Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Políticamente incorrecta  

Su amiga Marga

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 16 de septiembre de 2008, 07:40 h (CET)
“Mi amiga Marga”. Así es como definía, durante la sesión del Congreso en la cual se supone que se evalúa a los miembros propuestos por los partidos políticos para el órgano de gobierno de los jueces, un ilustre diputado a su hasta hace nada compañera en el Congreso de los Diputados Margarita Uría, política y “miembra” del nuevo CGPJ nombrado, para bochorno y escándalo de demócratas, gracias a los enjuagues y la chapuza totalitaria que PP y PSOE llaman demagógicamente “pacto por la Justicia”. Casi nada. “Es de la casa”, añadía otra señoría de las que van por ahí presumiendo de ser “demócrata” sin sonrojarse lo más mínimo.

“Mi amiga Marga” es dirigente del PNV, partido de Juan José Ibarreche, que es ese señor que se pasa el Estado de Derecho por el forro de su iluminada txapela, al cual el Tribunal Constitucional, otro órgano político, acaba de mandar a esparragar y de Javier Arzalluz, el individuo que, según declaraciones suyas, si no ha sido miembro de ETA ha sido casi de casualidad y cuyo momento más feliz fue el pacto de los suyos con los asesinos en Estella. El partido con el cual al parecer ZP estaría dispuesto, pese a todo, a pactar los presupuestos generales.

Por supuesto, Marga, cuyo voto nacionalista será decisivo para el funcionamiento de la justicia de la nación que los suyos quieren liquidar, no fue interrogada por ninguno de los diputados allí presentes y sí felicitada por todos los grupos parlamentarios –salvo UPyD, el único partido que ha mantenido la dignidad democrática-. Su pertenencia a la casta política basta y sobra.

Tampoco el resto de miembros propuestos para integrar el CGPJ más politizado de la historia de los últimos treinta años tuvo que responder a nada. Allí estaban, encantados de haberse conocido, un Consejero de la Comunidad Valenciana, un fontanero/abogado del PSOE de la época de los GAL y Filesa, un político de larga trayectoria en CiU… lo que en la España de ZP, en la cual se reparten bombillas y se pretende poner a los parados a plantar árboles, se conoce como “juristas de reconocido prestigio”.

Puede entenderse en toda esta vergüenza antidemocrática el papel desempeñado por los partidos nacionalistas, al fin y a la postre declarados enemigos de las instituciones españolas y sus leyes. Puede también llegar a comprenderse el papel jugado por el PSOE, históricamente aliado de los nacionalismos y responsable del fin de la separación de poderes, cuya liquidación se acometió en los ochenta entre proclamas de defunción de Montesquieu; años ochenta en que la socialdemócrata Constitución española fue derogada de facto junto con la independencia judicial.

Más lo que no puede entenderse de ninguna de las maneras si no es en clave de alcanzar el poder “como sea” es el suicidio del Partido Popular que comenzó en el año 2002, con Aznar ya de despedida, con el Pacto por la Justicia y la renuncia, pese a lo prometido, a devolver a jueces la para la democracia imprescindible independencia.

Ver a Federico Trillo, gran cabeza jurídica y antaño defensor de la libertad, formar parte de esta astracanada totalitaria por la que tantos parabienes esperaba recibir la burócrata Sáez de Santamaría nos puede dar una idea de hasta dónde está dispuesto a caer el nuevo PP. Terrible.

Noticias relacionadas

Dignidad y valores

La dignidad es el respeto y estima que toda persona por el hecho de estar viva se merece

Rivera apela al transfuguismo político. Quien no corre vuela

Quizá esta ha sido la más rocambolesca época de distrofia política, donde el futuro de España se está jugando al “estraperlo”

En el último minuto

​Si no fueran politicos adolescentes sino hombres de Estado, con visión del bien común del país y no de partido o personal, se agarrarían 'in extremis' a un gobierno de gran coalición con pactos de mínimos ante los grandes eventos que nos anuncia el futuro

Ver, juzgar y actuar

​Voy colgando mis modestos artículo en un blog al que he titulado “ver, juzgar y actuar”, los tres pasos que aprendimos en el libro de Maréchal, La Revisión de Vida, en mis años juveniles en la Acción Católica y seguramente el paso más difícil es el de juzgar, pues si cada hecho sobre el que me fijo a la hora de escribir no lleva a un juicio sobre mi mismo queda reducido, en el mejor de los casos, a un simple comentario bastante inútil.

Párrafos que no irán a ninguna parte. Parte II

No a los malos tratos, a la maldad. No al dolor inaugurado ni la terquedad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris