Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Aquella madrugada de un 3 de abril

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 5 de septiembre de 2008, 05:36 h (CET)
Me ha enviado un amigo un ensayo que escribió Jesús Mosterín, filósofo y profesor de Investigación en el Instituto de Filosofía del CSIC, titulado “La buena muerte”, en el cual nos habla sobre la eutanasia.

Siempre tengo en mente aquella madrugada del 3 de abril de 1980 y la lectura de ese escrito ha contribuido a que ese recuerdo se convierta para mi, una vez más, en motivo de reflexión sobre lo que experimenté aquella madrugada y sobre mi posición con respecto a la eutanasia.

En aquella madrugada del aquel Jueves Santo de 1980, se cumplían cuatro noches y tres días del ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos de mi padre (q.e.p.d) tras sufrir un infarto de miocardio que al final le llevó a la muerte. Fueron cuatro noches y tres días los que estuve en el hospital siempre pendiente de la evolución o del giro positivo que podía dar tan fatal dolencia, hasta que en esa madrugada, el doctor que le asistía sabedor de que yo estaba presente en el hospital -fueron varias las ocasiones en que me dijo que me marchara a casa a descansar y que volviera en las horas de visita pero no le hice caso, yo intuía que era la última ocasión de estar lo más cerca posible de mi padre y quería estar allí- observé que se dirigía hacia mi e impaciente fui hacia él y con la mirada le pregunté por el estado de mi padre el médico me dijo que acababa de fallecer y a continuación me dijo unos palabras que nunca olvidaré: “Le pido perdón a usted por las diabluras –una forma de expresión que yo entendí perfectamente- que le hemos hecho a su padre”. Le vi bastante afectado y le respondí que no tenía que pedir perdón por que yo estaba seguro de que habían hecho lo que se debía hacer.

Cuando se comenzó a hablar en España sobre la eutanasia recordé aquella petición de perdón del jefe del equipo médico que atendió a mi padre y pensé y pienso, que mi padre debió pasarlo bastante mal para al final morir sin remedio. En absoluto he guardado, ni guardo, rencor alguno, al médico ni a nadie, es más con el tiempo he llegado a estar seguro de que este médico, si ello hubiera sido legalmente, posible él mismo me hubiera tenido al corriente del porqué de esas “diabluras” que le hicieron a mi padre en un vano intento por salvar su vida, esa vida que ya prácticamente había perdido cuando ingreso en el hospital, me hubiera descrito su estado en fase terminal y creo que de habérselo propuesto, me refiero al hecho de evitar sufrimientos innecesarios a mi padre, hubiera accedido a ello. Yo no concibo ese alargamiento artificial de la vida y me cuesta creer que alguien lo practique cuando por sus conocimientos es consciente de que al paciente no le queda más que sufrir para nada. En este aspecto, y sin pretender herir los sentimientos de nadie, he de decir que cualquier animal de compañía que sufra una dolencia incurable es tratado de modo y forma que no experimente sufrimiento alguno y se pone fin a su vida. Si a los animales se les trata con humanidad ¿por qué esa humanidad no se practica también con las personas?

Espero, y deseo, no haber molestado a nadie exponiendo mi parecer sobre un tema tan polémico como controvertido, pero creo que todos debemos hacer público nuestro parecer sobre tan delicada cuestión.

Noticias relacionadas

Las otras naciones

​Los animales no nacen para ser comidos por el humano: existe el veganismo, que es más sano, para los individuos y para los recursos de la tierra

​Poetas

Los sentimientos no son ciertos hasta que les ponemos palabras

​Los perdedores

En este mundo, perdedores lo somos todos en tanto en cuanto de esta vida solo se sale muerto y no hay dinero ni poder que compre tiempo extra de vida

Sánchez y 13

​Nos encontramos, pues, abocados a la XIII legislatura que va a empezar con el presidente como protagonista

Los ciudadanos sometidos a presión: tres comicios en un mes

Pese a que aún no ha comenzado oficialmente la campaña para las legislativas, la maquinaria electoral ya está en funcionamiento y se anuncian jornadas tormentosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris