Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Un ZP, sin ideas, se retrata a sí mismo

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 13 de septiembre de 2008, 06:33 h (CET)
Si ustedes hubieran esperado que la comparecencia del señor Zapatero, en el Congreso de Diputados, hubiera aportado alguna idea interesante respecto a la forma de enfocar la irremediable recesión a la que estamos abocados; pueden, desde ahora mismo, descartar tal posibilidad. Más de lo mismo, demagogia a arrobas y practicar su deporte favorito que consiste en poner en marcha el ventilador de las invectivas, el dosificador de las culpas y la táctica del “y tú más”, que tan buenos resultados le ha proporcionado desde que fue elevado al poder, gracias al infortunado desastre del 11-M, y su aprovechamiento torticero, desleal y partidista para minar la confianza del ciudadano en el partido en el gobierno. Lo que le sucede a ZP es que “tantas veces va el cántaro a la fuente…” que su credibilidad, incluso entre aquellos partidos que le suelen apoyar habitualmente, ha quedado hecha jirones.

Está claro que el señor ZP no es un lince en materia económica y que toda la solvencia que, el mismo, se atribuye es pontificar sobre la culpa de los EE.UU del señor Bush en lo de las sub prime y, por supuesto, en el “desastre” del señor Aznar que, miren ustedes por donde, recogió una nación quebrada, de manos de don Felipe González, que no reunía ninguno de los requisitos para entrar en la UE y con cinco millones de parados y, en el tiempo que gobernó España, la saneó, aseguró las pensiones a los pensionistas y la hizo entrar “cum laude” en la Unión Europea, causando la admiración de propios y extraños. No obstante ZP se ha dejado en el tintero que, en este país, también se han concedido hipotecas, sobrevalorando el precio de los inmuebles, por muchísimas entidades financieras; que, en España, se ha especulado con los terrenos elevando artificialmente su valor más que en otras partes del mundo y que, la burbuja inmobiliaria que ha explotado, ya se veía venir desde el año 2006. Durante todo este tiempo, si la especulación se ha disparado, si los ciudadanos han tenido que endeudarse para poder acceder a una vivienda, señor ZP, es su responsabilidad, porque llevan ya gobernando durante cinco años sin que hayan tomado una sola medida para cortar esta cadena de irregularidades, aún más, han contribuido a que se magnificara.

Si ahora echó las culpas a los empresarios de la construcción que se “forraron” (sólo hace dos días que se lo decía a los mineros), ¿Quiere usted decirnos como, entre las pocas y desafortunadas medidas que nos ha anunciado en su comparecencia, hay una línea de créditos para estos señores que tan mal lo hicieron, de 3.000 millones de euros, a distribuir entre ellos por el ICO? Seamos consecuentes, señor mío, y no prediquemos demagogia barata tercermundista hoy, para desdecirnos mañana con una media, a todas luces injusta, que premia a aquellos que fueron causantes de la crisis, para que puedan salir del pozo que ellos mismos se cavaron, a costa de los impuestos del resto de los ciudadanos; de éstos, precisamente, que estamos cargando con lo peor de esta crisis.

Como solución “estrella” nos ha salido con una innovación. Es evidente que, en tiempos de bonanza económica, cuando el ciudadano tiene fe en la economía del país; puede que fuera una medida conveniente fomentar la inversión en las llamadas “sociedades cotizadas de inversión mobiliaria”, en EE.UU las REIT ( Real State Investmen Trust), cuya particularidad es que distribuyen íntegramente sus beneficios entre los partícipes. Sin embargo, y vean ustedes la falta de oportunidad de la medida, en tiempos de recesión, especialmente originada por el caos inmobiliario, va a ser muy difícil que el inversor español decida meterse en un berenjenal que suene al “ladrillo” o algo semejante; y, no solamente por la prevención contra es clase de valores, sino porque un ciudadano que no llega a final de mes, está en desempleo, teme por su puesto de trabajo, o recela de lo que va a suceder el mes que viene, no va a ser fácil que decida invertir su dinero en una aventura semejante. Poco van a contribuir, me temo, a, como afirma Zapatero, “dinamizar el mercado inmobiliario”.

Y si nos quedamos con el aumento del 6% de las pensiones mínimas (medida ya anunciada con antelación) no podemos decir que sea algo muy oportuno en un momento en que las arcas del Estado están agotadas; la deuda externa saturada; no hay posibilidad de obtener créditos de las entidades financieras, por la falta de confianza que merece el Estado español en el extranjero y por lo extraordinariamente elevado del precio del dinero ( Ibor al 5’33%) Sucede que, del mismo Ministerio de Trabajo, ya se advirtió de la insostenibilidad de tal aumento, si es que se quiere tener en cuenta que, esta medida, elevará el riesgo de la evolución futura del sistema. Un estudio de la Universidad de Salamanca, la Autónoma de Madrid, el sindicato UGT y Labour Asociados, ha puesto en la picota la medida del Gobierno, máxime, si se tiene en cuenta la que se le viene encima a la Seguridad Social, que se tendrá que hacer cargo del ajuste de las pensiones de acuerdo con la “desviación” del IPC respecto al inicialmente previsto y, todo ello cuando los cotizantes van disminuyendo día a día y el paro cada vez exige más disponibilidades monetarias (3.000 millones se le han tenido que inyectar a la Seguridad Social para poder atender pagos de prestaciones por desempleo).

Y lo peor es que, justo acabamos de entrar, en este mes de septiembre, en la vorágine de la crisis; que apenas nos ha dado tiempo a digerir los malos datos de ventas de automóviles (un 40% menos), los tropezones de la industria y las empresas comerciales de las cuales, sólo en Galicia, se cerraron más de 400, y los colosos del automóvil Ford y GM que se ven obligados a hacer verdadero encaje de bolillos para mantenerse, suprimiendo turnos, rescindiendo contratos y cortando producción de determinadas cadenas de montaje. Si la temporada turística, que está finalizando, ya ha enseñado las uñas en cuanto a disminución de reservas y poco gasto de los turistas; no vayamos a pensar lo que se les vendrá encima este invierno. Pero lo peor de todo es que vamos rumbo de alcanzar los 3’5 millones de parados censados (entre ellos muchos inmigrantes), que se unirán a los no censados que pueden superar el millón y medio. Lo ocurrido en Roquetas de Mar (Almería), donde se han insubordinado un numeroso grupo de residentes agrupados en un guetto, puede ser sólo la cima del iceberg si, como es de esperar, el desempleo empieza a hacer mella en sus flacas economías.

Mejor será que tanto ZP, como Solbes y el resto de este Ejecutivo que tanta incompetencia viene mostrando, se decidan a cambiar de orientación porque, si persisten en sus métodos Keynesianos, de intentar parar el golpe con subvenciones, endeudamientos y aumentos del gasto público, nos tememos que el porvenir no será duro, será negro.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris