Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El ciclismo desde la cuneta   -   Sección:  

Batacazo de Valverde… y del Caisse d´Epargne

Álvaro Calleja
Álvaro Calleja
@alvarocalleja
lunes, 15 de septiembre de 2008, 05:19 h (CET)
Lo que ocurrió el jueves en la Vuelta a España fue una gran muestra de que no te puedes relajar en ningún momento y en ninguna etapa, porque cuando menos te lo esperas te decuelgas del pelotón o sufres una caída que te aleja de las posiciones de privilegio de la carrera.

Y pocos ciclistas saben lo que es esto mejor que Alejandro Valverde, que desgracia tras desgracia le privan demasiadas veces de luchar hasta el final por una vuelta de tres semanas.

Le pasó en el Tour de Francia de 2006, cuando acudía como principal favorito para vestirse de amarillo en los Campos Elíseos de París tras la exclusión por dopaje de corredores como Iván Basso, que el año que viene reaparecerá en el pelotón enfundado en la equipación del Liquigas, Jan Ullrich o Mancebo, que este año se encuentra en las filas del Fercase R-Móveis.

En aquella ronda gala el murciano tan sólo duró 609 kilómetros sobre la bicicleta, los correspondientes al prólogo, a las dos primeras etapas y a una tercera en la que acabó con la clavícula rota sobre el asfalto de una carretera que le conducía directo a Valkenburg, escenario de “batallas” como las que le gustan al jefe de filas del Caisse d´Epargne y donde se sitúa la meta de la prestigiosa clásica Amstel Gold Race.

Esta fue una de las grandes decepciones que Valverde tiene en una carrera deportiva plagada de éxitos. Un palmarés envidiado por cualquier ciclista y poco valorado por el grueso de los aficionados al deporte en España, que convierten en ídolos a los ganadores de las grandes vueltas, bien hecho, pero olvidan a los vencedores de carreras de una semana o de un día, como es el caso del de Las Lumbreras de Monteagudo o de Óscar Freire.

La desgracia ocurrida aquel día restando 20 kilómetros para el final de la etapa no es la única que ha sufrido, pues en la Vuelta a España de ese mismo año perdió algo que tenía casi ganado.

El 13 de septiembre llegaba la 17ª etapa con Valverde como líder sólido de una clasificación general en la que Alexandre Vinokourov no tenía otra opción que atacar si quería adjudicarse la carrera. Para ello, Astaná diseñó una gran estrategia con el objetivo de arrebatar el maillot oro al ciclista del equipo navarro. Lanzaron a Andrey Kashechkin primero, para que luego contactase con él Vinokourov, cosa que ocurrió, y con ellos un invitado sorpresa, Danielson, que se encontraba en medio de una pelea de gallos. El estadounidense del Discovery Channel lo aprovechó, y vaya si lo aprovechó, se anotó la etapa a cambio de prestar ayuda a los kazajos.

Total, que el líder del Astaná se vestía de dorado y Valverde naufragaba camino de Granada, donde estaba situada el final de esta etapa para olvidar del murciano, en la que perdió 1:39 y el sueño de subirse al cajón más alto del podio de una gran vuelta.

Dos desgracias en un 2006 en el que pasaba a la historia al adjudicarse la Lieja-Bastón-Lieja, pues ningún español lo había conseguido hasta el momento. En ese mismo año se apuntó otra clásica, la Flecha Valona, además de la medalla de bronce en el Mundial de Salzburgo y la clasificación individual del Uci Pro Tour, entre otras muchas cosas.

Una gran vuelta es lo único que se le ha resitido al del Caisse d´Epargne, que en las últimas dos ediciones del Tour de Francia se le fueron las opciones por diversos motivos. El año pasado una mal crono, en la que se dejó más de seis minutos respecto al vencedor, le borró de la lucha por el triunfo final, y este año un tal Tourmalet y un tal Cancellara le volvieron a dejar, con el Hautacam en el horizonte, fuera de la pelea.

En todas las grandes vueltas a las que acude Valverde como favorito siempre le ocurre algo. Esta vez ha sido un chubasquero lo que le ha apartado de la lucha por la victoria, y aunque todo el mundo culpa al ciclista, también tendrá algo que decir su equipo, quien tendría que haber enviado a un compañero al coche en su lugar.

Una verdadera pena, ya que se trata de uno de los mejores corredores españoles de la historia y estoy seguro que, a pesar de sus últimas actuaciones, podrá hacer algo grande en una carrera de tres semanas, porque calidad y ganas no le faltan.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris