Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Laicidad positiva o sana laicidad

Jesús Domingo Martínez (Gerona)
Redacción
domingo, 21 de septiembre de 2008, 12:29 h (CET)
En su viaje a Francia, el Papa Benedicto XXI, se ha referido en más de una ocasión a la compatibilidad del la laicidad o laicidad positiva con la fe. Algunos han interpretado que con esto reprocha la actitud del episcopado español con respecto a la actuación política del Gobierno encabezado por Rodríguez Zapatero. Pienso que esta interpretación está lejos de la realidad, el Papa se refiere a la laicidad, que implica la participación de los laicos en la vida pública y que permite la práctica religiosa pública, con la que se muestra respetuosa y la apoya. El laicismo que nos están imponiendo y con el que no están de acuerdo los obispos es con el laicismo negativo o radical, cuya característica más sorprendente es su tendencia a sustituir la vieja teocracia por ideocracias. Estas son especies de religiones incompletas, sin Dios y sin vida después de la muerte, pero que quieren ocupar en las almas de los ciudadanos el lugar de una fe que entienden desaparecida o en trance de serlo.

Estas religiones que intentan, por ejemplo, de diseñar unas "Navidades laicas" o en sustituir las celebraciones cristianas (bautismo, primeras comuniones, matrimonios, etc.) por celebraciones civiles. El objetivo es desencadenar un proceso de nuevo "fundamentalismo" que arroja los valores morales o religiosos fuera del ámbito de lo público. Este es el laicismo que se nos está imponiendo, laicismo que, como se ve, dista mucho de la sana laicidad a la que se refiere Benedicto XXI y con la que está de acuerdo el Presidente francés.

Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris