Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Palilleiras y encajeras

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 31 de agosto de 2008, 07:32 h (CET)
Hay un anuncio en la tele que, por cierto, como la mayoría de los anuncios de ahora no se sabe lo que anuncia, no te deja claro si anuncia atún del norte en conserva o turismo institucional gallego, lo que sí sé es que menciona a una encajera como muestra de la mejor artesanía de la tierra (gallega, claro). Sin embargo, cada vez que sale se me representa mi ciudad de origen, mi ciudad igualmente encajera como siempre decía el compañero y periodista corresponsal Eugenio Ramos, en sus mejores momentos, de la ciudad de Almagro.

No sé si las encajeras gallegas tienen los mismos orígenes que las encajeras almagreñas y de las tierras calatravas, las cuales tomaron sus primeras lecciones de las encajeras alemanas y belgas, lo que sí sé es que tienen mucho en común con ellas.

En los últimos tiempos proliferan los encuentros populares de encajeras, si antes fueron los pueblos más genuinamente encajeros los encargados de estas muestras gigantes de labores en gran grupo, ahora son muchas las localidades del país que tienen en su haber encuentros de encajeras, o como diría una galleguiña Xuntanza de Palilleiras. Cada población cuenta año tras año por centenares a sus participantes y tienen como gran logro alcanzar el récord para ganar a las de su localidad vecina. Así se organizan mañanas o tardes de palilladas y palillando, palillando, tejiendo y tejiendo en sus almohadas y almohadillas las mujeres, porque así son féminas en su mayoría, se pasan el rato en torno a los dibujos o picaos ofreciendo su musical sonido de bolillos o palillos.

Hoy en las tierras calatravas se celebra un importante encuentro de 600 encajeras, hasta ahí llegan palilleiras de Galicia, concretamente del Concello de Camariñas, lugar donde el encaje y sus encajeras son tan importantes que el mismo encaje es motivo de una concejalía para ese municipio. Camariñas está en plena Costa da Morte, de ahí nos llega una preciosa leyenda que nos habla de un marinero gallego enamorado de una mujer, los dos eran tan pobres que no se podían casar. Un día, soñando frente al mar, se le apareció una sirena que se enamoró de él y le invitó a ir con ella, sin embargo el joven fue fiel, le habló de su enamorada, explicándole que no podía corresponderla. La sirena, comprendió al joven marinero y se compadeció del par de enamorados galleguiños, les regaló una gran caracola que cada vez que el muchacho se iba a la mar y su novia con toda la nostalgia de la ausencia la escuchaba, le inspiraba a crear encajes maravillosos que enseñaba a sus vecinas hasta que todas en Camariñas fueron aprendiendo a palillar y a tejer esas grandes composiciones y entresijos de hilo.

Entre palillada y palillada o tarde de bolillos, las mujeres, y algún que otro hombre, que todo hay que decirlo, que haberlos haylos, se ciscan en tejer pañuelos, aplicaciones y puntillas al tiempo que se divierten, escuchan música, meriendan, visitan exposiciones, conocen otros pueblos turísticos y lo que es más importante, conviven en torno a la artesanía.

Por supuesto, conocen las diferencias entre encajeras y palilleiras, pero eso no importa demasiado, no tanto como la convivencia creada en torno al bolillo o se llamaba palillo; bolos y palos pequeños son en ambos casos de la mejor madera, y sonar los bolillos y palillos, suenan.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris