Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Otegi, el libertador

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
martes, 23 de septiembre de 2008, 09:06 h (CET)
Lo de Otegi es para nota, pero para nota mala. Algo así como: “muy deficiente”. A este personaje le han aturdido durante su tiempo en prisión. Por cierto, un tiempo que ha servido para que pierda peso entre la izquierda abertzale. Ni siquiera ha sabido ganarse a los presos etarras. Eso quiere decir que no pinta nada en el ámbito abertzale.

Nos llama la atención que Otegi siga hablando de retos. Y que entre ellos hable de conseguir las condiciones para volver a negociar, así como recobrar el proceso de negociación partiendo de lo acordado con el Gobierno Rodríguez. Este personajillo del mundo abertzale se ha vuelto loco o el speed del que abusa se lo han adulterado de mala manera. ¿Pero dónde se cree que está? Ni va a trabajar por el mundo abertzale, ni tiene ya peso entre los suyos. ETA le ha dejado a los pies de los caballos y no cuenta con él.

Se ha pasado tres pueblos al aludir a la negociación. Una negociación que constituyó el gran error del presidente Rodríguez y de su obediente ‘muñeco bailarín’, Chuchi Eguiguren, así como la acción vehicular de todas sus mentiras. Ni habrá negociación, ni volverán a crearse las condiciones para ello; no obstante, hay que estar vigilantes para que el socialismo vasco no intente movimientos que solo conducen a revitalizar a ETA y a hacer creer a la banda asesina que puede negociar con los Estados español y francés en plano de igualdad.

Eso del “…proyecto político atractivo que lleve a Euskal Herria a ser un Estado” me suena a estupidez y a ignorancia. A ETA no le interesa nada del País Vasco, salvo la represión y el sometimiento de los “vascos y vascas”, como diría Ibarreche. Y para ello tienen que seguir engañando a cuantos se ponen por medio; por cierto, bastante fácil en la actualidad al ‘tropezar’ con la generación LOGSE, más dada a actuar de becerro que a pensar y a trabajar por el desarrollo de España y del País Vasco.

Irlanda y Escocia no tienen nada que ver con la realidad vasca. Eso prueba la ignorancia y el desconcierto que atesora Otegi. El independentismo vasco es una patochada de grueso calibre, a la que solo aluden ‘despojos’ como Otegi y demás miserables que aún creen en las posibilidades del mundo abertzale, ERC y poco más. Decía R. Tagore que la diferencia entre lo sutil y lo vulgar no está más que en la ignorancia que acompaña a cada uno.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris