Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

La crisis y punto final

Mario López
Mario López
martes, 23 de septiembre de 2008, 09:06 h (CET)
Las medidas contra la crisis disparan las bolsas, restan poder adquisitivo a la clase media y dejan en bancarrota a millones de familias hiperendeudadas. La crisis de un sistema se puede resolver de dos maneras: mejorándolo para el conjunto de la sociedad o magnificando la grieta que separa a los afortunados de los más desfavorecidos.

Una vez más se ha vuelto a optar por la segunda salida. Es lamentable que, aún cuando en países tan poco sospechosos de socialistas como EEUU se han llevado a cabo importantes nacionalizaciones, no se haya procedido por parte de los gobiernos a una exhaustiva intervención de los mercados, tomando definitivamente al toro por los cuernos, actuando contra los paraísos fiscales, los especuladores y el crimen organizado con el mismo rigor que se está llevando a cabo en España la eliminación de la izquierda abertzale vasca. Si pusiera ese mismo empeño el Gobierno español en la erradicación del crimen, el fraude y la especulación, con toda seguridad estaríamos vacunados contra la crisis por muchos años, veríamos aumentar la calidad de vida de todos los trabajadores, alcanzaríamos el pleno empleo y el Estado volvería al superávit. Pero está visto que nuestra democracia es sierva de demasiados señores. En lo político, aún tenemos que tributar al franquismo y, en lo económico, a la oligarquía transnacional amén de a los caciques nacionales y la iglesia. Una democracia no puede tener servidumbres, pero cuando se ha pasado durante años por la historia de puntillas, poco nos queda por hacer y aún menos que esperar. Seguiremos jugando a ser demócratas hasta que el aburrimiento inherente a cualquier juego insustancial termine por disuadirnos de acudir a las urnas. Y no será porque la ciudadanía no lo haya denunciado antes. Entonces, habrá que ver a quién se le hecha la culpa.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris