Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Perspectiva de Levante   -   Sección:   Opinión

Debates artificiales frente a los reales

Domingo Delgado
Domingo Delgado
martes, 9 de septiembre de 2008, 04:38 h (CET)
La experiencia nos viene demostrando que en nuestro País la izquierda domina mejor la comunicación pública que la derecha, pues suelen presentar mejor sus proyectos en los medios informativos, además de dirigir bien la opinión publicada, para que la haga suya la opinión pública, e incluso presentar debates artificiales para eludir o aminorar el eco de los debates reales que tiene la sociedad.

Este último resulta ser el caso del nuevo debate abierto por el gobierno socialista sobre una nueva ley de aborto para solapar el debate real de la crisis económica que va haciendo estragos en muchos hogares españoles, que está presentando en España los peores indicadores económicos de la UE, y de la última década; con un paro que ya llega a los dos millones y medio, y al paso que vamos, lamentablemente aumentará.

Pero lo que resulta peor, para la percepción del común de los españoles, es la tímida y vacilante acción gubernamental, donde o se toman escasas medidas, o las que se anuncian no duran más de veinticuatro horas, por las matizaciones del propio gobierno en flagrante contradicción, como ha ocurrido con las medidas anunciadas por el Ministro de Trabajo sobre la cesación de la contratación de inmigrantes en origen, ante las alarmantes cifras del paro, y que se han visto rectificadas sustancialmente por la Vicepresidenta De La Vega.

Naturalmente, esto resulta ser un mal síntoma, cuando se pierde el rumbo en medio de la tempestad mal lo llevamos. Y de la preocupación podemos pasar al espanto, pensando en la que puede venir, y sobre todo en las dudas reales de nuestros responsables políticos, cuyo discurso cada día pierde más crédito público, pues empezaron negando la crisis evidente, y ahora parece que no saben qué hacer.

Pero para tapar la imagen de ineficacia y confusión, desenfocando el prisma de la dura realidad cotidiana, vuelven a sacar los debates artificiales –que realmente no demanda la sociedad- y plantean la reforma de la ley de aborto pretendiendo implantar una ley de plazos pura y dura, so pretexto de una uniformidad de criterio en todo el territorio español, y como avance progresista sobre derechos cívicos de la mujer (¡qué ironía!).

Naturalmente, con este “señuelo” nos distraemos discutiendo del “sexo de los ángeles”, mientras la realidad económica asfixia a muchas familias españolas, que no tienen solución para su problema, después de haber dado lugar a que se metieran en grandes créditos por unas viviendas de precio inflado, en un mercado donde las Administraciones Públicas no sólo no intervinieron para corregir las desviaciones de precios, sino que también “pusieron la mano” indecentemente. Con lo que tras haber sido esclavizados de por vida a créditos indigeribles, finalmente también ante el nerviosismo bancario por la crisis, acaban siendo ejecutados y privados de vivienda, o caen en manos de usureros que acaban de esquilmarlos, sin que para esta legión de desgraciados haya respuesta gubernamental alguna, si quiera sea en subvención de puntos de interés, renegociación de créditos, etc. ¿Dónde está el “Estado Social”?, ¿y el gobierno socialista?, ¿donde los sindicatos mayoritarios?.

Igual que el repunte de la inflación, con un incremento desmesurado de los precios de productos de primera necesidad de consumo, que desde hace más de un año campan a sus anchas, sin que se controlen por la acción del Gobierno.

Ahora lo importante es que la que quiera abortar que lo haga en “cómodos plazos”, entre tanto, los derechos del nasciturus ni se contemplan.

Precisamente cuando el incremento de abortos es exponencial, respecto de las cifras de años anteriores, con la actual ley vigente, que la única molestia que les plantea a las abortistas es recurrir a una clínica específica –que ya cuenta entre su elenco médico con psicólogos y psiquiatras que redactan el preceptivo informe de malestar psicológico de la gestante ante el futuro parto- y tras meros trámites burocráticos, pues según se ha puesto de manifiesto en un reportaje con cámara oculta de un medio de comunicación nacional, dichos controles psicológicos son mera apariencia, y finalmente toda la que quiere acaba por abortar. Luego, ¿donde radica actualmente la necesidad de un cambio de ley permisiva, con el pretexto de la permisividad?

Naturalmente, en la emergencia del momento actual, que requiere un cambio de atención pública, ante los datos críticos de la economía.

Aunque la defensa de ZP frente a estos argumentos, es el demagógico ataque de calificarnos de hipócritas, perdiendo el famoso talante de aparente tolerancia del que ha hecho gala. ¡Claramente trasluce la tensión ante el difícil presente, y dudoso futuro económico!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris