Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

¿Crisis? ¿Dónde está la izquierda?

Mario López
Mario López
martes, 16 de septiembre de 2008, 07:40 h (CET)
Uno se harta de ver y oír a políticos y comentaristas afines al PP reiterando cansinamente sus acusaciones al Gobierno de Rodríguez Zapatero de estar en el origen de la crisis económica que padecemos y, por otro lado, leer y oír a muchos miembros de la izquierda abonados al dilema hamletiano del ser o no ser del socialismo moderno. Si se situara correctamente la crisis en el contexto que la ha generado, todas estas lamentables voces dejarían de oírse.

Un somero análisis de la situación económica de los Estados Unidos, el hundimiento de su clase media, la quiebra a la que han llegado casi diez millones de familias, todo ello debido a los créditos hipotecarios y, en general, a los créditos al consumo, nos sitúan con toda exactitud en el lugar en el que nos encontramos en nuestro país. España es un país gobernado económicamente por unos financieros que tienen la mirada puesta en sus colegas americanos; pero no una mirada crítica, de adulto, sino una mirada embelesada, admirada, de hermano pequeño. La política crediticia española ha sido un calco de la americana y, consecuentemente, ha ido a parar al mismo lugar que la americana: al hiperendeuamiento de la clase media y al hiperenriquecimiento de la oligarquía o clase ociosa. La burbuja inmobiliaria española se inició y reventó a la vez que en los Estados Unidos. Ningún Gobierno español, ni los de Aznar ni los de Rodríguez Zapatero, han hecho o han dejado de hacer nada por salvar la crisis, sencillamente porque nada es lo que podían o pueden hacer. Las dos enfermedades de la economía de libre mercado por la que nos regimos están en manos de poderes lejanos al Gobierno de la nación. La inflación es un problema dinerario sobre el que tiene exclusiva competencia el Banco Central Europeo –organismo tutelado por el Banco Mundial y el FMI- y la recesión es un problema de regulacón de los mercados sobre el que ningún Gobierno puede actuar mientras a la economía de mercado se la tome, como ocurre hoy en día, como paradigma de las libertades democráticas. Los Gobiernos sólo pueden paliar mínimamente los efectos de la crisis con pequeñas ayudas a los más desfavorecidos. Es decir, los Gobiernos sólo pueden administrar el chocolate del loro. Y ahí es donde la izquierda podría encontrar su razón de ser y abandonar, de una vez por todas, su dilema hamletiano. El socialismo debe de estar donde no esté el libre mercado. El socialismo debe gobernar para evitar la deslocalización, la subcontratación, la libertad salarial que hace posible que la contratación de inmigrantes suponga una reducción de los salarios en el conjunto de la población trabajadora. El socialismo debe cambiar las reglas de juego de tal manera que impida que la economía salvaje sustituya a la política. El socialismo debe reforzar el Estado para que éste verdaderamente suponga un garante de los derechos sociales, del pleno empleo, de la calidad salarial, de la lucha contra la corrupción y la especulación, de la lucha contra el crimen organizado que en la actualidad, y gracias a la globalización, se está convirtiendo en uno de los agentes más poderosos de la actividad económica a nivel mundial. El socialismo tiene el ineludible deber de devolver el poder político a los Gobiernos y la soberanía real a los ciudadanos. Creo que a cualquier político de izquierdas le sobran argumentos para explicar a la ciudadanía qué es lo que le diferencia de un político de derechas. Si no lo hace es o porque es tonto o porque no está informado o porque no le da la real gana –que parece lo más probable-.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris