Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Algo más que palabras  

La lección de los cayucos

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
viernes, 5 de septiembre de 2008, 05:36 h (CET)
La vida nos entrega lecciones que se nos pasan desapercibidas. La lección de los cayucos es una de ellas. Y, aunque dicen que la historia se repite, lo cierto es que sus enseñanzas no suelen aprovecharse. Conviene recordar que estas humanas gentes se lanzan a la mar porque no tienen otra salida. Vivir es un desconsuelo permanente para muchos. Unos lo tienen todo y otros no tienen nada. La injusta distribución de las riquezas, del desarrollo y del bienestar, es el problema. Mientras no se acometa la solución de estas contrariedades en su raíz, seguirá habiendo movimientos migratorios, unas veces regulados, otras espontáneos y sin papeles, a la desesperada, como viene sucediendo en los últimos años con trágicos resultados. La mar, por desgracia, se está convirtiendo en el mayor cementerio de vidas, mientras desde la otra orilla, desde la nuestra, apenas soltamos una lágrima de amor. Nos hemos acostumbrado a sus muertes.

La menguante cultura del don, (de donación y entrega incondicional), nos ha empedrado el corazón de indiferencia. Hasta los suspiros han perdido el alma y nadie se pone a reparar daños causados. La pobreza, y sobre todo, la creciente desigualdad entre áreas, continentes y países, incluso dentro de estos últimos, debieran estar en todas las agendas de todos los poderes del mundo y de las naciones. Hay que dirigir nuestras fuerzas hacia los marginados, emplearse a fondo en considerar la regeneración de la sociedad a partir de las exigencias de los indigentes y necesitados. Es un acto de corazón indispensable, una verdadera cuestión social. Nuestro país debe estar en primera línea de salida. Lo que no tiene sentido es que un poder tan vital como el de la justicia pierda el tiempo ahora en desempolvar los muertos de una incivil guerra. Si la justicia es el hábito de dar a cada cual lo suyo, hágalo en vida y a los vivos. Tarea no falta, la desigualdad en el mundo nos desborda. Tampoco tiene muchas luces que poderes como el ejecutivo o el legislativo gaste sus fuerzas en historias, que no pasan de ser de salón, cuando tenemos una crisis económica galopante, donde España bate el récord en creación de parados, sobre todo de inmigrantes que vinieron en cayucos.

La lección de los cayucos, para bien o para mal, es un diario en nuestro país, y aunque la inmigración es un fenómeno presente desde los albores de la historia de la humanidad, que nos van a decir a los españoles de ello, el hecho de que en nuestros días se haya convertido en una emergencia para muchos seres humanos ha de interpelarnos, no dejarnos en la pasividad, viéndolos morir en la mar o vivir en condiciones infrahumanas. Aparte de exigir nuestra solidaridad, la de cada uno en particular, impone al mismo tiempo respuestas políticas eficaces y actos de justicia, donde los diversos poderes de un Estado social y democrático de Derecho han de trabajar coordinados y en la misma dirección, a pleno corazón y a pleno rendimiento. Este esfuerzo si que debiera ser prioritario.

Noticias relacionadas

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido

El chiste de Whatsapp

​Ocurre muchas veces que una misma gracia, más o menos acertada y casi siempre subida de tono, te llega por varios grupos de chat
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris