Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La parte por el todo  

El momento es ahora

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
domingo, 28 de septiembre de 2008, 07:11 h (CET)
Un estudio publicado recientemente por el hospital de San Juan de Dios de Esplugues de Llobregat concluye que sobre una muestra de jóvenes de edades comprendidas entre los diez y los catorce años es el suicidio la tercera causa de muerte.

El suicidio en sí es un fenómeno que está mucho más extendido en las sociedades desarrolladas (desarrolladas desde el punto de vista capitalista) que en aquéllas que no disfrutan de una circulación plena y activa en los mercados globales. También la inmigración es más elevada -obviamente-entre las sociedades con más recursos para la supervivencia.

En este sentido, son la inmigración y la tasa de suicidio dos indicadores del estado económicamente desarrollado de un país. El progreso tiene algunos requisitos que asoman en forma de conjetura, pero son únicamente observables desde la estructura. Estructuralmente podemos decir que no somos ya tan distintos de Alemania o Estados Unidos.

Pero, por otra parte, que el suicidio irrumpa con tanta fuerza en edades tan tempranas como las que entran en juego en el estudio que cito arriba es algo digno de ser examinado más detenidamente.

Es claro que el avance tecnológico ha cambiado -y en muchas ocasiones ha hecho tambalearse- las relaciones y la comunicación entre las personas. Esto provoca el nacimiento de nuevas formas de relación y comunicación, al mismo tiempo que anula otras que no tienen sentido en el nuevo contexto. El asentamiento de los nuevos hábitos es tan sólido que en unos pocos años los jóvenes no saben pensar de otra manera.

Lo que define el cómo estamos hoy es que cuando, efectivamente, nos dimos cuenta de que algo estaba cambiando, todo había cambiado ya. Toda la reflexión teórica y las propuestas prácticas se han elaborado a posteriori y no han supuesto más que parches y “supernanis” del caso concreto.

Estamos ofreciendo soluciones erróneas a los pequeños, de tal manera que algunos de ellos no pueden soportar el desfase entre la vida real y las estrategias para sobrellevarla. Éstos, a pesar de su corta edad son individuos incapaces de sobrevivir en la estructura social que les rodea, porque cada remedio les resuelve una única situación y no proporciona la manera de crear nuevos remedios.

Les atiborramos con pescado y más pescado, cuando piden a gritos que les enseñemos a usar la caña.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris