Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hiperhipotecados: qué pena que me dan

Fernando Martín (Valladolid)
Redacción
jueves, 28 de agosto de 2008, 02:36 h (CET)
Que una cosa quede MUY CLARA: si un gran número de familias españolas lo van a pasar TREMENDAMENTE MAL a partir del verano de 2008, que nadie venga con lloros y con lamentaciones de que "es que yo no sabía" ó "es que no podía hacer otra cosa". A mí también me gustaría haberme comprado un piso de 30 millones, o de 40, o de 80, y además comprarme un coche nuevo junto con una total renovación del mobiliario y una super pantalla de plasma. Pero no he metido la pata como muchos otros y sigo viviendo como hace años, en alquiler y sin ataduras ni megadeudas. Y con la posibilidad de cambiar de piso a otro mejor y mas aconomico, gracias a que la actual situacion me permite negociar a la baja el precio del alquiler con futuros potenciales arrendadores. Asi que, quien no pueda pagar su hipoteca, que lo hubiera pensado mejor antes de rubricar la firma mas importante de toda su vida, ya que las familias que vivimos en regimen de arrendamiento estamos ya mas que cansadas del trato vejatorio que en los últimos años se ha venido dando a los arrendatarios de vivienda (en lo social, político, fiscal,...). Ahora la tortilla se ha dado la vuelta, y son muchas las voces que estamos expresando lo que durante años hemos tenido que soportar con paciencia franciscana.

Y hay que aclarar que el haber apostado por el alquiler no ha sido cuestion de suerte, si no de INTELIGENCIA, ya que durante bastante tiempo he repasado la historia financiera de nuestro entorno durante las últimas décadas, para poder ver con claridad que la bajada a mínimos históricos de los tipos de interés mundiales ha sido una CLARISIMA TRAMPA bursátil creada con un objetivo principal, aunque se quiera camuflar con otros motivos como los atentados del 11-S y sus efectos posteriores (de lo cual, algo de cierto hay).
El número de hiperhipotecados es un mínimo porcentaje de la sociedad española, y por tanto ni el conjunto de la sociedad ni la empresa privada (incluida la banca) tenemos por qué pagar por las megaestafas de unos y los gravísimos errores otros, los cuales han contratado hipotecas sin tener ni idea de lo que firmaban, debido a su falta de información o a su falta de sentido común, o ambas cosas. Si todos los compradores hubieran sido más personas (y menos borregos) y hubieran negociado con el vendedor en vez de pagar sin rechistar las barbaridades que les pedían por sus viviendas, quizás ahora no tendríamos la economía española al borde del colapso.

No me opongo a que se destinen ayudas para los hiperendeudados, pero ese dinero debe salir de donde el 100% de los españoles sabemos que debe salir, es decir, del primer eslabón en la cadena de responsables de esta caótica situación (constructoras, inmobiliarias, bancos...). Y si estos responsables ya no tienen dinero, entonces no habra ayudas. Se siente.

Así que, menos quejarse al gobierno y a los tribunales, que al fin y al cabo son todos unas marionetas controlados por el poder económico y sin poder ni voluntad de decisión, y más arremeter contra la banca y, sobre todo y por encima de todo, contra las constructoras, promotoras inmobiliarias, peritos tasadores, etc... auténticos responsables de este salvajismo. Y cuando pase el verano de 2008, que Dios les coja a muchos confesados y arrepentidos.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris