Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carta abierta a don Fco. Nieva, de la RAE

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
viernes, 29 de agosto de 2008, 03:03 h (CET)
Distinguido señor don Francisco Nieva: Acabo de leer su artículo en la Razón (24/8/2008), "titulado Malas noticias".

Me ha parecido antológico y realista la pormenorizada y exhaustiva descripción que hace del intenso bombardeo a que nos tienen sometidos, tanto la realidad cotidiana, como la comunicación mediática,-¡ hasta en la sopa¡-, por tantos eventos negativos y de muerte que tenemos que digerir.

Nos guste o no, por desgracia, la realidad es la que es y en la que se ceba, por encima de cualquier otra, la información actual de casi todos los medios.

Dicho esto y sin pretensiones críticas de ningún tipo para con todo un señor distinguido e importante de la Real Academia Española, tengo, con idéntica sinceridad, que decirle que su artículo rezuma pesimismo y negatividad por los 4 costados.

Reza el dicho castellano que “ cada uno ve las cosas del color del cristal con que se miran.”. Y es cierto.

Da la impresión usted, a juzgar por sus escritos, que tiene lentes de color negro oscuro muy opacas, que le impiden en gran parte, ver la realidad tal cual y algo distorsionada .

¿No será tal vez porque carece-lo ha manifestado usted mismo- en otras colaboraciones suyas, de la luz de la fe?. ¿Se ha cuestionado alguna vez, en profundidad, quién es para Ud. la persona de Jesucristo? .El se presentó como “la luz que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. El era la luz del mundo y el mundo fue hecho por él, pero los hombres prefirieron las tinieblas a la lux, porque sus obras eran malas.Vino a los suyos y los suyos no le recibieron”…(Prólogo del Ev. de San Juan).

Desde hace más de 20 siglos, millones y millones de cristianos en todo el mundo viven la vida terrena –efímera y pasajera- con la esperanza en un más allá feliz, fiados en la Palabra y Promesas de este singular hombre, el Hijo de Dios, encarnado en el seno de María, su madre. Esta es la fe de la Iglesia de la que por desgracia Ud. carece o tal vez haya perdido por eso escribe desconsoladora y tristemente su artículo con estas palabras pesimistas:”Lo peor siempre está por llegar”. Pues no, señor Nieva.

Permítame que le diga que los creyentes y cristianos del mundo entero le aseguremos, fiados de Jesús, que “Lo mejor siempre está por llegar”.

Para que Ud también participe algún día, al final de su vida, de esta esperanza, es por lo que le encomiendo al Señor en mis oraciones y le doy mi saludo afectuoso.

Noticias relacionadas

Patriotismo vs. pasotismo

“Cuando la patria está en peligro no hay derechos para nadie, sino sólo deberes” E. von Wildenbruch

La retirada de Trump del acuerdo sobre cambio climático y el movimiento social que desencadenó

Falta de educación

El respeto, la educación y los buenos modales se están perdiendo en los adolescentes

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris