Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El atropello

Elisa Gilabert
Redacción
jueves, 25 de septiembre de 2008, 09:29 h (CET)
La próxima vez me pediré sino puedo evitarlo, ser victima en un accidente de trafico, suena macabro ¿ no es cierto?, no pretendo como es obvio minimizar las graves secuelas físicas psíquicas y morales que padece una victima de accidente de trafico y sus seres queridos, sino poner de manifestó el agravio comparativo que sufren las victimas de errores médicos en España, máxime si como en este caso se trata del ámbito de la medicina privada por tratarse de negocios de compañías medicas, donde las compañías y mutuas de seguros que en su caso deberían asumir la responsabilidad civil derivadas de dichos errores médicos, forman un conglomerado de yo me lo guiso yo me lo como.

Pues bien, al igual que las victimas de un accidente de trafico, sufren las mismas tragedias, pero con el agravante que en los casos de atropellos médicos, se produce una doble victimización al entrar en funcionamiento mecanismos por todos conocidos que como bien exponía el articulista en este periódico Paco Mila , de “complicidad, oscurantismo y corporativismo absurdo, que solo persigue tapar errores “no aptos”, para defender al gremio”, esto no producen sino mas daño físico y moral a la victima de dichos errores, físico por cuanto difícilmente otro medico atiende adecuadamente las secuelas derivadas del error de un compañero, calificando el tema de “marrón de paciente". De tratarse de un accidente de trafico , o de cualquier otra naturaleza me consta que el mismo medico pone todo su saber y pericia en ayudar a dicha victima, y moral por cuanto tiene que probar en una materia que le es ajena, una ciencia cuya sola terminología es de difícil comprensión para la mayor parte de los mortales, que se cometió tal o cual error y las secuelas derivas del mismo para la victima de dichos errores, enfrentándose al corporativos del gremio y aun sistema judicial que en el mejor de los caso lo limitara a una cuestión puramente económica, si es que la denuncia no se archiva precisamente por la dificultada de probar que hubo errores, dándose el caso extremo de que la victima de error medico no tiene un seguimiento de sus lesiones como cualquier victima de accidente de trafico, o que un medico forense se siente mas próximo al gremio que a la ciudadanía que paga su salario cada mes, retrasando una instrucción mas de 5 años conviviéndose así en cómplices, al igual que los que presencian un atropello y no se detienen a auxiliar al accidentado.

Noticias relacionadas

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo

Observaciones singulares

No basta con hablar de encuentros, es necesaria una mayor discriminación de los contendios tratados

Mantenerse en sus trece

Es triste contemplar la terquedad y cabezonería de los políticos y su incapacidad de dialogar ni de buscar puntos de encuentro
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris