Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Jordi Pujol Soley

Rafael del Barco
Redacción
jueves, 11 de septiembre de 2008, 14:30 h (CET)
De nuevo la pesadilla…con la barretina y el victimismo. El arte de la DEMAGOGIA. Su amigo FAINÉ de la CAIXA le debe haber convencido que sin él los de Madrid no sueltan la pasta o el nuevo Estatut, que para el caso es lo mismo. Se le pone a tiro ganar las próximas elecciones, la situación promete huracanes financieros y por lo tanto sociales, y si cuando amenazó a Durán y Más de volver a la Política escribí que podría presentar para futuros consellers, a Javier de la Rosa en Desarrollo, Pascual Estevill en Justicia, Piqué Vidal de Consejero Secretario Particular, y a Antonio de la Rosa Martí, el hermano, nunca visto y cobrando de la Generalitat, en la Jefatura y Coordinación de Asuntos Mafiosos, y demás cargos para Prenafeta, Masiá Alavedra, Culell, Romá…etc…y ahora enfadado resucitará algún amigo de más a la izquierda… de radicales a los que no les tienta tanto el dinero como la psicosis de la Independencia, con la conquista de nuevo del Reino de Valencia, el de Mallorca, la Franja Aragonesa… olvidándose por el momento del Rosellón hasta pasado Monpellier. El error de los etarras de enfadar a los franceses, no es su intención.

Así creó un banco ¡en pleno franquismo!, jugando a dos y tres bandas. Y en cualquier país “serio” hubiera acabado en la cárcel todo el Consejo de Banca Catalana por el jueguecito de emitir acciones a la par suscritas por su “grupo” y colocadas al 300% a clientes “de activo”, es decir, con dinero del banco, cuando además cojeaba y a punto de quebrar. Sin poner un duro triplicaban. Salvado por los buenos oficios de Piqué Vidal, conocido en los juzgados por el hombre del maletín, y por 300.000 manifestantes al grito de ¡visca Catalunya! Y se encaramó, él, familia, y amigos de la Catalana, 23 años a una Generalitat con olor a estiércol por los cuatro costados, e intentó colar en el cargo a su hijo Oriol… quizá el sueño se le cumpla.

Sin alcanzar la Independencia, o su soñado Banco de Cataluña con la máquina de imprimir la “peseta catalana”, me gustaría que ganara, así podré desenterrar del fondo de mi ordenador mis apuntes anteriores… repletos de corrupción afectándome directamente… muy directamente… pues entre jubilaciones, muertos y elecciones perdidas mis desgracias se convierten en puro polvo sin interés.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris