Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Zapatero desbarra para ocultar su responsabilidad

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 26 de septiembre de 2008, 08:56 h (CET)
Vamos, que estaba cantado, Blanco inició la campaña y, ahora, todo el Ejecutivo del señor Zapatero se ha sumado a ella. Para nuestro Presidente es evidente que le ha ido de perlas poder alegar la excusa, que estaba buscando como un desesperado desde que le sorprendió la crisis inmobiliaria, de que, en EE.UU, el gobierno de Bush haya tomado medidas de apoyo a determinadas instituciones, afectadas gravemente por la crisis de las sub prime. Este hecho les ha servido de coartada para intentar darle la vuelta a la tortilla acusando al sistema liberal, de libertad de mercado, de ser el causante del desplome mundial de la economía y, de paso, ensalzar las medidas proteccionistas de los socialdemócratas. Se ha olvidado de que, en la Inglaterra del señor Gordón Brown, socialista, la crisis también está cobrándose sus víctimas y en España, en la que durante toda la etapa de su gobierno se ha continuado favoreciendo, por el señor vicepresidente del Gobierno, señor Solbes, la economía de libre mercado como único medio de mantener saneada la economía de la nación vamos dando trompicones bajo la égida de los socialistas.

Ahora, después de haberse cansado de rectificar sobre la marcha, de decir hoy blanco y mañana negro, de negar la crisis porque no le interesaba reconocerla por cuestiones electorales y luego, tarde y a destiempo, decirnos que estábamos inmersos en ella; ZP ha creído encontrar la salida a sus problemas, dándole la culpa de todo lo que pasa a los EE.UU y al señor Bush ,con lo que se ha quedado descansado. Lo malo de todo ello es que las conclusiones que saca quedaron desautorizadas desde hace muchos años por el intervencionismo soviético, el que se practicó el comunismo en los países del Este y que dio como resultado el desmoronamiento de todo el imperio soviético. La miseria de aquellos países, como ocurre hoy con la situación de muchos de los países del Cono Sur, no se debe a que en ellos se utilice la economía libre de mercado, sino precisamente al agobiante intervencionismo del Estado que ha sido capaz de acogotar la iniciativa privada y ha conducido a países, como la rica Venezuela, rica en oro negro, a que en ella reine la más espectacular estrechez y penuria entre las clases tradicionalmente menos favorecidas y, todo el dinero de las exportaciones del crudo, quede acaparado en los bolsillos de la cúpula del poder, dirigida por el dictador Hugo Chávez.

En todo caso, lo que nos debería explicar el señor Zapatero es que, si tan listos eran, si tan poco confiaban en el sistema americano y si tan convencidos estaban de lo que se nos venía encima a causa de la ineficacia del sistema capitalista, ¿ cómo se puede entender que, en los casi cinco años que llevan gobernando, no hayan sido capaces de tomar un camino más seguro, o sea, aplicar su sistema infalible para que España se librara de caer en la “trampa” del sistema burgués capitalista? ¿No será más bien que se han pasado en sus promesas?, que esto de lo que está presumiendo: los 400 euros; los aumentos de gastos sociales en los casos de nacimientos de hijos, de suplementos de alquileres para jóvenes; las construcciones de viviendas subvencionadas que luego no se ocupan; los despilfarros de los fondos públicos para satisfacer la voracidad de determinadas autonomías, para que los apoyaran para seguir en el poder; en el innecesario y desaforado crecimiento de los funcionarios ( más de 500.000) para dar ocupación a todos los paniaguados del partido, como una forma de asegurarse sus votos; el incremento de costes en la Seguridad Social producido por la invasión de inmigrantes y las consecuencias inmediatas del agrupamiento social en las prestaciones médicas, con la consiguiente saturación de los servicios médicos, etc; sólo era un espejismo para venderse a los electores. Evidentemente, podríamos extendernos mucho más en la lista de ejemplos, pero los citados, por sí solos, son lo bastante representativos para poder afirmar que el Gobierno, utilizando la demagogia como arma de propaganda, se ha lanzado a repartir unos dineros de los que no disponía, partiendo de una errónea interpretación de lo que sería el crecimiento económico del país (recordemos que Solbes lo calculaba en un 3’3%).

La temeridad en el endeudamiento público; su retardo en reaccionar ante la crisis; sus oídos sordos ante las recomendaciones que se nos hacían desde el BCE y el FMI; sus erróneas medidas para intentar paliar los efectos de la crisis basadas en las subvenciones en lugar de en la reducción de las cargas fiscales y la liberalización de la actividad económica; su incapacidad para enfrentarse a la subida del crudo y su dependencia, cada vez mayor, de las naciones extranjeras para surtirnos de energías ( llegando al absurdo de dejar a un lado las centrales nucleares para comprar energía eléctrica a Francia procedente de una central nuclear situada en el sur del país). Todo ello, señores, toda su incapacidad como gobernantes y su fracaso como gestores ahora, a tiro pasado, pretende el señor Rodríguez Zapatero, el máximo responsable de la situación en la que se encuentra España en estos momentos, que se lo debemos a los fracasos del señor Bush. ¡Un poco de seriedad y un poco de respeto por la inteligencia y el sentido común de los españoles!, señor ZP; porque si, al señor Blanco, un iletrado con ínfulas de enterado, se le puede perdonar que lo diga, porque todos ya sabemos de su supina ignorancia, a un presidente del gobierno de España no se le puede aceptar que vaya intentando librarse de sus responsabilidades haciendo, como los soplones de la escuela que, cuando les van a castigar por una fechoría, se chivan al maestro dándole la culpa al otro “¡ La culpa es de Georg señor profesor!

Siga usted con sus ideas tercermundistas, siga con lo del intervencionismo estatal y siga sin reconocer que nuestro sistema financiero está tan tocado como cualquier otro y qu sólo acabamos de sufrir los primeros ramalazos de la crisis. Lo que nos queda por delante nos dará la medida de los resultados de esta política, fracasada en todos los países que la usaron, que pretende usted poner en práctica. Será por eso que, naciones tradicionalmente comunistas como Rusia y China, hayan evolucionado hacia un seudo capitalismo y también será por su repudio hacia el capitalismo el que, en estos momentos, ambas naciones, con muy buen criterio, se estén dedicando a comprar acciones de sociedades americanas y europeas a muy buen precio, esperando que, en un futuro, van a sacar beneficio. La crisis, como todas, pasará y, cuando concluya, no le quepa, al señor Zapatero, la menor duda de que volverá a resurgir, con igual pujanza, el sistema de libertad de mercado como único sistema de riqueza y progreso. Sólo las naciones que no hayan sabido afrontar la recesión con medidas adecuadas, como puede que sea la nuestra, y hayan preferido optar por cubrirse las espaldas con el caparazón de la tortuga inmovilista, representado por el intervencionismo estatal, se van a quedar, como ya ha ocurrido anteriormente, en el furgón de cola de la civilización.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris