Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Hacer oídos sordos

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
lunes, 25 de agosto de 2008, 21:52 h (CET)
Hacer oídos sordos es el deporte nacional con más medallas. He aquí una ínfima muestra: Los ayuntamientos hacen oídos sordos ante el problema del ruido. La prueba es que ninguno ha presentado el plan exigido por ley para frenar las agresiones acústicas. Como canción del verano tenemos siempre la misma: la falta de médicos. Prohibido ponerse enfermo en agosto. Parece que no hay falta de médicos, sino una mala distribución de los mismos. Pues no hagan oídos sordos por más tiempo y distribuyan los recursos, que no son palabras necias, sino la realidad pura y dura. Oídos sordos al castellano que es la lengua española oficial del Estado. El ratón Pérez se ha llevado consigo el que todos los españoles tengan el deber de conocerla y derecho a usarla. Oídos sordos a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales. Oídos sordos, en fin, a tantas inseguridades y a tan pocas garantías jurídicas.

La sociedad, en demasiadas ocasiones, parece estancada en aquello de que por uno me entra y por otro me sale. Nadie parece tener sentimiento de culpabilidad por nada ni por nadie, y mucho menos conciencia de haber violado una obligación. El caradura suele jugar con ventaja en un campo corrupto como el actual, donde la sordera interesada es el pan nuestro de cada día. No hay nadie que nos libre de esta prisión. Nos queda esperar a las nuevas generaciones. Lo que si se lleva ahora, quizás más que ayer, y deseo que también más que mañana, es el orgulloso sentimiento de superioridad, la jerarquía llevada al último extremo. Todo esto regado con el espumoso don dinero. Pero a la hora de la verdad, ¿quién responde por tantas penas que podrían haberse evitado? No me extraña que viendo el vía crucis presente, los jóvenes españoles pidan mucha más mano dura, inclusive la cadena perpetua. Frente a una ciudadanía que se deja cautivar y cultivar por la duda y el cinismo, la pasividad y la impotencia, hay una juventud dispuesta a llamar a las cosas por su nombre y a poner a cada cosa en su sitio. Son nuestra luz en la noche de cuchillos afilados.

Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Chiquito

Un ángel más nos ha abandonado este fin de semana

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris