Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Eutanasia infantil

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
jueves, 25 de septiembre de 2008, 09:29 h (CET)
Las instituciones pro vida han luchado por divulgar que "el feto concebido en el seno materno" es un bebé, cavilando que así preservarían la existencia del niño. Pero nos encontramos en una cultura de la muerte: "es un niño, ya lo veo en la ecografía, pero matarlo es bueno, compasivo y necesario", se afirma. No se puede dudar nunca de la naturaleza humana del nasciturus, al aportar las ecografías y los datos hereditarios. El ADN de la criatura es diferente a la de los progenitores, no forma parte de la morfología de la mujer, es un ser humano diferente. Como obstaculiza las opulencias, debe exhalar el último suspiro. Porque la cultura occidental está preparada para asesinar pequeñuelos, los que están por germinar y los ya paridos. Se torna al infanticidio.

Fue el judeocristianismo quien condenó el asesinato de niños inocentes e indefensos. Al igual que había latrocinios, homicidios y abusos sexuales, a pesar de estar vedados, de la misma forma había infanticidios ilegales. En el Occidente cristiano eran acciones criminales, algo de lo que no se podía estar jactancioso y por lo que se condenaba, esto es, lo opuesto a la cultura de la vida.

Acomodando los apuntes de una investigación anglosajona a las estadísticas de los mas de 100.000 abortos ejecutados en España, ascendieron a unos 166 los niños que subsistieron a la interrupción voluntaria del estado de gravidez (asesinato) y que se abandonaron para que agonizaran en las chiringuitos abortistas, dejándolos sobre una zona de metal gélido. La mitad expiraron en una hora, aunque un pequeñuelo se rezagó diez horas hasta el último suspiro. Con el pretexto de consentir unos pocos abortos (asesinatos) de "bebés seriamente malformados", en España se mataron chiquillos porque tenían enanismo o síndrome de down.

La eutanasia (crimen) a los recién germinados se anuncia en el boletín de bioética Hastings Center Report. Los facultativos neerlandeses inmolan bebés porque padecen mucho o porque no gozarán de una buena calidad de vida. Nadie titubea de que son seres humanos. Pero ya no pasa nada por cortar el hilo de la vida a las criaturas, por perpetrar infanticidios.

En el año 2002 se aceptó, en el Parlamento de Holanda, una ley que consiente a los doctores ejercer la eutanasia o cooperar al suicidio socorrido de enfermos mayores de 18 años y que la pidan de forma "explícita, razonada y repetida". En Holanda son ejecutados, a través de la eutanasia, unos 20.000 mortales anualmente; son chiquillos, longevos o pacientes en estado de coma. La eutanasia estaba prohibido ejecutarla a los menores de 12 lapsos de tiempo en todo el orbe. En la actualidad, en Holanda, se puede suministrar la eutanasia (crimen) a todos los seres humanos germinados, tanto niños como longevos.

Todos los mortales que aún cavilan que asesinar niños es inicuo, deben descubrir armas para extirpar de la sociedad la eutanasia infantil. Todo está preparado para su regreso, si una fuerte cultura de la vida, no lo ataja.

____________________

CLEMENTE FERRER ROSELLÓ. Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad. Madrid.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris