Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Los consejos y la defensa de un capo-mafioso

Luis Agüero Wagner
Redacción
viernes, 12 de septiembre de 2008, 05:14 h (CET)
En su doble condición de megamillonario-senador vitalicio y capomafioso, Juan Carlos Wasmosy defendió los gastos ocultos de Fernando Lugo, sin recordar todos los bancos y financieras que fundió con cuentas ocultas.

Juan Carlos Wasmosy, quien surgió como soporte político de los altos mandos militares en sus confrontaciones con Luis María Argaña, defendió los gastos ocultos del obispo Fernando Lugo luego de reunirse con él en calidad de privilegiado consejero (?).

LA CABEZA DE UN GRUPO MAFIOSO
Wasmosy es la cabeza de un verdadero grupo mafioso. Entre sus hazañas figuran:

- La autorización para auxilio irregular por 22 millones de dólares al Banco Desarrollo, en julio de 1996, siendo que esta entidad se encontraba en quiebra técnica. A pesar de ello, este banco tenía en enero de 1997 depositados unos 86 millones de dólares de IPS y otras entidades públicas.
En varias oportunidades Wasmosy fue requerido por la justicia para rendir cuentas sobre estos hechos, pero el senado rechazó los pedidos de desafuero.

-El pacto de gobernabilidad fue otra de sus repartijas de efectivo y cargos, y gracias a él se facultó en el congreso a resarcir a los ahorristas de las entidades financieras intervenidas, liquidadas judicial o extra-judicialmente. La ley 797/95 garantizó la devolución de hasta 100 salarios mínimos mensuales por su cuenta, lo que derivó en alteración de balances para diferir pérdidas y en una repartija caótica de dinero a manos llenas. Muchos políticos que no era ahorristas accedieron así a dinero del Banco Central del Paraguay.

-Tal vez Wasmosy pueda enseñar a Lugo cómo repartirse dinero de las Aduanas, como lo hizo con los maletines que recibía de Rubén Fabdala.
Entre enero de 1996 y agosto de 1998 trabajaron en la verificación de despachos las firmas SGS Suveillance y BIVAC Paraguay SA, contratadas ilegalmente dejando unas ganancias de 92 millones de dólares para los socios, de los cuales quedaron como remanente 42 millones. El responsable local de BIVAC era un antiguo colega de Wasmosy en Itaipú, el ingeniero Federico Bojanovich. Entre SGS, BIVAC, Wasmosy y Fabdala hubo una interesante repartija de dólares entre bambalinas.

Aquel bocado no sació el hambre, dado que el 19 de marzo de 1989, Wasmosy autorizó que los tributos aduaneros sean cobrados por sus amigos del Banco Corporación, a pesar de su evidente iliquidez.

Los directivos del Banco eran Miguel A. Larreinegabe y Juan Mendoza, quienes operaban al mismo estilo que sus colegas de BANCOPAR, Banco General, Mercantil y otros que entonces fundió Wasmosy para apropiarse con su gavilla del dinero de los ahorristas.

Con golpes de guante blanco similares Wasmosy llegó a ser dueño en Paraguay de incontables propiedades y empresas, entre ellas varias estancias, INAGRISA, CULTIVARES S.A., ALGESA/CIVECA, MERCOPAR-MERCOFLUVIAL-SERVIPORT, Compañía Internacional de Construcciones/Tapé Porá, y hasta se hizo de su propia universidad, la Universidad del Cono Sur de las Américas.

Como resultado de sus actividades, Wasmosy quedó entre los primeros dueños de fortunas malhabidas de Paraguay, con unos 1.400 millones de dólares, aunque sólo reportó bienes por valor de 7,1 millones en agosto de 1998.

La mejor evidencia del magro patrimonio que Wasmosy supo acrecentar lo constituye el hecho de que cuando egresó de la universidad su familia sobrevivía vendiendo carbón vegetal y raja en una vivienda-depósito. Su padre, ex miembro de una facción pro-Stroessner del partido liberal (leviral), que había presentado una ley antisemita en el parlamento, ya no tenía prebendas.

El hijo, sin embargo, supo aprovechar las oportunidades del sistema mafioso con real maestría.

DEFENDIENDO CUENTAS OCULTAS
Juan Carlos Wasmosy, considerado por muchos como el más funesto mandatario de la historia del Paraguay, defendió los gastos reservados del actual mandatario , el clérigo Fernando Lugo establecidos en un millón de dólares para 2009.

Wasmosy es recordado como el presidente que destruyó la banca nacional, en complicidad con la embajada norteamericana, e irónicamente se le adjudica el mote de "exitoso", dado que es conocido el origen de su dinero malhabido que nada tuvo que ver con su talento ni capacidad, y sí mucho con el hijo del dictador Stroessner.

La millonaria suma fue considerada ostentosa por los legisladores del partido oficialista Liberal Radical Auténtico, socio mayoritario de la coalición Alianza Patriótica para el Cambio, aunque no por el supuesto "obispo de los pobres" del millón de dólares en gastos ocultos.

"Esos gastos son necesarios y está bien que sean establecidos y aprobados", declaró el archicorrupto ex presidente Wasmosy (1993-1998) el miércoles tras reunirse con Lugo en el local del comando de la Armada.

"Un jefe de estado debe disponer de dinero suficiente para enfrentar eventos, viajes, agasajos a personalidades extranjeras y cobertura de actividades de seguridad nacional e inteligencia", acotó el funesto personaje, olvidando que todo eso ya figura en los presupuestos de las instituciones respectivas.

Acerca de su sorpresiva reunión con Lugo, aclaró que "fui invitado por el mismo para hablar de generalidades" que probablemente tengan que ver con los negociados mafiosos que piensan emprender.

La semana pasada, un hecho similar ocurrió con el ex mandatario Raúl Cubas (agosto 1998-marzo 1999), otro "barón de Itaipú" enriquecido con la brutal dictadura anticomunista de Alfredo Stroessner, de triste memoria.

LA CONSTRUCCIÓN, ACTIVIDAD LUCRATIVA
El fuerte de Wasmosy fue la construcción, actividad que desarrolló desde muy joven asociado con el ingeniero Denes Tómboly. La sociedad Tómboly-Wasmosy se dedicó esta actividad logrando ser privilegiado socio del exclusivo club de contratistas que con los generales y directivos de ANDE tuvo participación en los trabajos adjudicados por Itaipú y Yacyretá Binacional.

Con acciones en la Empresa Constructora Minera Paraguaya (ECOMIPA) se integró al Consorcio de Empresas Constructoras Paraguayas (CONEMPA), la que en Itaipú facturó por un total aproximado de 1.600 millones de dólares.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris