donde la nota navideña la daban los azules de las cajas de bombones, al lado un pequeño mueble bar en el que en perfecto maridaje convivían los licores y la exquisitez de Lindor nos daba paso a la biblioteca Champs Elysées en la que poder apreciar los textos de los grandes escritores mientras saboreamos los bombones de Lindt. La estrella de las creaciones presentadas por Lindt es un portavelas rojo lleno de bombones Lindor y que una vez consumidos se convierte en un elemento decorativo lo mismo que la exagonal caja de bombones cuyo estuche se abre en forma de flor. Como siempre y en todas sus presentaciones Lindt nos ofreció su habitual sorpresa, en este caso consistió en ofrecer una año de chocolate gratuito a uno de los asistentes mediante un divertido juego de búsqueda de una cerilla oculta. Por desgracia no encontré la cerilla y me quedo sin un año de chocolate, ya saben que en época de crisis los bombones nos pueden servir de consuelo.

Justo al lado del centro neurálgico y administrativo de Barcelona, en la calle Jaume I, han desembarcado las exquisiteces del Piamonte italiano. Este sábado se ha inaugurado un coqueto y pequeño local en el que poder saborear tanto el café como los bombones y los helados que de manera artesanal nos llegan desde aquella parte de Italia. Cortaron la cinta, con la bandera italiana, el vicepresidente de la Región del Piamonte, Paolo Peveraro y Fabrizio Daniele, dueño del local junto con un montón de piamonteses que habían viajado hasta Barcelona aprovechando este evento. Fabrizio Daniele nos explicó que para ellos lo más importante es la calidad y para ello en DOLCEVITALY escogen con mucho cuidado y esmero los productos con los que elaborar sus delicatessen, cafés de Venezuela, pistachos sicilianos, avellanas del Piamonte, las mejores del mundo, la leche y los huevos de España conforman una materia prima con la que elaborar de manera artesanal los diversos cafés, bombones y helados. Esta empresa, que no tiene tienda abierta en Italia, está extendida por todo el mundo y es su objetivo que los barceloneses acudan a DOLCEVITALY no sólo para consumir allí los productos sino también para llevarlos a casa y compartirlos con la familia. La carta de productos es amplia con helados de más de cien sabores, diversos cafés en los que sólo se utiliza agua mineral Panna, bombones en los que el pistacho es importante y también la avellana cuya crema da lugar a un exquisito postre para tomar untado o simplemente a cucharadas. Los responsables de DOLCEVITALY quieren mantener la calidad de sus productos sin llegar a la masificación de las grandes marcas, este es uno de sus sellos característicos: la producción artesanal. Cuando después de haber probado varios de los productos que pueden degustarse en este nuevo rincón de Barcelona nos despedíamos de Fabrizio nos hizo notar que desde la pared nos miraba atentamente el desaparecido actor italiano Marcello Mastroianni quién es una especie de padrino y emblema para las gentes de DOLCE VITALY.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris