Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

La Guardia Civil y el catalán

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 12 de septiembre de 2008, 05:08 h (CET)
A pesar de los años que hace que la foto de Francisco Franco desapareció de los cuarteles de la Guardia Civil y de que las gorras teresianas han sustituido a los acharolados tricornios algunos de los “beneméritos” siguen anclados en el pasado y tomando, en más de una ocasión, el rábano por las hojas considerándose la única autoridad sobre las calles de villas y ciudades.

Hace algunos meses el Capitán Bartolomé al mando de un acuertelamiento de la Guardia Civil en Palma de Mallorca se cogió un cabreo enorme cuando comprobó que la traductora de árabe y berebere que acudía a ejercer sus funciones en el cuartel también se expresaba en perfecto catalán. A Saïda sólo por este hecho, tal vez por decir “bon dia” en lugar de buenos días, no la dejaban atravesar la puerta del cuartel y por tanto le impedían el sacrosanto derecho al trabajo. Y además tuvo que escuchar al uniformado guardia civil expresiones poco acordes con un comportamiento democrático como “hablas un idioma que ni siquiera existe” refiriéndose al catalán. Aquel capitán andaba un poco con la mosca en la oreja ante el hecho de que una persona de raza árabe se expresará perfectamente en catalán. Naturalmente al estrellado guardia civil no le hubiera parecido extravagante que la magrebí hablara en castellano, al fin y al cabo a aquel capitán le parecía fuera de lugar que en “su” España se hablase de manera diferente a la que el consideraba la correcta.

Meses más tarde otra vez los “hombres de verde” volvieron a tener sus más y sus menos con el empleo del catalán por parte de un probo ciudadano. Pero los tres guardias civiles que patrullaban por la villa de Montblanc tropezaron esta vez con el alcalde al que ignoraron conocer pidiéndole la documentación en un control rutinario. Josep Andreu, alcalde republicano de la villa tarraconense, se negó a identificarse y también a hablar en castellano como le solicitaban los tres agentes, al fin y al cabo él era en aquellos momentos la máxima autoridad en Montblanc y consideró “ que los guardias civiles destinados en Montblanc están obligados a conocer a las autoridades, entre ellas al alcalde” y se negó a aceptar la imposición de los guardias para que hablara en castellano porque “la Constitución y el Estatut reconocen el derecho a hablar en catalán”. Y a pesar de que más tarde se pasó por el cuartel y mostró su documentación al brigada al mando, a pesar de que éste le conocía perfectamente y sabía de quien se trataba, los guardias civiles presentaron ante el juzgado de Valls una denuncia por desobediencia a la autoridad.

Ahora el juzgado ha resuelto el caso de manera favorable para Josep Andreu, alcalde de Montblanc. Los guardias civiles se excedieron en sus atribuciones además de demostrar una total falta de tacto al solicitar la documentación al alcalde de la localidad en la que están destinados. Una vez más la ineptitud o la mala fe- no quiero pensar que pueda ser el recuerdo de tiempos pasados- de unos agentes de la autoridad lo único que ha conseguido ha sido poner en evidencia que en los cuarteles todavía se mira con el rabillo del ojo a aquellos que hablan de manera diferente. Quizás habrá que comenzar a aplicar, como a los niños en las escuelas aquello de “la letra con sangre entra” y empezar a hacer pagar de su sueldo las costas judiciales y las pérdidas de tiempo que suponen todas estas injustas denuncias. Seguro que todos estos paladines de la “lengua del imperio” dejarán de serlo el día en que les toquen la nómina.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris