Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Opiniones de un paisano  

El país como una patena

Mario López
Mario López
jueves, 25 de septiembre de 2008, 08:55 h (CET)
En los últimos días los españoles estamos asistiendo a dos fenómenos que posiblemente estén relacionados entre sí, aunque no necesariamente: el golpe final del Estado al entorno de ETA y el recrudecimiento de la acción terrorista.

Si nos tenemos que guiar por lo que nos dicen nuestros responsables políticos, este es el camino adecuado para acabar con la violencia en el País Vasco en particular y en el conjunto del Estado en general. La tesis que sustenta esta creencia es que la policía acabará deteniendo a todos los etarras, la Justicia los meterá en la cárcel y, todavía no se sabe quién, les vigilará durante los veinte años siguientes a su puesta en libertad tras haber cumplido sus condenas. Al mismo tiempo, los doscientos mil vascos partidarios de las organizaciones de izquierda abertzale ilegalizadas irán entrando en razón y, más pronto que tarde, acabarán dando su voto al PNV, al PSOE o al PP. Por otra parte, el TC está creando una doctrina a partir de sus sentencias condenatorias de las Gestoras pro-amnistía, ANV y PCTV, así como de la prohibición de la consulta de Ibarretxe; doctrina que se acabará de enriquecer con la más que probable declaración de anticonstitucionalidad del Estatut de Catalunya. Unido a todo esto y a resultas de la crisis, el Gobierno ha tomado iniciativas de la índole de facilitar créditos a la patronal y prever la posibilidad de rebajarles los impuestos en caso de que la crisis repunte; mientras tanto, al trabajador en paro y al ciudadano arruinado por su hipoteca se les hace saber que el Gobierno nada puede hacer, pero se les pide que no desfallezcan y que confíen en la providencia. Y, por supuesto, para los inmigrantes el Gobierno tiene un plan “retorno” de chuparse los dedos. Bien, en un pis-pás nuestros administradores han puesto el país como la patena. Saneada la economía de los ricos, conjurada la amenaza inmigratoria, reducida la subversión nacionalista en el gueto de la inexistencia práctica y puesta la clase trabajadora en manos de la providencia, sólo nos queda celebrar las próximas fiestas navideñas con el entusiasmo que la situación merece, como en los mejores tiempos del invicto. Yo intentaré hacerlo en otro país; éste se me antoja demasiado perfecto para mí.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris