Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Violeta Santander es una desagradecida

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 4 de septiembre de 2008, 03:36 h (CET)
Acabo de leer las insolentes y estomagantes declaraciones que ha hecho Violenta (sí, así, porque de esa guisa se ha expresado, con la ene de necia) Santander en una entrevista que concedió a la revista Interviú, y no salgo de mi asombro.

Si, según el proverbial paremia que solía acudir con cierta frecuencia a la boca de mi señor y finado padre, de bien nacidos es ser agradecidos, por ahí andan unos cuantos desagradecidos, además de desaprensivos, sueltos. Verbigracia, la torticera titular de las nauseabundas y repugnantes palabras vertidas (muy controvertidas y nada divertidas) que han motivado éstas, las presentes, que pretenden componer una contumelia y un remoquete.

Acá, ahí y allá todo hijo de vecino, o sea, todo cristo, no sólo el menda lerenda, Otramotro, viene escuchando por doquier, porque son y conforman una legión quienes repiten la misma estupidez hasta el hartazgo, la clásica, típica y tópica necedad de que todas las opiniones son respetables. Acaso tal iteración se deba al hecho inconcuso, por incontrovertible, de que no tengan todo lo claro o cristalino que les gustaría que fuera o estuviera esto, que lo íngrima, proba y realmente respetable es el hombre y su facultad de escrutar, escrutarse y predicar, quiero decir, pensar y largar por su mui lo pensado (por ejemplo, lo declarado —falto de empatía y pletórico en iniquidad— por Violeta, salvando a su pareja y condenando al profesor Jesús Neira, que es la repanocha, el colmo de los colmos), lo que no merece respeto alguno, como es obvio; mas de estos pareceres sutiles acostumbra a sentenciar el sentido común (que, como todo el mundo sabe, es el menos común de todos los sentidos) y no la prisa, a la que, por lo que se colige sin apenas esfuerzo, todas sus asesoras dejaron en la estacada, todas sus consejeras dieron calabazas.

Reconoce y recoge el refranero español que a quien, por su gusto, duerme en el suelo no hay que tenerle duelo. O sea, que a quien, por su propia voluntad o iniciativa, apetece ser contumaz, esto es, perseverar en el error, que, entre pan y pan, se lo ponga y coma, a modo de bocadillo de chistorra o de “chistorror” (fusión de chiste y horror).

Como el decimero, que también porto (y soporto) y viaja a todos los sitios conmigo, quiere dejar aquí una muestra de su arte poética, le cedo gustoso el epílogo o colofón:

A quien duerme, por su gusto, / Al raso, en el frío suelo, / No le tengo ningún duelo. / Si cree que así su busto / Se reafirma, no hay susto.

A quien peta el contumaz, / Y agrada ser pertinaz, / Hiperterco en el error, / No parecerá un horror / Actuar como el tenaz.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris