Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Entrevistas

Etiquetas:   Entrevista   -   Sección:   Entrevistas

“Puedo decir que lo mismo he cantado para el Príncipe que para las putas”

Ramón Calabuch ‘Moncho’, cantante
Redacción
martes, 25 de noviembre de 2008, 12:07 h (CET)
Ramón Calabuch Batista, más conocido como Moncho, es un gitano catalán que lleva toda una vida cantando boleros cuando lo más normal es que se hubiera dedicado a la rumba catalana o el flamenco como hacía su familia, él se decidió desde muy joven por la canción romántica y después de medio siglo por los escenarios ostenta con orgullo el título de “rey del bolero”. Moncho lo mismo actúa en una plaza durante cualquier fiesta mayor que en los más afamados teatros como el Teatro Nacional de Cuba, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona o L’Auditori, también en la capital catalana, donde presenta su último disco : “Tío Moncho, el arte del bolero”. Pocos días antes de su debut en este último escenario nos reunimos con él. Unos vinos, unas cervezas y un poco de queso, tortilla y aceitunas hacen más grata una conversación que hubiera durado horas de no ser por las obligaciones familiares del cantante.




Moncho.


Teresa Berengueras / Rafa Esteve-Casanova

Casi cincuenta años por toda clase de escenarios y un largo camino que te ha llevado de ser simplemente Moncho a ostentar el honorable título de “Tío Moncho”, un signo de respeto entre los gitanos. ¿Cómo te sientes después de tanto tiempo?

Siempre he sido un gran amante de mi profesión y estoy seguro que si a estas alturas tuviera que quedarme en casa cuidando a mis nietos los años me pesarían, cosa que no me ocurre cuando estoy trabajando.

Pese a que hace ya muchos años de tus comienzos seguro que no has olvidado como fue tu nacimiento en el mundo de la canción.

Yo cantaba con mi familia en las fiestas y cantaba boleros, lo que era extraño en un mundo donde el flamenco era lo que predominaba. Aproximadamente tendría dieciséis años cuando un quince de agosto llegó a mi barrio una orquesta que se llamaba “Ramón Evaristo y Orquesta Antillana” que me invitaron a subir al escenario y cantar con ellos, cuando bajé ya tenía mi primer contrato. Durante un tiempo fui con aquella orquesta bajo el nombre de Moncho Batista el Ciclón Cubano ya que así fui bautizado por el empresario que me prohibió hablar para que no se notara que yo de cubano no tenía nada, hasta que un día en Manresa una señora me preguntó si me gustaban la “butifarra amb seques”, un plato muy catalán, y cuando dije que sí se descubrió el pastel, aquella noche durante la actuación todo el público ya estaba enterado que yo era de Gràcia y casi me linchan, allí quedó enterrado el “Ciclón Cubano” y nació Moncho. Estuve compaginando mis actuaciones como cantante junto con algunos trabajos hasta que volví del servicio militar y entonces mi padre ya me dejó dedicarme totalmente a la canción. En aquellos años los padres no te consideraban todo un hombre hasta que no regresabas del servicio militar.

Después de un Liceu ahora llegas a otro de los escenarios emblemáticos de Barcelona, L’Auditori, suponemos que para dar a conocer tú último disco.

Siempre he sido bien recibido en mi ciudad y no me asustan los escenarios por los que he pasado aunque reconozco que impresiona mucho el escenario del Liceu donde hay que levantar mucho la vista para llegar a ver las localidades más altas. Para mi el Liceu ha sido hasta ahora el escenario más importante de todos los que he actuado y en el que, al principio de mi actuación, pasé algunos nervios, afortunadamente el cariño del público hizo que enseguida me sintiera como en casa. En el Auditori vamos a hacer una actuación diferente a las que realizo durante mis giras, se trata de presentar mi disco número treinta y seis titulado “Tío Moncho, el arte del bolero”, es un disco de boleros aflamencados con ritmo de rumba que tenía muchas ganas de hacer pues me recuerda mis orígenes, soy un gitano catalán nacido en el barrio de Gràcia.




Moncho actuando.


En este disco han colaborado contigo nombres muy conocidos del mundo del flamenco, ¿fue fácil convencerles para que grabaran contigo?

Mucho más que fácil, todos ellos han crecido escuchando mis boleros y han tenido total libertad a la hora de poner su voz escogiendo el tema que a cada cual más le gustaba. Lolita, Diego el Cigala, Josemi Carmona, Niña Pastori, Tomatito, Tati Román, las Hermanas Bautista, Parrita, Jorge Pardo o Montse Cortés han sido unos estupendos “sobrinos” para este “tío” que está orgulloso y contento de haber contado con su colaboración.

Tú fuiste uno de los precursores de la fusión musical cuando cantabas tus piezas con aires donde se mezclaba el flamenco y la canción melódica con destellos de la música cubana y del jazz, ¿qué tal son tus relaciones con el mundo del flamenco?

Me gusta el flamenco actual, no me gusta el cante jondo tradicional pero mis relaciones con los compañeros de profesión son buenas, toquen el palo que toquen, ya que existe un gran respeto entre todos nosotros.

Existen discrepancias entre a qué nombre adjudicarle la creación de la rumba catalana, pero no hay ninguna duda en otorgar el título de rey del bolero.

Ahora el rey del bolero soy yo, así me lo dijo Lucho Gatica, de quién tanto y tanto aprendí, fue mi maestro, aunque siempre he intentado tomar lo mejor de cada uno de los grandes cantantes, este título monárquico de rey del bolero no cuadra mucho con una persona de izquierdas como soy y he sido durante toda mi vida, nunca he escondido mi pensamiento.

Y hablando de reyes, ¿a quién le darías el título de rey de la rumba catalana?

La rumba catalana nació en Barcelona, lo mismo da que fuera en el barrio de Gràcia que la crearan los gitanos de la calle de la Cera, yo creo que los creadores fueron mi tío Antonio González “El Pescailla” y su hermano aunque ha sido Peret quién la ha popularizado, por tanto el título queda repartido. La rumba catalana ha llegado al gran público por ser un ritmo fácil de bailar y muy pegadizo.

¿Eres consciente de que al ritmo de tus boleros se han arrullado, y algo más, infinidad de parejas a lo largo de todos estos años?

Considero que con mis canciones he contribuido durante años a aumentar la tasa de natalidad en España, son muchas las parejas que han venido y me han dicho que más de una vez han estado durante toda la noche haciendo el amor al ritmo de mis boleros.

Pero este amor por los boleros también ha tenido sus altibajos y épocas más duras.

Yo que me considero un currante de la música y un gran profesional he tenido, en algunos momentos, que pasar por diversos escenarios, incluso por cabarets donde la gente iba más con el deseo de meterse mano que con el de escuchar mis boleros. Puedo decir que lo mismo he cantado para el Príncipe que para las putas.




Moncho con Lolita.


Llega un momento en que el bolero vuelve a tener la vigencia que nunca debió perder.

Los años más duros fueron los de la transición, pero en parte gracias a la cinematografía y a directores como Bigas Luna y Pedro Almodóvar el bolero vuelve a ser lo que siempre fue, Miguel Bosé vestido de mujer cantando un bolero con la voz de Luz Casal en la película “Tacones lejanos” fue el mejor publicitario para estas canciones de amor y desamor que son los boleros. Y a la juventud comienza a gustarle este tipo de canciones. Un día vinieron al teatro una pareja de admiradores míos con sus hijos, un chico y una chica, y el chico me dijo claramente que no le gustaban mis canciones, al cabo del tiempo volvió para pedirme perdón y decirme que era uno de mis admiradores, el motivo es que tenía novia y ya se sabe que los boleros sirven para arrimar un cuerpo a otro. Es importante que hoy desde programas como O.T. se de a conocer a la gente joven esta tipo de música.

¿Cuál es tu mejor público y a quién escuchas cantando boleros?

El mejor público que tengo es el de aquí, el de casa y después el de La Habana donde siempre he sido muy bien recibido. Por aquí la verdad es que no abundan los cantantes de boleros pero me encanta Maite Martín a la que considero una gran bolerista aparte de una estupenda cantante flamenca.

¿Qué es el bolero?

Los boleros, en pocos versos, siempre cuentan toda una historia generalmente de desamor aunque para que éste exista primero ha sido el amor. Este sentido trágico lo comparte el bolero con la copla y el tango que también suelen explicar tragedias con el amor y el desamor como trasfondo.

Aunque siempre estás trabajando también debes poder disfrutar de algún rato de libertad para escuchar música, ¿cuál es tu preferida?

Para mi sólo hay dos clases de música la buena y la mala. Si la música está bien hecha me gusta toda y escucho música de diversos estilos aunque para mi la música soberana es aquella que todos conocemos como clásica.


Dos días después de esta conversación acudíamos a un Auditori lleno de un público totalmente entregado al cantante, seguidores de todas las edades ocupaban las localidades de la sala Pau Casals ansiosos de escuchar las nuevas canciones de su ídolo pero también expectantes por volver a ver a Moncho interpretando sus temas de siempre. El grupo de músicos que habitualmente le acompaña magníficamente dirigidos por el pianista Antoni-Olaf Sabater inició los primeros compases de una de las canciones que componen el último disco de Moncho e inmediatamente la aparición del cantante sobre el escenario fue recibida con una larga ovación. A continuación, una a una, pasaron por el escenario las canciones del último disco de Moncho con la sorpresa de poder escuchar en directo junto con Moncho a la joven Tati Román que cantó con fuerza “Que no se te olvide”, tema que interpreta en el disco junto a Moncho, y se atrevió con “Amor fugaz” el tema que Lolita ha grabado junto al cantante. Después llegarían los temas de siempre entre los que no faltaron piezas en catalán como “Paraules d’amor” y “Me’n vaig a peu” de Serrat o la ya clásica “Rosó” para dar pasó a los bises que comenzaron con una estupenda interpretación de “Noche de Ronda”. Un público puesto en pie despidió con una larga ovación al cantante, a la salida un matrimonio octogenario comentaba y recordaba aquellas canciones que un día les llevaron al amor y que hoy les habían emocionado mientras dos adolescentes iban cogidos de la mano tarareando cualquier de esas canciones de amor y desamor que son los boleros, ellos tan jóvenes todavía andan lejos del desamor mientras sus manos enlazadas van prometiendo historias de amor eterno

Noticias relacionadas

Rajoy asegura que se responderá “con total firmeza” al desafío independentista

“Nadie va a liquidar la democracia”

«Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016

"Sorprende la capacidad de los egipcios para hacer cosas que hoy nos parecen imposibles"

Entrevista a Antonio Cabanas

"Me emociono mucho cuando escribo. Amo lo que hago"

"La democracia no es un regalo del cielo. Hay que cuidarla, porque se puede romper"

 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris