Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Cosas mías   -   Sección:  

Los Juegos Olímpicos (y IV)

Rodrigo Gil-Sabio
Rodrigo Gil
miércoles, 27 de agosto de 2008, 07:08 h (CET)
Adiós Pekín, hola Londres. Pues nada, que este cuento chino se acabó. Se acabó con China acaparando medallas –y cantidad de regalos políticos en deportes donde no eran nadie y de repente son potencias mundiales-, con Estados Unidos detrás, y con una España que ha quedado la 14ª de 205 países con 5 oros, 10 platas y 3 bronces.

No está nada mal para el deporte español, pero seguimos en esa línea de las 20 medallas que ya sobrepasamos en Barcelona 92 y de la que 16 años después no logramos despegarnos. En Pekín hemos demostrado que contamos con grandísimas estrellas mundiales: Rafa Nadal, Pau Gasol y los ÑBA boys, Joan Llaneras, David Cal, Gemma Mengual, Gervasio Deferr,… y los equipos, pero aún nos queda mucho camino en deportes centrales del olimpismo como son el atletismo, la natación o la gimnasia, entre otros, donde no ha habido metal y hace falta más apoyo.

Pero una medalla no sólo es un último y descomunal esfuerzo del deportista. Detrás tiene que haber un empujón de cuatro años con patrocinadores, dinero, medios, un entorno adecuado y un gran mimo por parte de los medios de comunicación. No puede ser que nos enteremos todos ahora quién es Pirri, o los policías nacionales del kayak, o la sirena Irina Rodríguez, o las excelencias de Santi Freixa. Es una injusticia para los deportes olímpicos y sobre todo para sus deportistas.

Las 18 medallas, todas y cada una de ellas, son muy importantes. Desde el pedazo oro de Nadal en tenis hasta el bronce de última hora del balonmano. Y qué decir de la plata del baloncesto español ante el que quizás sea el segundo o tercer mejor equipo de basket de todos los tiempos, los USA de un Kobe Bryant estelar. El amigo de Pau tuvo que meter la directa para poder derrotarnos en una final épica donde les colamos nada menos que 107 puntos. Ahí queda eso.

Impresionantes también las platas de la sincronizada española de Anna Tarrés, que llega a la cumbre con un trabajo de diez años, no de hace un mes, y el espectacular oro de los piragüistas Craviotto y Pérez, que ganaron a unos alemanes que no perdían desde 2003. En algunos foros hablaban de dopaje e incluso se les preguntó a los campeones por el tema. Me da asco el periodismo ciudadano, una democracia digital disfrazada de tiranía donde se insulta y se acusa sin pruebas. Jusiticia ya, por favor.

Bueno, se acaba Pekín y los chinos estarán contentos. Ahora hay que esperar a Londres 2012, unos Juegos de transición para el deporte español en espera del ansiado Madrid… ¿2016? Vamos a ver qué pasa en la elección de sede en Copenhague el año que viene. Pero yo tengo dos grandes preguntas: 1- ¿Puede un país organizar unos Juegos con el estatus deportivo de 20 medallas? Y 2- ¿Es posible superar la increíble Ceremonia de Inauguración de Pekín 2008? Para la primera no tengo respuesta y para la segunda, pues tampoco. Pero bueno, ya se nos ocurrirá algo que no sea el capote y la espada…

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris