Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

Alfombra roja en Barcelona

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
lunes, 22 de septiembre de 2008, 07:35 h (CET)
Este fin de semana Woody Allen y su séquito han llenado nuestras horas, tanto las de asueto como las de trabajo. Comenzamos el jueves con una rueda de prensa en el Café Vienés del Hotel Casa Fuster que este año celebra el centenario de la construcción de este edificio modernista. En ella Eddie Davis y Conal Fowkes, banjo director y piano de la banda de Woody, presentaban las actuaciones que durante este fin de semana han realizado en este escenario donde ya triunfaron el pasado año, y lo mismo que pasó entonces nos anunciaron que también ahora habrían algunas sorpresas durante sus actuaciones y que generalmente las mismas terminarían en un jam con algunos de los músicos catalanes que tocaron con ellos hace algunos meses. Aprovecharon la ocasión para anunciar la próxima aparición de un DVD grabado durante uno de sus conciertos en este local, grabación en la que podrán verse y escucharse diversas sorpresas entre ellas la intervención del cineasta neoyorquino. Al día siguiente decidí hacer un alto en mi caminar por el Paseo de Gracia y entrar a tomar una copa en el Café Vienés encontrándome con la grata sorpresa de ver que Mister Allen estaba ensayando con sus músicos, justo después de haber llegado del Festival de Cine de San Sebastián donde había presentado su película “Vicky Cristina Barcelona” y es que Woody es un trabajador incansable y no puede dejar de tocar el clarinete ni siquiera cuando anda por el mundo promocionando alguno de sus films. En mitad del ensayo y tal y como si fuera una guión escrito por el mismo Allen apareció en el local una comitiva nupcial que ante el insólito espectáculo de tropezar con el cineasta y su mítico clarinete permanecieron en el Café durante algunos minutos escuchando embelesados las notas que Allen iba sacando a su instrumento, si la cara de la joven novia, vestida por María LLuisa Rabell, era de sorpresa ante aquel inesperado regalo en el día de su boda Woody sonrió por primera vez durante todo el ensayo mirando aquella comitiva que vestía de gala y no sería extraño que en un futuro guión Allen se acuerde de este hecho. Encontré entre los sorprendidos asistentes a la cantante Guillermina Motta de quién hacia tiempo no sabía nada la cual me dijo que había decidido permanecer apartada de los medios de comunicación, dichosa ella que puede.




Woody Allen en el Café Vienés.


El sábado por la mañana tocó madrugar para acudir a la rueda de prensa en la que el director junto con Javier Bardem iba a hacer la presentación de la película ante la prensa barcelonesa y aunque todos los colegas fuimos muy respetuosos y educados no hablando para nada de ese millón y medio de euros que, vía subvención del Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Catalunya, han servido para sufragar parte de los gastos del rodaje de “Vicky Cristina Barcelona” todos entendimos que lo más lógico era que la presentación oficial del film, al margen de los festivales, se realizara en el escenario natural de la película, Barcelona. Tanto Bardem como Woody Allen se mostraron receptivos con las preguntas de los periodistas, incluso Bardem estuvo relajado y me contestó en catalán diciendo que lo entendía y lo hablaba un poco, Javier conoce muy bien esta ciudad donde ha pasado muchos años de su vida de manera intermitente ya que tenía una novia catalana y me consta que en ese tiempo Javier hizo muy buenos amigos en esta ciudad que sigue manteniendo. Pero lo bueno dura poco y una secretaria cronometro en mano dio por finalizada la rueda de prensa a los escasos treinta minutos de haber comenzado las preguntas, todos nos quedamos con la miel en la boca y con ganas de saber muchas cosas más y creo que tanto actor como director, a los que acompañaba el productor Jaume Roures, hubieran seguido conversando con nosotros mucho más tiempo, unos para promocionar su trabajo y el dueño de los dineros para convencernos de que el producto se vende bien. Pero como dice el refrán “donde hay patrón no manda marinero” y esta vez los papeles estaban cambiados y el de “patrón” le había correspondido a una secretaria llegada de la meseta y con pinta de sargento de la legión dado que ante la multitud de periodistas que allí estábamos alguien debió creer que era necesaria una mano firme. Se equivocaron en esto y en la organización que fue nefasta, ya que cada cinco minutos cambiaban de opinión acerca de cómo iba a funcionar la rueda de prensa.




Fotograma de la película Vicky Cristina Barcelona.


Todos preguntábamos por las chicas de la película y más cuando los rumores indicaban que Pe y Scarlett de haber estado allí podían haber llegado a tirarse del moño por una simple cuestión de celos. Estos celos quedaron desmentidos cuando Mister Allen nos aseguró que Scarlett no había podido acudir a Barcelona por estar “haciendo algo mejor”, el señor Roures afirmó que Penélope llegaba a última hora de la tarde para poder pisar la alfombra roja y que Scarlett y Pe habían hecho juntas y como buenas colegas toda la campaña promocional americana lo cual me parece lógico pues dudo que Penélope lo pudiera hacer por si sola. Pero la sorpresa estalló cuando una garganta profunda nos contó que la chica Almodóvar había convocado a través de sus representantes yanquis a diez medios, dándoles un tiempo de diez minutos a cada uno de ellos. Por cierto, entre los convocados no había ningún diario exclusivamente digital y ya es raro esto cuando en USA son sabedores de la importancia que los medios de este tipo están alcanzando, al parecer ni Pe ni sus asesores se han enterado. Mi súbita extrañeza ante la ausencia de la actriz en la rueda de prensa y su posterior e inmediata aparición en una suite del Hotel Arts me llevó a preguntar al productor Roures por el tema, su respuesta, cuando hacia escasos minutos que había afirmado que Penélope a esas horas todavía no estaba en Barcelona, fue tajante, Mediapro no sabía nada del tema y él creía que podría ser algo relacionado con la publicidad de Mango o l’Oreal. Pero ya lo ven no era nada de eso, esta chica quiere ir por libre y que nadie le haga sombra, ni tan siquiera su supuesto novio. A los que si que hay que felicitar es a los abogados de Pe que han conseguido un contrato en el que incluso golean al listo gabinete jurídico de Mediapro.

Y por fin llegó el tan esperado momento de pisar la “red carpet” instalada en L’Auditori pero el desmadre y el caos que habíamos vivido durante la rueda de prensa siguió y en esta ocasión corregido y aumentado, un ejército de trajeados jóvenes y guapas muchachas en trajes de noche no sirvieron para nada, al menos para el gremio de los informadores ya que nos llevaban de una entrada a otra en busca de unas acreditaciones que nunca nos dieron. Finalmente nos colocaron entre cuatro vallas, tal cual como si fuéramos ganado en un corralito para desde allí hacer nuestro trabajo. Mis años de experiencia me sirvieron para escapar de aquel improvisado campo de concentración de las vallas y poder estar en primera fila entablando conversación con muchas de las personalidades y famosos que poco a poco iban entrando. Inauguró la pasarela la madre de Javier, esa madre coraje que es Pilar Bardem elegante , en tonos grises y con todos sus amuletos al cuello, se la veía contenta y tan simpática y sonriente como en ella es costumbre, el gremio de los políticos lo inició Miquel Iceta que se escapó de la alfombra roja y entró por la puerta de atrás, también hablamos con la “consellera” Montserrat Tura y el “conseller” Baltasar, Artur Más acompañado como es habitual por su esposa Helena, todos ellos traían la lección bien aprendida, como debe ser, y defendían la inversión de dinero público en esta película por los muchos beneficios que creen puede dar a Barcelona. Aunque el alcalde Jordi Hereu no acudió a la fiesta en señal de luto por las dos muertes que un accidente de autobús había causado ese mediodía sí que lo hicieron la Ministra de Defensa, Carme Chacón, y el President Montilla que declinaron hablar ante la prensa pero estuvieron muy sonrientes. Del gremio periodístico compañeros como Antoni Bassas que actuaba de maestro de ceremonias del acto, Mari Pau Huguet que me contó que puesta a elegir optaría por Woody Allen para mantener una larga conversación y con Javier Bardem para otros asuntos, y la nueva y flamante directora de TV3 Mónica Terribas a quién también la pareció una buena idea la de subvencionar la cultura. Del mundo del espectáculo estuvimos hablando con el joven actor Julio Perilla que tiene un pequeño papel en el film donde intenta ligarse al personaje interpretado por Scarlett aunque nos dijo que en la vida real no lo haría ya que se acaba de casar e iba acompañado de su esposa, el cantante Sisa, pregonero de las fiestas de la Merçe, pasó como una exhalación lo mismo que Javier Mariscal, los del Tricicle llegaron por separado aunque faltó Paco Mir, que también sale en la película, Mir está de vacaciones según sus compañeros, que eran los que estaban de vacaciones cuando él rodó la película, o sea que de tres sale uno y el que sale no vino. Aplausos y ovaciones anunciaban la llegada de alguien grande, y no era Pe, aunque también sale en la película, era La LLoll, actriz catalana, fan de Javier Bardem de quién en la película es una seguidora bohemia. Aunque todos los que estaban eran, noté muchas ausencias, espero que se debieran a que, afortunadamente, los actores y actrices catalanes tienen mucho trabajo ya que si estas ausencias han sido debidas a algún olvido por parte de la organización no tendría ningún perdón quién se haya encargado de la lista de invitados.

La traca final llegó tarde y anunciada por el griterío de las fans que se arremolinaban detrás de las vallas para atisbar aunque fuera el más mínimo esbozo de alguno de sus ídolos. Posaron para la posteridad y para la prensa Javier Bardem de oscuro con traje y camisa clara, sin corbata, Woody con su vestimenta habitual, nada de lujos, y Penélope Cruz con un vestido largo negro, escotado y que no he encontrado en los catálogos de Mango, podría ser por las hechuras un modelito de Christian Dior, pero las prisas del último momento hicieron que ni tan siquiera ese frívolo dato nos pudiera ser facilitado por una de las encargadas de prensa. La tan esperada foto de Pe y Ja juntos no se ha producido hasta ahora, Woody Allen hacia de mampara separadora mientras los tres posaban para los compañeros gráficos, lo que no sé es si en el transcurso de la noche, o sea mientras estoy escribiendo, algún fotógrafo habrá conseguido la tan deseada foto, la verdad es que el esfuerzo y sacrificio de estos profesionales se merece esto y más, pero lo veo difícil, incluso llego a dudar de que esa relación de la que se comenzó a hablar justo cuando comenzó el rodaje de la película sea cierta.

Una de las personalidades más aplaudidas de la noche fue Pascual Maragall quién acompañado de su esposa Diana esperó a la puerta de la sala en que se iba a estrenar la película la llegada de Javier Bardem y Woody Allen, Javier al verle se acercó y departió con él unos minutos, Woody al serle presentado como ex alcalde de Barcelona le preguntó sonriente: “¿Y por qué dejó este trabajo?” la respuesta de Maragall, que no pude escuchar, hizo reír a carcajadas al director neoyorquino que esa misma tarde también había acudido a sus “clases” de clarinete al Café Vienés donde había hecho una jam junto con Biel Ballester a quién Woody le manifestó que “dada su manera de tocar la guitarra era lo más cercano que había estado del mítico Django Reinhardt”. Pascual Maragall utilizará estas conversaciones con los cineastas Bardem y Allen en el documental que sobre él y su enfermedad está preparando Carlos Bosch el que fue director de “Balseros”.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris