Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Consejerías sin coche

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 25 de septiembre de 2008, 08:55 h (CET)
¿Saben, amigos lectores, qué es eso de la Semana Europea de la Movilidad? Eso es lo que ha pretendido explicarnos la consejera de Medio Ambiente del Ejecutivo de Herrera Campo. Nos inventamos semanas como si fuera una simple juerga. La semana sin humo y…los fumadores fuman como corachas. Semana sin coches…y como cualquier día. El día de la bici…y salen cuarenta o cincuenta con ella en una ciudad de quinientos mil habitantes, por ejemplo. Son claros ejemplos de que nos da lo mismo lo que se diga desde las instituciones. Eso es para los demás, pero no para uno mismo. Nos recuerda la plática del cura consejero o del médico fumador: “haga usted lo que yo digo y no haga lo que yo hago”.

Viene lo expuesto a cuento porque la Junta de Castilla y León pide compartir coche para contaminar menos. Sí señor, muy buena idea. No seremos nosotros los que nos opongamos a ello, pero los consejos deben empezar por uno mismo, para que no nos comparen con el cura o el médico del ejemplo. María Jesús Ruiz sabe más que las ratas de sacristía. Nuestra consejera de Medio Ambiente y, a la vez, vicepresidenta primera del Gobierno Herrera ha presentado la campaña “¡No contamines. Júntate!” Todo ello, dentro de la Semana Europea de la Movilidad.

¿Y qué pretende María Jesús? Pues muy sencillo. Pretende reducir el uso del vehículo privado, y que descienda la contaminación, mediante la reducción de la emisión de gases. Hasta ahí, todo muy bonito. Incluso pretende que los trabajadores de la consejería rellenen un formulario comprometiéndose a compartir el vehículo para llegar a su puesto de trabajo. ¿Afecta esa medida a los apoltronados altos cargos de la Junta de Castilla y León?

Según la consejera de Medio Ambiente del Ejecutivo regional de Herrera Campo hay que “concienciar a la sociedad de la necesidad de restringir el uso del vehículo”. Estamos convencido que la ‘dama de hierro’ de Herrera acudirá al trabajo en autobús, andando o con otros tres o cuatro consejeros para dar ejemplo, además de desplazarse hasta Soria en transporte público.

Solo con paralizar los coches oficiales de la Junta de Castilla y León y obligar a los consejeros, viceconsejeros, secretarios generales, directores generales de todas consejerías, delegados territoriales y sus correspondientes secretarios generales a compartir vehículo ahorraríamos una parte muy importante de los presupuestos generales de la comunidad. Piensen que son muchos gastos inútiles: chófer, carburante, puestas a punto, miles de viajes individuales al cabo del año, desplazamientos inútiles teñidos de trabajo, viajes innecesarios a buscar a altos cargos a otras provincias y a su propia casa…

María Jesús Ruiz podría empezar por ordenar que los conductores del parque móvil no se desplacen a recoger a su casa a los altos cargos de las consejerías. Viajes inútiles y chulescos que son muy mal acogidos por la ciudadanía que lo presencia a diario, donde los citados conductores esperan horas y horas hasta que el ’señorito’ baja de su casa. Eso sí, suelen hacerlo cuando los vecinos salen de sus domicilios o pululan por las escaleras de la comunidad. Hay que dar a entender que uno es director general, secretario general o consejero. ¡Muchos son ruines y vulgares hasta para eso! Lo que no entendemos es por qué lo consiente Juan Vicente Herrera, todavía presidente de la comunidad.

Si alguien se molesta en contar directores generales y coches oficiales comprobará que Castilla y León despilfarra en exceso, en busca de un lucimiento que no genera rendimiento más que para el afectado o afectada. ¿Por qué hay que ir al pueblo a buscar a un consejero o director general? Lo normal es que vaya en su coche a trabajar y, a ser posible, en coche compartido como pide la consejera. Otra cosa es cuando hace un desplazamiento a un acto oficial desde la propia consejería, donde sí procede el coche oficial; aunque puede evitarse. Lo que no es de sentido común es que vayan en coche oficial a almorzar, pues supone pasarse de castaño oscuro.

Diga lo que diga la consejera de Medio Ambiente de Castilla y León es una mala costumbre que acompaña a todos políticos, sin distinción de ideología. Lo mismo da que se pertenezca a un Gobierno regional que al central. En ese sentido, cortes y patronajes no difieren. Todo ello nos recuerda al que fuera ministro de Hacienda, José Borrell, cuando explicaba el momento en que había perdido el coche oficial como ministro y las sensaciones. Muy gracioso él, todo hay que decirlo. No es fácil acabar con esas prácticas porque, como dice el refranero: “junto al buey viejo aprende a arar el nuevo”.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris