Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Tolerancia cero en Castuera

Ana María Morillo (Cáceres)
Redacción
jueves, 28 de agosto de 2008, 02:36 h (CET)
Hace dos años, aproximadamente, el Sr. alcalde (con motivo de unos tristes hechos acaecidos en la población) hacía saber -mediante un bando- que decretaba, en adelante, TOLERANCIA CERO con los jóvenes.

Algo que, obviamente, deberían llevar a cabo los “Agentes de su Autoridad” (Castuera cuenta con casi tres Policías Municipales por cada mil habitantes) teniendo en cuenta que los jóvenes de aquí –como los de cualquier lugar- no somos ni más ni menos “traviesos” y algunos –los menos- cometen “desmadres” propios de la edad que ponen en peligro su vida y la de otras personas.

Pero, como no podía ser de otra forma, en un Cuerpo que, por lo que he visto durante mis vacaciones, hace más bien poco caso al Sr. Alcalde (están, como vulgarmente se dice, a su bola). Después de ese tiempo y como entonces la TOLERANCIA CERO brilla por su ausencia. Hay gente, incluso jóvenes que conozco, que cree que el pueblo raya en la anarquía del orden y se ha convertido en un paraíso -las estadísticas ahí están- para camellos, gamberros y, dicho sea de paso, también para otros tipos de fechorías como robos en establecimientos y rajada de ruedas, hace sólo unos días, a más de veinte coches.

Y sino que alguien me explique como, por ejemplo, cada sábado, durante el botellón, un grupo de jóvenes (entre los que es posible que haya menores, puesto que al botellón van muchos) invade un carril de la carretera que viene de Villanueva ante la pasividad de padres, autoridades (hay concejales haciéndolo) y, por supuesto, de la Policía Municipal, que pasa por delante –lo he visto con mis propios ojos- y no se molesta en tan siquiera hacer una leve advertencia del peligro que están corriendo y del accidente a que pueden dar lugar.

Así que, por favor Sr. Alcalde, si decreta TOLERANCIA CERO con los jóvenes o con quienes sea (a mi modo de ver innecesaria, puesto que de lo que se trata es de gobernar con firmeza y con respeto y no con extremismos después que ocurren las cosas), hágala cumplir. Y recomiende a sus “Agentes” que durante la guardia (aunque sea sólo de dos en dos, que son los que la hacen) se lean la Ley de la Convivencia y el Ocio de Extremadura. Tiempo, desde luego no les falta, pues, como es fácil comprobar trasnochando un poquito, pasan tres cuartas partes de la guardia en la oficina o cuartelillo, como se llame.

Noticias relacionadas

Memoriosos caprichosos

Convertimos en caprichos peligrosos, lo que debieran ser ayudas documentales

Para reforzar relaciones comerciales

V. Abelenda, Girona

El Estado se lava las manos

G. Seisdedos, Valladolid

Educación trasvasada... Educación utilizada

A. Alonso, Madrid

Cataluña, cromos y culpa

V. Rodríguez, Zaragoza
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris