Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

Pan y juegos. Hoy como ayer

José Vicente Cobo
Vida Universal
miércoles, 24 de septiembre de 2008, 06:58 h (CET)
Los grandes eventos deportivos como el campeonato de Europa de Fútbol o las recientes Olimpiadas tienen una tradición muy antigua y una procedencia, Roma. Si bien es cierto que el Fútbol tiene su origen en las Islas Británicas, y las Olimpiadas en Grecia, fue en la antigua y catastrófica Roma donde ya El Cesar Augusto en el año 27 a. de c. pensó que los Grandes Juegos serían una buena solución para entretener al pueblo haciéndoles olvidar su descontento, a la vez que aprovechaba el evento para repartir alimentos entre los asistentes y ahorrarse así los costes de los puestos de entrega de suministro. Las luchas entre gladiadores y las carreras de cuadrigas conseguían en aquel entonces reunir a 50.000 personas en el Coliseo de Roma. Está claro que fueron los cimientos para futuros espectáculos multitudinarios.

Hoy no es diferente, muchos verán el paralelismo. En la actualidad a través de los medios de comunicación se entretiene a pueblos enteros, la masa de la gente se sienta ante el televisor eufóricamente y se les distrae de las necesidades que existen en el mundo, al igual que ocurría por aquel entonces en Roma. Así se celebran goles y records y se sigue la moda y el estilo de las mujeres de los futbolistas. Mientras tanto en otras partes de la Tierra las personas pasan hambre o mueren a causa de catástrofes naturales. Pero en esos momentos todo sufrimiento ajeno se desvanece totalmente, ya no se percibe en absoluto lo mal que le va al otro, lo que cuenta son los juegos.

Unas pocas semanas antes del campeonato de Europa de Fútbol, hubo un grave terremoto en China donde se calcula que murieron unas 78.000 personas, más de 5 millones de hogares fueron totalmente destruidos y 6 millones tenían daños muy graves. Todas esas personas sin techo estaban alojados en campamentos en su mayor parte inundados por las lluvias. Mientras la gente enloquecía en Europa con los partidos de Fútbol, en otra parte de la Tierra había un sufrimiento infinito.

Para algunos ha sido el verano de los deportes, pero para otros ha sido el verano del sufrimiento y del dolor. ¿Es posible acaso imaginar como puede sentirse alguien que ha perdido su casa, sus bienes, su familia en una parte de la tierra sabiendo que la compasión de la humanidad se reduce a un torneo deportivo donde se decidirá únicamente quien es el mejor de todos?

Sin embargo en la vieja Europa de mayoría cristiana sabemos que Jesús de Nazaret no trajo a los hombres pan y juegos, sino que trajo una enseñanza viva, Su Sermón de la Montaña y los 5 principios de la Igualdad, Libertad, Unidad, Fraternidad y Justicia, que conforman muy posiblemente La Clave de una vida feliz para todos. Pero las iglesias institucionales miran hacia otro lado ante las catástrofes y desgracias humanas aunque dicen ser seguidores del nazareno, ¿cree usted que deberían seguir llamándose cristianas?, ¿Debemos las personas del primer mundo cómodo y abundante seguir llamándonos cristianos o no sería ya hora de reflexionar sobre nosotros mismos y sobre el edificio de dogmas, ritos, cultos, liturgias y un sinfín de tradiciones paganas? Todo ello ha sido superpuesto a las palabras sencillas de Jesús, que apenas cuestionamos y dicen: «Lo que no quieras que te hagan a tí, no se lo hagas tampoco tú a nadie» y que también se pueden expresar diciendo «Haz a tu prójimo lo que te gustaría que él hiciera para ti»

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris