Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

El Consejo se despide

Pascual Mogica
Pascual Mogica
jueves, 25 de septiembre de 2008, 08:55 h (CET)
Dice el artículo 6.1 del Código Civil: “La ignorancia de las leyes no exime de su cumplimiento”. Está claro que los españoles estamos obligados a observar y respetar en todo momento lo que las leyes dispongan, pero lo sorprendente es que algún juez, en esta caso una juez, se pase una ley por el arco de triunfo y decida que su obligación no es respetar y aplicar una norma legal sin que pase nada en absoluto.

Los miembros Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), han decidido despedirse a bombo y platillo culminando, con algo que nadie puede entender, más de dos años de interinidad durante los cuales se ha puesto en evidencia, en más de una ocasión, el deterioro por el que atraviesa el sistema judicial español, deterioro al que en mi opinión, y haciendo uso de mi libertad de expresión, han contribuido en gran medida los componentes del CGPJ.

La decisión del CGPJ de retirar la sanción de 305 euros, una millonada, a la juez de Denia que se negaba, y temo que después de esto se seguirá negando a casar a personas del mismo sexo, por el hecho de haber criticado al Gobierno y a la Fiscalía en relación con las bodas de parejas homosexuales, no es para mi lo más relevante de este caso, sabido es la mayoría conservadora que el CGJP he tenido hasta ahora, por tanto esta decisión no puede extrañar a nadie. Lo lamentable es que una juez se haya negado a dar cumplimiento a un artículo del Código Civil, concretamente al artículo 44 párrafo dos que dice: “El matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos cuando ambos contrayentes sean del mismo o diferente sexo”. Lo que este artículo ordena es que dos personas de diferente sexo tienen derecho a contraer matrimonio ante el juez y esta juez no acató esa orden teniendo que ser obligada por el Tribunal Superior de Justicia a inscribir la unión de dos homosexuales. Que yo sepa esta juez no ha sido sancionada por su negativa a celebrar esa boda y si no lo ha sido ¿cómo es posible que a un ciudadano que pueda cometer una falta penalizada en una ley que el no conoce y por tanto no actúa, por ese desconocimiento, como elemento preventivo para evitar que el delito se cometa, se le condene?

Yo creo que el no aplicar sanción alguna a la juez por su negativa es algo que no le hace ningún bien al conjunto de la justicia, como creo que los miembros del CGPJ cuya función está a punto de acabar, y cuando hablo de esos miembros me estoy refiriendo a los que votaron a favor de levantarle la multa a la juez, se han despedido cubriéndose con la misma “gloria” de la cual disfrutaron durante su mandato.

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris