Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Del cabreo del presidente Revilla

Mario López
Mario López
sábado, 20 de septiembre de 2008, 22:35 h (CET)
Me siento desazonado. Con el buen rollo que siempre ha mostrado el presidente de Cantabria, señor Revilla, en estos últimos días sólo veo fotos de él en las que aparece hecho una furia. Le han sacado de quicio a cuenta de sus devaneos juveniles.

De jóvenes todos hemos hecho auténticas barbaridades y entre ellas, sin duda, las más memorables -a la par de inconfesables- las que conciernen a nuestras pudendas partes, las cuales hemos expuesto ante inciertos personajes en lugares nada recomendables y a deshora. Pero es que la juventud es como es ¿Qué hay de censurable en hacer públicas las circunstancias en las que uno tuvo su primer contacto social con la lujuria? Al pobre señor Revilla le traen a mal traer porque ha confesado que la primera vez que mojó –el churro en sentido figurado, digo yo- lo hizo en un lupanar, prostíbulo, burdel, mancebía o casa de trato –que para eso del pecado al castellano no le faltan palabras- ¿Se imaginan la que se hubiera armado si confiesa que en lugar de iniciarse en el ars amandis pagando lo hubiera hecho cobrando? Porque, no nos vamos a engañar, en nuestro país los chaperos no gozan de buena fama. Pero es lo que me extraña a mí. Los puteros… Ay, los puteros. Pues tienen su aquel. Porque tu le dices a un padre que has visto a su hijo de putas y, bueno, como que se le pone en la cara una expresión de irreprimible orgullo viril. “Mi chico es un machote”, te dirá y puede que hasta te invite a una caña. Ahora, como le digas que le has visto de chapero… Primero, a ti te arranca la cabeza de un revés y, a continuación, coge al muchacho y le pone la cara como un cuadro de Arcimboldo. Así que yo creo que podemos sentirnos orgullosos de tener a un presidente autonómico muy machote, que es lo que nos va. Espero que al señor Revilla se le pase pronto el calentón –en el buen sentido del término- y vuelva a alegrarnos el espíritu con su jovial socarronería y natural campechano.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris