Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Punto de Mira   -   Sección:  

Año de Davis

Pablo Primo
Pablo Primo
@primoarias
miércoles, 17 de septiembre de 2008, 11:17 h (CET)
Afrontamos una nueva semana grande para el tenis español con la disputa de la semifinal de la Copa Davis en Madrid. Nuestro rival, Estados Unidos, es el actual campeón de la edición 2007. Un gran equipo con Roddick y los hermanos Bryan a la cabeza. Pero este fin de semana la tierra batida, el potencial del equipo español y la afición nos llevarán a buscar la tercera ‘ensaladera’.

Tocó en el año 2000. Repetimos triunfo en el 2004, y la secuencia indica que el 2008 tiene dueño. Cuestión de pura matemática. Si este argumento no les parece lo suficientemente sustancioso no tengo nada difícil convencerles. Tenemos al mejor tenista del mundo en estos momentos: Rafa Nadal. Ganador de Roland Garros, Wimbledon, medalla de oro en Pekín… ¿Fascinante no? Pues miren a David Ferrer, número dos español y quinto del mundo. Nos quedamos perplejos. Si añadimos a Fernando Verdasco y Feliciano López podemos decir que incluso vamos sobrados. Pues sí.

Somos una de las grandes potencias del tenis en la actualidad con raquetas en lo más alto del ranking. El capitán nacional, Emilio Sánchez-Vicario, tiene difícil donde elegir. Mucha competencia y grandes jugadores que favorecen el camino español en la Davis. Atendiendo a los números, en esta eliminatoria hay poco que discutir. Es muy probable que perdamos el dobles ante los hermanos Bryan, pero los encuentros individuales sólo tienen un color: el rojo de nuestros jugadores.

La altitud de Madrid (655 metros) y el cansancio de Nadal no son motivos suficientes para tener miedo a la eliminatoria. Cualquier aficionado al tenis sabe que las posibilidades de Estados Unidos ante España sobre tierra batida, sea a nivel del mar o en la Conchinchina son más que remotas. Nadal y Ferrer han de ganar siempre a Roddick sobre arcilla, yendo incluso contra las leyes de la física ante sus imponentes cañonazos. Y Sam Querrey, sustituto del agotado Blake, ha tenido una buena temporada pero no está a la altura, ni mucho menos, de nuestros tenistas.

La plaza de toros de Las Ventas se transformará en la segunda mayor pista del mundo. 20.000 espectadores animarán a España contra los norteamericanos y saldremos con el billete para la final porque estamos instalados entre las grandes naciones de este deporte. Superaremos a un rival compacto y unido pero con alergia a la tierra de polvo de ladrillo. La competición internacional de tenis más importante por países está un poco más cerca y hay que refrendarlo este fin de semana. Si las matemáticas no fallan este año toca la Davis.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris