Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Sucesos y ocurrencias en la España de ZP

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 15 de septiembre de 2008, 05:14 h (CET)
Es evidente que en España existe un síndrome que afecta a una gran parte de los ciudadanos que se podría definir como: “el síndrome de la pereza mental”. Al parecer, resulta más cómodo que la comida se sirva en biberón, bien machacada, para que baste deglutirla, sin tener que realizar el esfuerzo de masticarla para sacarle mejor el sabor ni exponerse a tragarse alguna espina despistada que pudiera clavársele en el gañote al interfecto. Claro que, leyendo la noticia de que el 50% de los adultos españoles se han limitado a cursar la enseñanza primaria, quizá pudiéramos pensar que más que pereza en utilizar la materia gris del cerebro, se trata de simple incapacidad para similar ideas; ante cuya situación prefieren no estrujarse demasiado las meninges dando por bueno todo lo que, desde sus líderes, les dan ya digerido. Sólo así se puede explicar que, todavía, existan algunos despistados que se puedan tragar las barbaridades que nos largan los políticos.

Por ejemplo el señor Solbes, después de la siesta que se pegó en el Congreso mientras el señor Zapatero intentaba demostrarnos la cuadratura del círculo; no ha tenido mejor frase que pronunciar para la posteridad, que decirnos: “ Si la recesión sirve para limpiar la economía, no tiene mayor importancia”. A mi se me ocurriría parafrasear al señor vicepresidente con un argumento parecido: “Si el Juicio Final ha de servir para limpiar de pecadores, estafadores, políticos, y demás maleantes, tampoco tendrá la menor importancia” porque, señores, ¿ qué más da que más de tres millones de trabajadores se queden sin empleo?, ¿qué importancia le podemos dar a que cientos de constructoras suspendan pagos o vayan a la quiebra?, ¿ a quién le preocupa que la industria del automóvil sufra pérdidas millonarias y deba acudir a los ERE?, ¿ por qué preocuparnos de que los precios de los artículos de primera necesidad agobien la economía doméstica y las hipotecas acaben con los ahorros de los que las sufren? ¡Pelillos a la mar! Cuando todo termine, aparte de una población arruinada, una ciudadanía desplumada y una industria por los suelos, seguramente podremos alegrarnos, como dice el señor Solbes, de tener una economía limpia. Sería algo así como si, para desinfectar una herida, utilizáramos ácido clorhídrico ¡un método muy efectivo!

Y es que este Solbes es un pillín. ¿Saben ustedes que fue él el culpable de que el señor ZP saliera ayer a pecho descubierto a decirnos que no tenía nada que explicarnos? Pues nuestro amigo el Vicepresidente del Gobierno, quien, por lo visto, desmontó una a una todas las ideas “excepcionales” que proponían los ministros del gabinete para sacar del atasco a España. Se dice que, a cada intento de propuesta él saltaba, como una víbora en celo, para decir: ¿Esto que propone cuesta dinero? Y cuando el infeliz intentaba contestarle: “Hombre… sí, me temo que algunos euros harán falta”, el irascible cancerbero pronunciaba su tajante respuesta: “ Ni hablar, rechazado! Así fue como el convocante de la sesión del Congreso tuvo que lidiar una de miuras sin picador, banderilleros ni mozo de espadas y, por si fuera poco, salió trompicado y con la taleguilla destrozada.

Pero es que, esto de la pereza mental, no es sólo patrimonio de los heterosexuales, porque también, entre los seguidores de los hijos de Pisístrato o del culto Solón, los que prefieren la cloaca al sendero del monte de Venus; tenemos al inefable Zerolo, el hada madrina de los del arco iris, que para no gastarse demasiado el cerebro, que sólo utiliza para llevar encima una mata de cabello ensortijado; se ha salido con una de sus intervenciones antológicas. ¡Ha defendido la política de inmigración del Gobierno! Seguramente, el pobre se ha confundido de Gobierno o nación, porque a largado: “ un modelo migratorio que parte del principio del respeto al ser humano ( seguramente se estará refiriendo a aquellos balseros de Canarias que fueron traídos a la península, para dejarlos sueltos, sin ayuda alguna, por las grandes urbes, como Madrid, Barcelona y Valencia, sin papeles ni contrato de trabajo) de la legalidad ( este señor no se ha enterado de que, en la actualidad, después de la hazaña del señor Caldera, ya tenemos más de un millón de nuevos ilegales) de la lucha contra las mafias y contra la inmigración ilegal ( por eso será que, cada día nos llegan nuevas pateras, hay nuevos ahogados y las mafias siguen bien de salud). Un poco de seriedad, señor mío, que las plumas no le dejan ver con claridad lo que está ocurriendo. Los inmigrantes, el exceso que ustedes nos han traído, son los que están sufriendo en sus propias carnes los efectos del desempleo que, por supuesto, en el caso de los sin papeles, significa quedarse en la miseria y con la única salida de pedir caridad o delinquir. Felicidades señor Zerolo, no se esfuerce más en pensar que, por lo visto, no es su fuerte.

Pero hoy toca repartir estopa. ¿Saben ustedes que los del PP de Barcelona, encabezados por la señor Alicia Sánchez Camacho, asistieron a la ofrenda floral que se celebra cada año ante la estatua del señor R.Casanova ( si, aquel que hizo el ridículo cuando quiso enfrentarse a Felipe V, equivocándose de bando, y que luego, la pela es la pela, acabó por pedir perdón y fue rehabilitado)? Como cada año, su empeñaron en asistir a un acto de cariz separatista y fueron recibidos, como siempre, con insultos y gritos de ¡puta España!, proferidos por los habituales descerebrados de la ERC, que estos no es que tengan pereza de pensar, es que dentro de sus cráneos no tiene ni siquiera el renombrado serrín, y si se les golpea con un puño suena a hueco, a un vacío absoluto, mucho mejor conseguido que el del famoso acelerador de partículas de Suiza. Pues vean hasta donde ha llegado la sumisión de la señora Corbacho que, aparte de aguantar estoicamente el baño de injurias que le propinaron, no tuvo ningún inconveniente en cantar, en compañía de la flor y nata del independentismo catalán, el famoso himno independentista “Els segadors” siendo coreada por el señor Sirera. Se comenta que ambos entonaron muy bien, mientras la gaviota desde su vuelo por el cielo de la ciudad Condal, se ponía una venda en los ojos para no ver el grado de humillación al que se sometían los del PP catalán. Y es que, digan lo que digan, ya no quedan ni las cenizas de aquel PP del señor Aznar.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris