Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Aumenta la PobreZa (ZP)

Ramiro Pinto (León)
Redacción
sábado, 20 de septiembre de 2008, 07:51 h (CET)
El informe sobre inclusión social realizado por la Obra Social de la Caixa (8/IX/08) revela que España tiene la tasa más alta de pobreza infantil en la Europa de los 15. Las políticas sociales sólo sirven para mejorar las condiciones de un 6% de los mismos. Su incidencia es prácticamente nula. En números totales no se ha reducido en nada las familias que viven por debajo del umbral de la pobreza. A pesar de las pregonadas y machaconamente repetidas medidas de políticas sociales y de la ley de dependencia, en comparación con otros países, la intensidad protectora para personas mayores es baja y muy baja para menores de edad, con un dato a tener en cuenta: España es el único país europeo que ha empeorado su capacidad de reducir la pobreza infantil en los últimos años. No se ha aprovechado los años de bonanza económica, sino que se ha despilfarrado en políticas de inversión sin resultado alguno. La pobreza infantil afecta en España al 8´8%, llegando algunas comunidades autónomas al 9´3%, mientras que en Europa la media es del 5%. Otra conclusión es que con la política económica de los últimos años la pobreza afecta cada vez más a familias con empleo, pues la pobreza se relaciona en muchos casos con la precariedad del mercado laboral. Los salarios bajos hacen que el empleo deje de ser garante de seguridad y bienestar material. No garantiza la emancipación de los jóvenes ni su inclusión social. Todo lo cual está directamente relacionada con el fracaso escolar, la violencia y otros problemas sociales cuyas medidas para resolverlos son inútiles si no se aborda previamente la base económica de los más desfavorecidos.

Es evidente que si las medidas económicas y sociales planteadas por el gobierno ZP han hecho que aumente la pobreza es que algo falla. Pero la propaganda sobre las mismas sí que funciona. Contra esta situación no se puede luchar, pues implica a sindicatos, partidos políticos, medios de comunicación y a la sociedad en general. Tan sólo se puede descubrir, hacer ver y comprender el espejismo que se fabrica con técnicas publicitarias que hacen ver lo que no es a modo de prestidigitadores sociales.

Actualmente hay pobres por decreto ley, el gobierno aprueba pensiones mínimas por debajo del umbral de la pobreza. Pensiones para desempleados de más de 45 años se cobran un año sí y otro no. Se pregona que van a subir las pensiones mínimas un 6%, cuando por ejemplo los comedores escolares han subido de 3 euros a 4´5 euros, un 33%. El transporte un 12 %, la luz un 11%. Y así en la alimentación y todo lo demás. Se culpa a la subida del petróleo, pero es que la política económica tiene que tener prevista esta situación y actuar en consecuencia, pues la subida de petróleo no ha afectado a que los ricos incremente su riqueza un 9% y los beneficios bancarios también hayan aumentado.

Se gasta el dinero público en dar 400 euros a quienes ya reciben un salario, pero no a los que más lo necesitan que están sin empleo. Se falsifican las palabras. Los "créditos solidarios" en España nada tienen que ver con los que planteó su impulsor, el economista indio Mahammad Yunus. Se llama "renta básica de emancipación" a lo que no tiene que ver con la Renta Básica. Se dan 200 euros mensuales a los jóvenes con empleo para alquiler de una vivienda y no a los jóvenes en paro, que pueden juntarse con otros para emanciparse. Por tener un hijo, doña Carmen Chacón, señora ministra de defensa recibe 2.500 euros, cuando ella y su pareja ganan un buen sueldo y a los pobres con cargas familiares con niños de 2 y cuatro años nada. Pero se repiten los mensajes de políticas de igualdad. Y si una pareja pobre quiere tener un hijo ¿qué le hace ese dinero? ¿es que no continúan comiendo y vistiendo las hijas e hijos más allá de los primeros meses de vida? Ha sido todo un dislate que nos lleva a la situación actual y que se agravará si no somos capaces de reaccionar. Desde la asociación ARENCI (Renta Ciudadana) se ha venido informando al gobierno, a diversas instituciones sobre nuestras investigaciones y estudios en este asunto y nada. Hasta hemos pedido una entrevista con el presidente del gobierno y ni caso, no es un encuentro televiso, ni para hacerle la pelota. Nuestra propuesta de una Renta Básica no consiste en dar dinero simplemente, y menos de manera parcial, lo que lleva al desastre, sino a ordenar la riqueza de otra manera, independientemente del empleo, para hacer éste más eficaz y dinamizar la economía en la nueva realidad global y con la necesidad de un desarrollo sostenible.

Una economía sostenible necesita una constante para relacionarse con el empleo y la inflación. Tal es la Renta Básica, como adaptación a la nueva realidad definida por la globalización, el progreso tecnológico y la creación de dinero mediante el sistema financiero. De igual menera que en la economía del bienestar se planteó una constante que relacionara el empleo y la inflación como es la sanidad, la enseñanza y pensiones de carácter público, universal y gratuito. Modelo que comenzó a implantarse por la socialdemocracia y se ha ido extendiendo como valor universal, con diferebncias de matices según el momento y qué partido lo aplicase. Pero este modelo hoy es necesario, pero no suficiente. De ahí la necesidad de establecer la Renta Básica.

¿Dónde están las políticas sociales, el apoyo a los más pobres, las políticas de igualdad, y todo un espectáculo grandilocuente del "buen rollito"? En la imagen que fabrica el gobierno y a la que responde la oposición, dentro del mismo juego, pero que quedan fiera de la realidad. Dury Debord escribió en su obra "La sociedad del espectáculo" que las relaciones sociales se mediatizan por la imagen. Octavio Paz, en su libro "El signo y el garabato", analiza que la construcción de la realidad en la modernidad no son significaciones sino funciones. Funcionan para crear estímulos sociales y actuar sobre la opinión pública, de manera que los individuos pobres y los parados se sienten culpables, fracasados ante las políticas de quienes actúan públicamente y surge lo que Braudillard llama "la autorrepresión" en su obra "Crítica de la economía política del signo". Las víctimas sociales acaban votando a su verdugo por desolación y "esperando a Godot". Y otro sector social apoya por beneficiarse del engaño. El cambio económico es un cambio del valor del signo, la realidad, en el arte y la política y economía, queda mediatizada por la industria de la conciencia en la que lo que importa es el signo. Por eso los políticos logran votos manejando la realidad del lenguaje, da lo mismo que mientan, que presenten un espejismo. Basta hacerlo creer saliendo en la pantalla. Llega un momento en que la falacia no sirve para seguir avanzando. Si no acabamos con la crisis ésta acabará con los logros sociales, con la libertad y la democracia tal y como nos enseña la Historia.

Antaño, en los años sesenta, se contaba el chiste de que un señor le dijo a un ministro: viajo mucho y no veo tanto progreso como se cuenta con las carreteras y los embalses, después de haber recorrido toda España veo muchas carencias. El ministro le contestó "no viaje usted tanto y si quiere ver lo que progresamos vea más el NODO".

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris